Público
Público

Rajoy espera que el dinero de la UE para la banca llegue a comienzos de diciembre

El Gobierno admite que no cumplirá este año con el objetivo de déficit y da por buena la estimación de Bruselas de que los números rojos de las cuentas públicas llegarán al 8% del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En poco más de un mes, el Gobierno espera tener ya el dinero de la UE para el rescate de la banca. Fuentes gubernamentales han apuntado que las ayudas europeas para el saneamiento de las entidades financieras llegará en los primeros diez días de diciembre, un poco más tarde de lo inicialmente esperado (se calculaba que el dinero llegase en el mes de noviembre).

Queda por concretar la cantidad que se pedirá a Bruselas. La consultora Oliver Wyman apuntó que las necesidades de capital de la banca española se sitúan, en el peor de los escenarios, en unos 59.300 millones de euros. Inicialmente, el Ministerio de Economía estimó que se pedirían a la UE unos 40.000 millones, a la vista de las medidas que podrían adoptar las entidades para captar recursos por ellas mismas y del impacto que tendrá en sus balances el traspaso de activos tóxicos del ladrillo al futuro banco malo (que comenzará a funcionar, igualmente, a comienzos de diciembre). Precisamente, el efecto del traspaso de activos podría ser mayor del estimado en un principio, de modo que la cifra que se requiriese a Bruselas estaría más cerca de los 30.000 millones; sería un tercio del dinero previsto por la UE para el rescate de la banca, unos 100.000 millones de euros .

El dinero para el saneamiento de la banca afecta al déficit, de acuerdo con las normas contables de Eurostat, la oficina estadística de la UE. Las fuentes consultadas señalaron que el Gobierno tiene asumido que el déficit se disparará este año sustancialmente por encima de lo pactado con Bruselas (el 6,3% del PIB) por las ayudas al sector financiero. El Ejecutivo da por buena la previsión de la Comisión Europea de que los números rojos de las cuentas públicas alcanzarán el 8%. El dinero inyectado en las entidades nacionalizadas en 2011 ya impactó en las cifras de déficit de ese ejercicio, que ha quedado en el 9,4% (frente al 8,5% inicialmente calculado). Bruselas, no obstante, considera que el efecto sobre el déficit de las medidas de apoyo a la banca es transitorio, por lo que no lo tendrá en cuenta a la hora de valorar si el Gobierno está cumpliendo con el compromiso de reducción de los números rojos del Estado.

Las fuentes gubernamentales consultadas restaron importancia a las previsiones económicas presentadas por la Comisión Europea, presentadas este miércoles, que calculan que el PIB español caerá un 1,4% el próximo año, prácticamente el triple que la cifra incluida en el escenario macroeconómico de los Presupuestos del Estado para 2013 (una contracción del 0,5%), en línea con las estimaciones de otros organismos internacionales o los servicios de estudios independientes. Según las fuentes consultadas, el escenario de la economía española puede ser muy distinto si la prima de riesgo logra reducirse a la mitad.

El interés de la deuda española cotiza ahora unos 430 puntos por encima de los bonos alemanes. El Gobierno calcula que la intervención del BCE en el mercado de deuda podría reducir la prima de riesgo en unos 200 puntos; pero la entidad moneraria de la eurozona exige que previamente España solicite la ayuda financiera de la UE , un paso que Mariano Rajoy no termina de decidir, en un juego de tira y afloja con las autoridades europeas.

El Gobierno, en su escenario, no descarta esa rebaja de la prima de riesgo, que abriría un escenario muy distinto para la financiación de la economía española. No sólo en el caso de la deuda pública, sino también en las mayores facilidades que supondría para las empresas, que podrían obtener recursos a un menor coste, lo que, según las fuentes consultadas, contribuiría a la reanimación de la actividad económica.

Queda un frente abierto, que es la situación financiera de las comunidades autónomas. Los mercados están cerrados casi a cal y canto para las autonomías, y prácticamente no disponen de liquidez para hacer frente a los vencimientos de su deuda. Este año se ha puesto en marcha el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) , dotado con 18.000 millones de euros, para atender las necesidades de las comunidades. El fondo se prorrogará para 2013, aunque su dotación todavía no se ha definido.

Pero al margen de este particular fondo de rescate autonómico, las fuentes gubernamentales consultadas apuntaron la posibilidad de poner en marcha algún instrumento que permita a las autonomías y al Gobierno acudir de forma conjunta al mercado para obtener financiación. Se trataría de una solución cercana a los llamados hispabonos, esto es, títulos de deuda que emitiría el Tesoro en representación del conjunto de las autonomías. El Ejecutivo llegó a barajar este año esta solución, pero Hacienda se oponía, y finalmente acabó poniendo en marcha el fondo de liquidez.

Más noticias en Política y Sociedad