Público
Público

Rajoy aprobará el jueves las primeras medidas antidesahucio por decreto

Gobierno y PSOE continúan negociando este martes,  después de no lograr cerrar anoche un acuerdo tras seis horas de reunión. Entre las posibles medidas que incluirá la reforma, una moratoria de dos años en las ejecu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La información es todavía muy precaria, justo para intentar preservar el éxito de la negociación. Pero lo poco que se sabe es que la fumata blanca está cerca. Las delegaciones del Gobierno y del PSOE para tratar de acordar medidas de urgencia para frenar la ola de desahucios continúan este martes, después de los primeros contactos de ayer.

Gobierno y PSOE lograron importantes avances en su reunión técnica de este lunes, pero en ningún caso cerraron un pacto. En eso ambas partes coincidieron, pero divergieron en la intensidad. Fuentes del Ejecutivo destacaron que se había alcanzado ya un 'altísimo grado de acuerdo' sobre las medidas que se van a poner en marcha para frenar el drama social de los desahucios. Desde el PSOE, en cambio, matizaban que se habían dado pasos en la buena dirección, que había 'avances', 'pero aún no consenso'. Tal es así, añadían, que las conversaciones seguirán. 

Al menos, lo que sí parece despejado es una fecha. Fuentes del Gobierno afirmaron anoche, pasadas las 22 horas, que 'con toda seguridad' el primer paquete de medidas lo aprobará el Consejo de Ministros pasado mañana,  jueves, un día antes de lo habitual por el comienzo de la Cumbre Iberoamericana, que se celebra en Cádiz el 16 y 17 de noviembre. La fórmula será la que permite una mayor rapidez en la implantación: el real decreto ley, que entra en vigor al mismo tiempo que su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y sólo requiere de la convalidación del pleno del Congreso en los 30 días siguientes. 'El Gobierno parece decidido, sí. La única diferencia es que si hay acuerdo, le daremos respaldo. Y si no, no', precisaba un portavoz del PSOE a Público

El Ejecutivo habló de 'altísimo grado de acuerdo'; el PSOE echó agua y admitió sólo 'avances'

Ni unos ni otros querían adelantar oficialmente cuáles serán las primeras reformas que incluirá el decreto, pero lo más previsible es que se abra camino la suspensión de dos años en las ejecuciones hipotecarias, en línea con lo verbalizado por el propio presidente, Mariano Rajoy. Este lunes, la patronal de la banca (AEB) anunció que acepta la propuesta del Ejecutivo de paralizar los desalojos en casos extremos. Y las antiguas cajas de ahorro, agrupadas en la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), también consensuaron supender la ejecución de desahucios de vivienda habitual en los casos de colectivos especialmente vulnerables hasta la entrada en vigor de la reforma legislativa.

Pasadas las once de la noche, tras más de seis horas de negociaciones, se cerró la reunión entre las delegaciones del Ejecutivo y el PSOE, informa Efe. Una comitiva dirigida por el subsecretario de Economía y Competitividad, Miguel Temboury, y la 0tra, comandada por la responsable de Economía del principal partido de la oposición, Inmaculada Rodríguez-Piñero. El encuentro sigue este martes para intentar lograr el acuerdo. Lo que tampoco relataban anoche las partes es dónde radicaban los puntos de discrepancia.

La reunión seguirá mañana con la esperanza de que cuaje el pacto

La prudencia guió la cita, de carácter más técnico. Igual que la primera entrevista, la del miércoles pasado, de mayor rango político. Este lunes ni siquiera se lanzó un comunicado, como sí hicieron la vez anterior tanto la Moncloa como Ferraz. En los pasillos del Congreso, no se pudo ver a la número dos del PSOE, Elena Valenciano, y la vicepresidenta del Gobierno, que acudía al pleno a defender los presupuestos de su departamento para 2013, simplemente aseguró que esperaba que la reunión de hoy resultase 'fructífera'.

Y así parece que ha sido. Sólo falta que se acabe de cerrar un diálogo que, por ahora, ha estado restringido a los dos grandes partidos. No se ha integrado en la mesa ni siquiera IU, que con tanta fuerza empujó en la pasada legislatura, y en esta, a favor de una solución rápida para las familias que estaban sufriendo la tragedia de los desahucios. La presión social y política, sin embargo, es hoy muchísimo mayor. Más después de dos muertos por suicidio y de un tercer intento del que el afectado salió vivo. 

Más noticias en Política y Sociedad