Público
Público

La retención de Morales abre un conflicto diplomático con América Latina

La Unasur anuncia una reunión extraordinaria. El presidente boliviano califica lo sucedido como "una agresión a América Latina"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prohibición, por parte de varios países de la UE, impidiendo que el avión en el que viajaba Evo Morales sobrevolara su espacio aéreo y la posterior retención del presidente de Bolivia en el aeropuerto de Viena ha abierto un conflicto diplomático que pone en riesgo las relaciones entre la Unión Europea y América Latina.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) ha anunciado que celebrará una reunión extraordinaria para analizar la situación. Alí Rodríguez, secretario general de la organización, informó de la reunión, que se celebrará a petición del Gobierno de Ecuador, y dijo que la fecha será determinada por los presidentes de los países miembros del organismo, según la emisora venezolana Telesur.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, que tras más de 13 horas retenido en Austria ha podido por fin poner rumbo a su país, ha manifestado antes de despegar que a su vuelta se estudiarán las posibles medidas jurídicas que se pudieran tomar por la situación creada 'para que haya más respeto'. 'Esto es un pretexto, sobre todo, para tratar de amedrentarme, para intimidarme y escarmentarme. Un pretexto sobre todo para tratar de acallarnos en la lucha contra las políticas económicas de dominación', declaró sobre las acusaciones de que llevaba a Snowden en su avión presidencial. 

El mandatario, que calificó los hechos como de 'error histórico', subrayó que no se trata de una provación hacia él, sino 'a Bolivia y a toda Latinoamérica. Es una agresión a América Latina de algunos países europeos. Sólo quiero decir a algunos países europeos que se liberen del imperio norteamericano, ya no estamos en el tiempo de las colonias', destacó.

Al mismo tiempo, el embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti Soliz, ha declarado que no tiene 'ninguna duda' de que la decisión de algunos países europeos de cerrar sus espacios aéreos ha sido ordenada directamente por Estados Unidos. Llorenti ha anunciado que pedirá explicaciones sobre ello al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, y ha denunciado que las inspecciones efectuadas por las autoridades austríacas en el avión suponen un 'acto de agresión' y una violación del Derecho Internacional.

En este sentido, el secretario general de Unasur consideró también 'indignante' que se hayan puesto impedimentos al sobrevuelo del avión de Morales y dijo que ello viola la soberanía de Bolivia. 'Eso no puede dejarse correr como si fuera un hecho normal, sería una forma de aceptar el ejercicio imperial pasivamente en países que derramaron mucha sangre para lograr su independencia', añadió.

Rodríguez subrayó también que 'los afectados por las revelaciones de Snowden son los países europeos, principalmente Francia. En lugar de reaccionar contra quien los ha afectado, reaccionan de manera absurda contra el presidente de un país soberano, como es el caso del presidente de Bolivia', dijo. Por ello, consideró que 'la respuesta debe ser unánime, de rechazo, de condena a esa acción'.

También señaló que los hechos ponen en riesgo la celebración de las cumbres iberoamericanas, pues no tiene sentido afianzar nexos con España si impone a aeronaves bolivianas condiciones para el paso por la nación europea. 'Los buques y navíos son soberanos, sobre todo si va el presidente de la República', dijo. Aunque los países europeos implicados pidan disculpas, según Rodríguez, 'eso no borra totalmente la gravedad del hecho'.

En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ha asegurado que los países europeos que impidieron que el avión de Morales sobrevolase sus territorios pusieron 'en riesgo' la vida del mandatario y deben dar explicaciones ya que, a su juicio, 'nada justifica una acción tan irrespetuosa con la más alta autoridad de un país'.

No han sido las únicas reacciones desde América Latina al incidente. La presidenta argentina, Cristina Fernández, ha denunciado la 'impunidad' de los Estados que revocaron el permiso de vuelo a su homólogo boliviano. 'Definitivamente están todos locos. Jefe de Estado y su avión tiene inmunidad total. No puede ser este grado de impunidad', escribió Fernández en su cuenta de Twitter tras ser informada por el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, de que Morales se encontraba varado en el aeropuerto de Viena.

Fernández consideró 'muy humillante' las restricciones de vuelo impuestas a Morales y aplaudió la decisión del jefe de Estado boliviano de no permitir que revisasen el avión presidencial. La mandataria argentina se comunicó también con el presidente uruguayo, José Mujica, y anunció a través de la red social la reunión extraordinaria de Unasur. 'Va a ser un día largo y difícil. Calma. No van a poder', se despidió en Twitter la presidenta argentina. 

El canciller venezonalo, Elías Jaua, también ha calificado de 'agresión grosera y brutal' el incidente. Destacó que cambiar la ruta a un avión en pleno vuelo, sin saber su disponibilidad de combustible, 'es un atentado contra cualquier ser humano que es tripulante o pasajero de un vuelo' y ello, según el ministro, 'por la obsesión de las élites que gobiernan los Estados Unidos de cazar, porque no se trata de capturar, ni apresar, sino de cazar a un joven que lo único que ha hecho es decir la verdad de un imperio', señaló en relación a Snowden.

Más noticias en Política y Sociedad