Público
Público

Premio a la sencillez en los códigos de programación

El matemático Donald E. Knuth recibe el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información

EFE

El matemático estadounidense Donald E. Knuth ha ganado el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación, por "hacer de la programación informática una ciencia introduciendo técnicas matemáticas para el análisis riguroso de los algoritmos". Según señala el acta del jurado, además "aportó elegancia al promover la escritura de un código de programación sencillo, compacto y comprensible de forma intuitiva", señala un comunicado difundido hoy por el BBVA y el CSIC.

El libro de Knuth El Arte de Programar Ordenadores está considerado "el trabajo más relevante de la ingeniería informática en su sentido más amplio, abarcando los algoritmos y métodos que se encuentran en el núcleo de la inmensa mayoría de los sistemas informáticos con una claridad y profundidad poco común", señala el acta del jurado. Knuth sentó las bases de los modernos compiladores, los programas que traducen el lenguaje de alto nivel de los programadores al lenguaje binario de los ordenadores, según la nota.

Los programadores pueden así escribir en lenguajes próximos a la forma de pensar de un ser humano, y su trabajo es después traducido de manera automática al lenguaje de las máquinas, explica en su comunicado la Fundación BBVA. El galardonado es, además, el "padre" del análisis de algoritmos, esto es, del conjunto de instrucciones que se da a un ordenador para ejecutar una tarea. "Los algoritmos se encuentran en el centro del mundo digital actual, y subyacen en todo lo que hacemos con un ordenador", explica el acta.

Knuth sistematizó el diseño del software y "estableció los cimientos sobre los que se construyen los programas informáticos actuales". Donald Knuth (1938, Wisconsin) es desde 1993 profesor emérito de la Universidad de Stanford (EEUU), a la que se incorporó como catedrático a los treinta años. En la actualidad, con la condición de "profesor emérito", dedica su tiempo a completar El arte de programar ordenadores, una serie de volúmenes en la que empezó a trabajar en 1962 y de la que se han publicado hasta ahora los tres primeros, en 1968, 1969 y 1973.