Público
Público

Yodo radioactivo en leche, espinacas y agua

El Gobierno nipón todavía no ha prohibido la venta de alimentos en los alrededores de Fukushima

AGENCIAS

El Gobierno de Japón  ha reconocido la presencia de material radioactivo en la leche, agua corriente y espinacas en los alrededores de Fukushima, después de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmará la presencia de yodo en productos alimenticios en la prefectura de la localidad japonesa.

El órgano de la ONU precisó que la contaminación fue confirmada por el ministerio japonés de Sanidad, Trabajo y Bienestar. Los productos infectados se encontraron en las tareas de medición de entre el 16 y el 18 de marzo. 

Hay un riesgo a corto plazo para la salud humana si es absorbido por el cuerpo Según la OIEA, ningún otro isótopo radiactivo, además del yodo, ha mostrado un incremento en el análisis de productos alimenticios cerca de Fukushima. Recuerda que, aunque el yodo radiactivo tiene una vida de unos 8 días y luego su radiactividad decae en cuestión de semanas, hay un riesgo a corto plazo para la salud humana si es absorbido por el cuerpo. Su ingestión puede perjudicar a la tiroides, peligro que afecta sobre todo a los niños y jóvenes.

Como medida de prevención, las autoridades japonesas dieron el pasado día 16 la orden de repartir tabletas y jarabe de yodo no radiactivo a la población evacuada de la zona de 20 kilómetros de radio alrededor de la planta Fukushima. Como segunda medida, se prohibió la venta de todos los productos alimenticios provenientes de la prefectura de Fukushima.

Por su parte, TEPCO ha pedido disculpas a la población por los restos de radiación detectados en los alimentos y señaló que está dispuesta a asumir la responsabilidad.

El ministro portavoz del Gobierno nipón, Yukio Edano, ha declarado que el Ejecutivo tomará las medidas adecuadas y no descarta posibles limitaciones en la distribución de productos de la zona, aunque aseguró que la contaminación 'no supone riesgo inmediato'.

La operadora de la planta nuclear de Fukushima, TEPCO, aumentó hoy el límite de radiaciones al que permite que sus trabajadores se expongan en situaciones de emergencia, a raíz de la crisis nuclear en la central de Daiichi. La propietaria de la planta elevó hasta los 150 milisievert por hora el nivel máximo al que podrán trabajar sus técnicos en el exterior de las instalaciones de Fukushima Daiichi, por encima de los 100 milisievert a los que se les permitía operar durante una emergencia.

La empresa reconoció que sus trabajadores en Fukushima han estado expuestos a niveles superiores a los 100 milisiervert durante la crisis que se desató el pasado sábado y que podría haber provocado la fusión parcial del núcleo en tres de los seis reactores.

El Gobierno de Japón evacuó esta semana a más de 200.000 personas en un radio de 20 kilómetros de la planta, al tiempo que recomendó a aquellos entre 20 y 30 kilómetros que no salieran de sus casas y mantuvieran las puertas y ventanas cerradas.

Más noticias