Público
Público

Generación de órganos Científicos españoles buscan crear órganos humanos en animales para trasplantes

El experimento, liderado por Juan Carlos Izpisúa, fue realizado en China para evitar restricciones legales. El equipo pretende inyectar células humanas en otras especies animales para generar órganos y realizar trasplantes. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un embrión quimérico creado previamente por el equipo. Belmionte Lab / SALK INSTITUTE

Un equipo de científicos del Instituto Salk de EEUU y la Universidad Católica de Murcia (UCAM), liderado por el español Juan Carlos Izpisúa, ha logrado modificar por primera vez genéticamente embriones de mono para inactivar genes necesarios para la formación de sus órganos e inyectarles células humanas capaces de generar cualquier tipo de tejido. 

El objetivo del científico es crear órganos humanos mediante otras especies animales para realizar trasplantes. Sin embargo, los experimentos están siendo realizados en China para esquivar las cuestiones legales que se podrían crear en otros países con legislaciones más estrictas. 

El resultado de la prueba fue como una quimera - un monstruo de la mitología griega que tenía cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón - pero este vez se trató de una mezcla entre la especie humana y nuestros primos primates, los monos. 

Los experimentos están siendo realizados en China para esquivar cuestiones legales

Estrella Núñez, colaboradora del equipo y vicerrectora de investigación de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) afirma en El País que "los resultados son muy prometedores” y asegura que desde la UCAM y el Instituto Salk están tratando "no ya solo de avanzar y continuar realizando experimentos con células humanas y de roedores y cerdos, sino también con primates no humanos”.  

En el año 2017 el equipo de Izpisúa logró llevar a cabo el primer experimento entre cerdos y humanos, aunque no tuvieron éxito. Más tarde lograron la creación de quimeras entre especies algo más emparentadas entre sí, como el ratón y la rata, con un parentesco cinco veces más próximo que el anterior intento.  

Por consenso internacional, todos los cruces creados en laboratorio con células de humanos y otras especies son interrumpidos a los 14 días de gestación para que no se desarrolle el sistema nervioso central humano. Así, se busca evitar los problemas éticos que se pueden presentar. 

La posibilidad de convertir a los animales en 'incubadoras de órganos' aún está lejos

Aunque este ensayo científico tiene como objetivo avanzar en la generación de órganos para trasplante, esto no significa que la posibilidad de convertir a los animales en 'incubadoras de órganos' para los humanos esté cerca. 

El equipo liderado por el científico español no es el único en realizar avances en esta línea de investigación. En el año 2010, el biólogo japonés Hiromitsu Nakauchi fue el primero en crear quimeras entre ratas y ratones, y ahora que Tokio ha levantado la prohibición que impedía llevar la gestación de cruces con células humanas es lógico esperar más experimentos en esta dirección.