Público
Público

Tensión en la UE ante la reelección de Barroso

Merkel y Sarkozy apoyan la reelección del presidente de la CE pero le exigen un programa. Los socialistas piden más tiempo y amenazan con rechazarla

AGENCIAS

El actual presidente de la Comisión Europea , José Manuel Durao Barroso, está nervioso tras hacerse oficial que el portugués quiere ser reelegido , por segunda vez, para situarse al frente de Europa. Francia y Alemania le respaldan con condiciones. Ambos dirigentes europeos han confirmado que le darán su apoyo absoluto en la cumbre de la UE de la semana próxima para que cumpla un segundo mandato, pero le exigen que formalice sus intenciones en "un programa" que incluya una "mejor regulación europea".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han reiterado en una conferencia de prensa conjunta en París, en el que también convinieron en que el Consejo Europeo de los próximos 18 y 19 se pronuncie sobre la candidatura a la presidencia de la Comisión, para que el Parlamento Europeo pueda ratificarla en julio.

"Apoyaremos la candidatura de Barroso sin ambigüedad" , indicó Sarkozy en nombre de los dos mandatarios, antes de puntualizar que le pedirán "que formalice sus intenciones" para el nuevo mandato y "se comprometa con un programa, con unos valores".

Sobre el contenido de ese programa, el jefe del Estado francés señaló que "su deber es que Europa proteja a los europeos", "trabajar por una mejor regulación europea" y dar un impulso político a la UE.

Merkel, por su parte, reiteró que París y Berlín "apoyan la candidatura de Barroso", sobre la que esperan un acuerdo político la semana próxima, pero quieren discutir con él del programa.

Los mandatarios no quisieron pronunciarse sobre las candidaturas para los puestos de comisarios, aunque Sarkozy sí reconoció que su ministro de Agricultura, Michel Barnier -que ya fue comisario europeo en el pasado- "está en cabeza de lista de los postulantes" franceses.

Los dos mandatarios avanzaron que quieren que en la cumbre de la semana próxima se formalicen los "compromisos políticos" que los países miembros habían asumido con Irlanda para la celebración allí de un nuevo referéndum sobre el Tratado de Lisboa.

Por su parte, el líder de los socialistas en el Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha pedido a los líderes de la UE que pospongan la nominación de José Manuel Durão Barroso como presidente de la Comisión Europea y advirtió de que, en caso contrario, su grupo podría votar en contra del portugués.

Schulz trasladó este mensaje en una carta remitida a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete, que se reúnen la próxima semana en Bruselas con el asunto de Barroso como principal punto de su agenda.

La opción que proponen París y Berlín es la que rechazan los socialistas, que quieren analizar antes la capacidad del presidente del Ejecutivo comunitario para "dar un nuevo impulso, ambición y orientación a Europa, con un modelo social que ponga a la persona en primer lugar".

"Cualquier intento de forzar una decisión rápida en este asunto sólo puede llevar a un rechazo de nuestro grupo", amenazó Schulz.

Además, el político alemán pidió una "aclaración" de la base legal para la designación de Barroso y aseguró que se trata de un "requisito indispensable para su elección".

El nombramiento del nuevo presidente de la Comisión Europea se efectuará bajo la base del Tratado de Niza, pero está previsto que la renovación del colegio de comisarios se haga siguiendo el Tratado de Lisboa si este otoño se abren las puertas para su ratificación.

Según Niza, el candidato elegido por los gobiernos para dirigir el Ejecutivo comunitario debe recibir en la Eurocámara el apoyo de la mayoría de los votos emitidos en una votación secreta.

En principio, Barroso cuenta con el respaldo de todo el grupo del Partido Popular Europeo (PPE), con gran diferencia el mayor de la Eurocámara tras su victoria en las elecciones de la pasada semana, y con el de algunos liberales y socialistas, como los españoles.

Sin embargo, durante los últimos días cobra fuerza la creación de un frente en su contra, liderado por el verde francés Daniel Cohn-Bendit, y por el presidente del Partido Socialista Europeo (PSE), Poul Nyrup Rasmussen, quien hoy volvió a oponerse frontalmente a la reelección de Barroso en un artículo en su blog oficial.

 

Más noticias de Política y Sociedad