Público
Público

El Supremo rebaja la pena a Matas de 6 años a 9 meses y le evita ingresar en prisión

El expresidente balear había sido condenado a 6 años de cárcel por el 'caso Palma Arena' en la Audiencia de Baleares. El Alto Tribunal elimina los delitos de malversación y prevaricación y mantiene la conden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De 6 años de prisión a 9 meses. Y así evita la cárcel. La sentencia del Tribunal Supremo que rebaja la pena a  Jaume Matas ha sorprendido a muchos. El que fuera expresidente balear y exministro de Medio Ambiente con José María Aznar fue condenado por la Audiencia Provincial de Palma en marzo de 2012 a 6 años por el caso Palma Arena. Ahora esa sentencia se ve rebajada considerablemente. Para ingresar en prisión la condena debería haber superado los 2 años, por lo que puede decirse que Matas, jugador de pádel, ha ganado su primer partido en este juicio por beneficiar a un periodista que le escribía sus discursos.

La Sala Segunda del Supremo he hecho pública este martes su sentencia sobre el caso, en la que elimina los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la Administración, y falsedad en documento oficial y mercantil, y mantiene sólo la condena por tráfico de influencias. Concretamente, se le condena como autor de ese delito a nueve meses de prisión y una multa de 6.000 euros.

Sin embargo, el expresidente del PP balear está implicado en 19 de las 29 piezas del caso Palma Arena, el velódromo construido en su segunda etapa al frente de Baleares (2003-2007), origen también del caso Noós, donde además de él están imputados Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres. 2. Matas aún tiene que afrontar varios procesos judiciales. De momento evita pisar la cárcel pero no es previsible que la próxima vez se salve.

La sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente Carlos Granados, exfiscal general del Estado en tiempos de Felipe González, cuenta con el voto particular discrepante del magistrado Alberto Jorge Barreiro, que entiende que Matas debía ser condenado no sólo por tráfico de influencias, sino también por delitos de prevaricación y falsedad en documento oficial y mercantil.

El fallo del Supremo permitirá a Matas, de momento, eludir la cárcel, pese a que el fiscal había pedido al Supremo que confirmara la condena a 6 años de prisión. Las penas de hasta dos años de cárcel permiten el cumplimiento fuera de prisión siempre que no pesen sobre el reo antecedentes penales anteriores y no delincan posteriormente. Sin embargo, una futura condena a Matas sí le llevaría indefectiblemente a prisión, al tener el antecedente de la dictada ahora.

Matas fue condenado por la Audiencia Provincial de Baleares, en marzo de 2012, al considerarse probado que intervino en la contratación irregular por parte del Ejecutivo autonómico del articulista Antonio Alemany para la redacción de sus discursos.

Precisamente, el periodista se ha adherido a la solicitud del expresidente para que las razones expuestas en su recurso de casación también puedan ser abordadas en Sala, de acuerdo a las mismas fuentes.

El tribunal de la Sección Primera atribuía al exministro de Medio Ambiente bajo la presidencia de José María Aznar los delitos de fraude a la administración; continuado de falsedad en documento oficial; falsedad en documento mercantil; prevaricación en concurso con un delito de malversción y un último de tráfico de influencias agravado, por los que, además de la pena de prisión, la Audiencia le impuso nueve años y medio de inhabiitación.

Por su parte, a Antonio Alemany le rebaja la condena a 2 años y 3 meses de prisión, cuando en un principio, se le había condenado a 3 años y 9 meses.

Jaume Matas, palmesano de 56 años y miembro de una conocida familia de exiliados republicanos, basó su gestión en Baleares en el impulso de grandes obras como el metro de Palma, nuevas autopistas, el proyecto de la ópera de Calatrava y la apertura del referido y famoso velódromo. Otras iniciativas fueron hospitales públicos, centros de salud y colegios, depuradoras, el patrocinio del equipo ciclista profesional Illes Balears y el concurso de famosos como Michael Douglas, Catherine Zeta Jones, Rafael Nadal y Claudia Schiffer para la promoción de las islas. Fue un presidente que vivió el éxito.

Funcionario de alto rango de la administración autonómica y conseller de Economía y Hacienda en 1993, llegó de casualidad a la presidencia del Govern en 1999 cuando, de manera inesperada, el PP de Gabriel Cañellas retiró el apoyo al también popular Cristófol Soler por entender que su política lingüística era propia del nacionalismo.

Después, el entonces presidente español José María Aznar contó con él en el año 2000 para ser ministro de Medio Ambiente en su segundo mandato y sacar adelante el Plan Hidrológico Nacional. Acostumbrado a ser un primer espada, Matas dejó a regañadientes Madrid para disputar Baleares al Pacto de Progreso, un gobierno de cinco partidos liderados por el PSOE. Matas ganó con mayoría absoluta en 2003 y gobernó con modos presidencialistas, sin admitir discusión, durante cuatro años.

Justo antes de acabar la legislatura en 2007, inauguró el Palma Arena con la actuación de la Fura dels Baus. Dos años después, la Policía Nacional detuvo a cinco personas en relación con la construcción de esta infraestructura que costó casi 100 millones de euros, el doble de lo presupuestado. Nacía así el caso Palma Arena, que con los años se ha convertido en una maraña de casi 30 piezas —una de ellas es el caso Noós— instruidas todas por el juez José Castro.

Más noticias en Política y Sociedad