Público
Público

Rafa Guerrero se despidió del arbitraje, donde dice ha ganado "muchos amigos"

EFE

El árbitro leonés Rafa Guerrero se despidió ayer del mundo del arbitraje profesional, en el partido que se disputó en el estadio Santiago Bernabéu entre el Real Madrid y Levante, reconociendo que durante estos 14 años ha ganado "muchos amigos y los enemigos justos".

Guerrero fue el asistente del encuentro con su compañero y amigo Javier Turienzo Álvarez y, nada más finalizar el partido, que acabó en goleada (5-2) y victoria madrileña, el leonés no pudo contenerse porque, según explicó, se le vino "el mundo abajo" y toda su carrera deportiva se le pasó por la mente "en cuestión de segundos".

Guerrero cree que el Santiago Bernabéu ha sido "el mejor escenario para su jubilación", ya que "se vivió un gran ambiente de fiesta y en este club tengo muchos y muy buenos amigos", apuntó el asistente, que tras finalizar el partido recibió un caluroso abrazo de Raúl González e Iker Casillas, a los que le une una gran amistad.

Rafa Guerrero comenzó a arbitrar como asistente en Primera División hace 14 años y se convirtió en un colegiado mediático desde aquel famoso partido entre el Zaragoza y el Barcelona donde el leonés pitó un penalti desde la banda cuando arbitraba Mejuto González, haciéndose famosa ya aquella frase del "Rafa no me jodas".

Rafa Guerrero ha pitado con los colegiados más reconocidos a nivel nacional e internacional, como el caso de Díaz Vega en España que fue "el paradigma de profesionalidad en el arbitraje" o Iturralde González "mi hermano y del que he aprendido casi todo lo que sé", dijo Guerrero.

También ha estado con colegiados internacionales: "Pitar con Elizondo, el argentino, Pierluigi Collina o Rossetti ha sido increíble", explicó emocionado un Rafa Guerrero que ayer corrió por última vez la banda de un campo de Primera.

"Durante el partido estuve al margen de todo tipo de sensaciones, pero cuando Javi (Turienzo) pitó el final y vino desde el centro del campo a abrazarme, se me vino el mundo abajo ya que ahí me di cuenta que esta historia se había acabado", explicó Guerrero

Por su parte, Javier Turienzo indicó, respecto a la jubilación de su compañero y "amigo", que su baja se va a notar en los campos de fútbol, "porque Rafa Guerrero ha marcado una época y con él la figura del asistente adquirió la importancia que se merece, ya que se comenzaron a tomar decisiones y han sido un apoyo fundamental para el árbitro principal".

Más noticias de Política y Sociedad