Público
Público

"Quería salir como fuera en REC2"

C.P.

El cartero siempre llama dos veces. Si para el personaje protagonista de REC, una reportera llamada Ángela, la noche en la que entró a grabar un programa en un inmueble repleto de zombis fue la peor de su vida, para su intérprete, la actriz Manuela Velasco (Madrid, 1975), fue una de las mejores: se llevó el Goya a la actriz revelación por este papel. Ahora, dos años después, Velasco vuelve a ponerse en la piel de una mujer atrapada en una pesadilla.

¿Qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza cuando le contaron que se iba a rodar una secuela de REC?

Que quería salir como fuera. [Pone voz de niña pequeña] Yo quiero salir, yo quiero salir [risas], les rogué a los directores. Lo primero que les pregunté era si el personaje de Ángela habría sobrevivido a la carnicería de la primera parte. Estaba ansiosa por repetir la experiencia de rodar con Paco Plaza y Jaume Balagueró.

¿Cómo se imaginaba que podía continuar la historia en la segunda parte?

Durante las largas noches de rodaje del primer filme habíamos fantaseado con la posibilidad de hacer una precuela en lugar de una secuela. Es decir, contar cómo sería la vida de las familias del edificio antes de que cayeran presas del virus y empezaran a perder la vida. La precuela hubiera acabado en el momento en que empieza REC, cuando llegan a la casa los bomberos con Ángela y su cámara. Esa era mi fantasía. Curiosamente, REC 2 arranca en el otro lado: al final de REC.

Cuando Ángela aparece en REC 2 vemos a una persona mucho más macarra y agresiva que la de la primera parte. ¿En qué ha cambiado el personaje?

Es una persona diferente. Ángela ha conocido el infierno y, por tanto, vuelve más fuerte y sabe más.

¿Qué impresión le dio la nueva obra la primera vez que la vio?

Es una película con mucha más acción y es más de género. Se mete mucho más directamente en el meollo del asunto. Pero, al margen del arranque, con la incursión de los Geos, en el que uno se puede imaginar que aquello va a ser una carnicería, me gusta especialmente la segunda parte del filme, cuando un grupo de adolescentes inconscientes se mete en el edificio, porque la historia se vuelve imprevisible y se acerca al espíritu de los videojuegos.

¿Qué aporta este filme respecto al original?

La primera parte estaba contada a través de una cámara de vídeo. Ahora hay muchos narradores, muchos formatos de cámara diferentes, incluidos los teléfonos móviles. Videojuegos y móviles. Todo resulta muy cercano a nuestra vida cotidiana.

Más noticias