Público
Público

Rajoy congela su relación con Camps y fulmina a Costa

El líder del PP amenazó con suspender de militancia al número dos en Valencia. Cospedal anuncia que no recuperará sus cargos ya que ha atentado contra "los intereses del partido"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hay quien define la situación de forma muy gráfica. 'Es como cuando te ponen los cuernos... Tú puedes perdonar, pero no olvidas. Y a Mariano Rajoy no se le olvida nada', cuentan quienes le conocen.

En la campaña de las europeas, Rajoy se presentó en la Plaza de Toros de Valencia para demostrar su lealtad a Francisco Camps. 'Siempre estaré a tu lado, delante o detrás', dijo respaldándole ante el caso Gürtel. Cuatro meses más tarde, ha sometido a Camps y la relación es más que tensa.

La grieta entre el PP nacional y el valenciano se ensancha día a día. Y más desde que ayer Rajoy decidió dar, por una vez, un puñetazo encima de la mesa e imponer al presidente de la Generalitat el cese de su mano derecha, Ricardo Costa.

El líder conservador no lo quería ver ni como secretario general ni como portavoz en las Cortes autonómicas, y menos después del ridículo que había hecho el día anterior su partido con un cruce de comunicados sin precedentes, en el que la dirección nacional daba por destituido a Costa de todos sus cargos y la valenciana desmentía esa versión.

María Dolores de Cospedal fue la encargada de transmitir el enfado de la cúpula. La secretaria general dijo a primera hora de la mañana en la Cope que si Costa se sentaba en su escaño parlamentario y se 'encastillaba', se pondrían de inmediato en marcha 'unos procedimientos disciplinarios'. El coordinador de Presidencia del PP, Jorge Moragas, advertía que 'mantener un pulso' con Rajoy era 'físicamente imposible' para un secretario regional. Según algunos dirigentes del PP, ya para entonces Rajoy le habría dado a Camps un ultimátum: si Costa seguía resistiéndose, él se encargaría de suspenderle de militancia.

En el PP creen que los acontecimientos de los últimos días han deteriorado 'bastante' la amistad entre Rajoy y Camps. Algunos colaboradores dicen que su jefe de filas ha asistido a todo este 'espectáculo chulesco' entre 'atónito' y 'decepcionado'. Varios asistentes a la la reunión del Comité Ejecutivo valenciano del martes confirmaron a la dirección del PP nacional que Camps 'les engañó claramente', cuando les dijo que había pedido a Costa que abandonara.

Varios diputados creen que los hermanos Costa 'se vengarán' 

Así que a Rajoy le quedaban dos opciones: 'O cargarse a Camps o desautorizarlo haciendo realidad lo que no había ocurrido'. 'Optó por los hechos consumados', explican. Para quienes observan la situación desde fuera está claro que el presidente del PP 'sabe ahora muy bien hasta dónde se puede fiar de Camps'. Y creen que es una señal que ahora la dirección hable 'a menudo' con los presidentes provinciales, cuando antes 'todo' lo trataba con Camps.

A pesar de todo lo ocurrido, los que rodean a Rajoy tratan de apaciguar este desencuentro. Hay quien recuerda que el jefe de la oposición le debe mucho al presidente de la Generalitat por su apoyo tras la derrota en las generales de 2008. Y también quien incide en que dada la falta de conexión con Madrid, Rajoy no se puede permitir el lujo de perder el respaldo valenciano.

En las filas conservadoras se vivía ayer todo con preocupación. Había quien calificaba lo acontecido de 'veneno' para el futuro del partido y quien se quejaba de que se había actuado 'tarde'. Con la cabeza de Costa sobre la mesa, algunos se daban por satisfechos, pero otros reconocían que 'el problema' no estaba 'resuelto'.

Creen que ahora el tiro se desvía directamente hacia Camps, quien ya no tiene ningún ' blindaje' y está 'en manos de Costa'. Varios diputados creen que 'los hermanos Costa se vengarán'. Piensan que, como ahora Ricardo ha perdido su poder en la Comunidad Valenciana y Juan se mantiene en un segundo plano desde que rivalizó con Rajoy por la Presidencia del partido, ya 'no tienen nada que perder'.

Pero desde su círculo dicen que no es 'el estilo' de ninguno de los dos. Y que Costa, a pesar de estar 'realmente dolido emocionalmente', sólo piensa en descansar y ver qué hace con su vida.

En la dirección nacional piensan en Barberá como sustituta de Camps

Por lo visto, no le aguarda ningún futuro dentro del PP. Cospedal se mostró ayer tajante. Mientras los suyos seguían confiando en que fuese una salida 'temporal', ella decía que veía 'imposible' que Costa fuese restituido en sus cargos y le recriminó que hubiese utilizado 'los medios de comunicación en contra de los intereses del partido'.

En la cúpula del PP creen que es importante adoptar decisiones ejemplares ante asuntos 'éticamente inadmisibles'. Pero algunos opinan que es igual de reprobable la conversación en la que Camps llamaba a Álvaro Pérez, El Bigotes, 'amiguito del alma' y no se hizo nada.

Ahora todos los ojos están puestos en Camps y dentro del partido no se descarta que le impute el Supremo o nuevas filtraciones que le pongan contra las cuerdas. Se duda de que llegue vivo a las elecciones de 2011. Si las cosas se tuercen, el PPCV piensa en Gerardo Camps como recambio. El PP nacional, en Rita Barberá, alcaldesa de Valencia.

En la formación regional están nerviosos y muchos temen una 'descomposición'. Y los zaplanistas mueven ficha. Uno de sus representantes, José Joaquín Ripoll, presidente de la Diputación de Alicante, pidió ayer un gabinete de crisis porque con el caso Gürtel su partido tiene 'un problema' y cuanto más tarde en resolverlo 'más grande será'.

'Siempre estaré detrás de ti, delante o al lado'

En plena campaña de las europeas, Mariano Rajoy muestra su respaldo a Francisco Camps. “Creo en ti, en lo que haces, te he visto actuar muchas veces, la inmensa mayoría de los españoles creen en ti… Y yo siempre estaré detrás de ti, delante o al lado, me es igual. Pero quiero que lo oigan todos”.

'Gracias, esto yo no lo voy a olvidar'

Tras la victoria de las europeas, Rajoy vuelve a Valencia para agradecer el apoyo popular. “Gracias por estar aquí. Esto yo no lo voy a olvidar”, señaló emotivo. Francisco Camps, crecido por el resultado, describió el 7-J como el “desembarco de Normandía” que precederá la toma de la Moncloa.

'La amistad es inmutable al tiempo'

Rajoy acusa al PSOE de actuar “con crueldad infinita”. Camps le da las gracias: “La amistad es inmutable al tiempo, a la distancia y a las circunstancias”.

Más noticias en Política y Sociedad