Público
Público

Un verano más vuelve la lluvia de estrellas. Te contamos cuándo se verá mejor, porqué se produce y por qué tienen ese nombre Lluvia de Perseidas: ¿cuándo son y por qué se llaman lágrimas de San Lorenzo?

Un año más llega la lluvia de estrellas de agosto.

Así se pudo ver anoche la Vía Láctea durante el pico de máxima intensidad de las Perseidas desde el pico Tres Mares de Cantabria.
Así se pudo ver anoche la Vía Láctea durante el pico de máxima intensidad de las Perseidas desde el pico Tres Mares de Cantabria. Pedro Puente Hoyos / EFE

Un año más se acerca una de las citas más típicamente estivales: la lluvia de estrellas de agosto, más conocida como Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, un espectáculo que puede apreciarse en los cielos del hemisferio norte del planeta y suele estar señalada en el calendario por numerosos amantes de la astronomía y la fotografía nocturna.

¿Qué día puede verse mejor?

La actividad de las Perseidas abarca desde el 17 de julio al 24 de agosto, con periodos de más intensidad (más meteoros) conforme nos alejamos de estos días. El periodo de máxima actividad en 2022 está previsto para la madrugada del 12 al 13 de agosto. Sin embargo, este año hay una mala noticia para los aficionados o los curiosos. Durante ese día la Luna estará casi llena y su luz reflejada dificultará la observación. No obstante, también suelen verse numerosos meteoros varios días antes y después del pico de actividad.

¿Por qué se produce la lluvia de estrellas?

Cada lluvia de estrellas está asociada al paso de un cometa, es decir, un cuerpo celeste formado por polvo, rocas y hielo que orbita alrededor del Sol. Cuando un cometa se acerca a la estrella, el hielo que lo recubre empieza a sublimarse, pasa de estado sólido a estado gaseoso directamente, lo que provoca la rotura y el desprendimiento de multitud de fragmentos y partículas que se dispersan por el espacio. Cuando esos fragmentos entran en contacto con la atmósfera de La Tierra a gran velocidad, la fricción del gas de la atmósfera las calienta y las desintegra, dejando las estelas que conocemos comúnmente como estrellas fugaces.

¿Por qué se llaman Perseidas?

Llamamos Perseidas a las estelas que provocan los restos del cometa Swift-Tuttle, con un diámetro de 26 kilómetros. Fue descubierto por Lewis Swift y Horace Parnell en 1862 y se acerca a La Tierra cada 133 años, dejando una nueva nube de restos que nuestro planeta atraviesa cada verano. Los meteoros tienen su radiante (punto del que parecen partir las estrellas fugaces) en la constelación de Perseo, que en la mitología griega representa a un semidiós hijo de Zeus y de Dánae, una mortal. Se le conoce por cortar la cabeza de Medusa.

¿Por qué también se llaman Lágrimas de San Lorenzo?

El pico de actividad de las Perseidas ocurre muy cerca de la festividad cristiana de San Lorenzo, celebrada el 10 de agosto. Ese día del año 258, San Lorenzo fue martirizado en Roma, quemado en una parrilla. Según la leyenda, el mártir cristiano afirmó durante su tortura: "Assum est, inqüit, versa et manduca" ("Asado está, parece, gíralo y cómelo"). En el imaginario colectivo cristiano se interpreta que las estrellas fugaces son las lágrimas que derramó San Lorenzo durante su ejecución y que en los días posteriores caen del cielo.

¿Dónde puede observarse mejor?

Para su observación se recomienda alejarse de las ciudades y pueblos para dejar atrás la contaminación lumínica que emborrona los cielos nocturnos. Aparte de eso, pueden verse a simple vista manteniendo la atención a cualquier punto del firmamento, aunque se supone que la mayoría de los meteoros parte de la constelación de Perseo, por lo que se recomienda mirar hacia el norte o el noreste.