Estás leyendo: Dueños de su propia Red

Público
Público

Dueños de su propia Red

La fundación Güifi.net tenderá fibra óptica sobre los postes telefónicos. Sus 7.000 usuarios se conectarán a Internet pagando el coste del tendido y sin necesidad de las operadoras

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Ser dueño de la conexión a Internet, sin pagar una cuota mensual a la operadora telefónica, es una utopía que empezará a ser realidad la próxima semana. La fundación catalana Güifi.net, gracias a la cual 7.000 hogares comparten su acceso Wi-Fi desde hace cinco años, comienza a tender fibra óptica. Quien quiera Internet a 100 megabits (10 veces más que ahora) tendrá que pagar una buena cantidad de dinero por la fibra que va hasta su casa, pero no necesitará nunca más a las operadoras.

El modelo tradicional de acceso, donde las telecos atraen a los consumidores con decenas de ofertas, se ha estancado. Con 9,29 millones de conexiones de banda ancha en abril, el número de líneas por cada 100 habitantes sólo creció un 1,7% en el último año.

En otros sectores invierten en más tecnología para salir del estancamiento. Pero las operadoras españolas prefieren exprimir una del siglo XIX (el cable de cobre) en vez de apostar por la fibra. El Consejo Europeo FTTH (fibra hasta el hogar) cifra en 260.000 las conexiones ópticas en España en 2008. Algunos usuarios, así, quieren tomar el relevo.

Tres masías de la Catalunya central van a ser las primeras de un modelo que, de funcionar, provocará una revolución en la forma en que los ciudadanos acceden a Internet. El 2 de julio, miembros de Güifi.net empezarán a tender fibra óptica desde estos hogares para llegar a Internet.

El primer problema es por dónde tenderla. "¿Para qué abrir zanjas si podemos usar los postes de teléfono?", pregunta Ramón Roca, uno de los fundadores de Güifi.net. La mayoría de los postes son de Telefónica, pero la ley obliga a la operadora a ofrecer acceso a sus infraestructuras.

En este modelo, el llamado último kilómetro (el que va desde la central telefónica hasta el hogar) no existe porque no hay centrales. Al modo de un río, los cables van confluyendo hasta llegar a la fibra oscura (la capacidad no usada hasta el momento). Güifi.net ya ha negociado con varios pueblos de la comarca de Osona para usar sus canalizaciones y meter la fibra, y está negociando con otras administraciones.

El penúltimo paso es llegar al punto neutro. Son zonas donde las distintas redes se encuentran y comparten sus datos. En España hay dos, ESpanix, en Madrid, y CATNIX, en Barcelona. El acceso está reservado a instituciones y operadoras y Güifi.net se ha registrado como tal. Después de conectarse al CATNIX, ya está Internet.

Cuando se le pregunta a Roca el porqué de esta iniciativa, dice que cada uno tiene sus motivos. "Me gusta vivir en el campo, pero si necesitas banda ancha, tienes que emigrar. Ahora veo que, por complicado que sea, está a nuestro alcance. ¿Por qué no hacerlo?", explica.