Público
Público

Obsolescencia programada Fecha de caducidad para la obsolescencia 

La obsolescencia programada empieza a ser combatida desde las instituciones a la vez que empiezan a prosperar alternativas de consumo.

Publicidad
Media: 4.71
Votos: 7

Mejor Imposible./Alfons López

El documental Usar, tirar y comprar enseñó a todos en qué consistía la obsolescencia programada: Te compras una impresora y aunque la hayas tratado con todo el mimo del mundo, tras la impresión número 5.000 dejará de funcionar.

Piensa en las veces que de camino a la feria de tu barrio has desechado la idea de jugar en algún puesto porque todos están trucados. Pues el capitalismo inventó hace tiempo el truco definitivo. 

Además, esto afecta al medioambiente de manera irrevocable. Raquel Haro, de la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS) cree que hay que luchar ahora más que nunca contra esas prácticas porque además están amparados por la Unión Europea: "Estamos avalados por la legislación europea, que sugiere que los estados usen herramientas fiscales para una reducción de residuos en pro de una economía circular". 

El Parlamento Europeo aprobó el 4 de julio de 2017 una resolución para promover una vida útil más larga de los productos, promoviendo la economía circular con la intención de parar la obsolescencia.

Dice Manu Chao que la mayor revolución que se puede hacer hoy día es tener un huerto propio. Cuando protestas haces ruido, pero cuando dejas de consumir es cuando les haces daño de verdad. Es complicado aplicar este mantra a la tecnología, pero existen alternativas.

El IVA como solución a la obsolescencia programada

La lucha contra la obsolescencia programada empieza a ser una realidad y la prueba es que Francia luchará contra las empresas que lo practiquen. 

En España, la reciente campaña de AERESS, apoyada por la ONG Amigos de la Tierra propone que la venta de bienes de segunda mano no conlleve IVA así como una reducción al 10% para los comercios locales con servicios de reparación, compra-venta de segunda mano y alquiler, como por ejemplo la Tienda OXFAM, que vende ropa. 

Si ya se pagó el IVA por un producto, ¿por qué va a haber que pagarlo de nuevo

Marta Haro defiende la iniciativa: "El residuo deja de ser residuo y se incorpora al mercado. Si ya se pagó el IVA por un producto—cuando se compró por primera vez—,¿por qué va a haber que pagarlo de nuevo?", pregunta. Esta campaña reconoce que de cumplirse, los ingresos por el IVA descenderían un 0.02%. Si normalmente son ignoradas las voces críticas, encima vienen con planes que les harían notar un poco menos llenos los bolsillos. La lucha pasa de ser complicada a descarnada. 

Amigos de la Tierra, que se sumó a la iniciativa, desarrolló también el proyecto Alargascencia, que consiste en informar sobre redes de establecimientos en los que puedes reparar objetos, alquilar, hacer trueque y vender o comprar productos de segunda mano. 

Alternativas dentro del propio mercado

El historiador de las bombillas —sí, existen— Helmut Huge lanza la pregunta: ¿Cómo es posible que en 1911 una bombilla tuviera una duración certificada de 2500 horas y cien años después su vida útil se haya visto reducida a la mitad?

El mercado creó la obsolescencia, ya que fue la manera de dar de comer a la industria para salir del atasco de la Gran Depresión. Cuesta, pero hay maneras de saber si los productos que compras son responsables con el medio ambiente o no. 

La obsolescencia programada fue la manera de salir del atasco de la Gran Depresión

La Fundación Energía para la Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada (Feniss) desarrolló el sello ISSOP, que sirve para destacar aquellos productos fabricados que obedece al consumo responsable y no pretender hacer morir a sus productos tempranamente.

En el mercado de telefonía existe Fairphone, una compañía que fabrica móviles con unas condiciones laborales dignas para sus trabajadores. Una de sus grandes propuestas es que el usuario, en el caso de tener una pieza rota, puede comprar un repuesto para así evitar tirar a la basura todo el aparato. Las cosas se rompen, pero no por ello hay que hacer borrón y cuenta nueva. Fairphone demuestra que la manzana de Apple no está mordida. Está podrida. 

La lucha por el control

Poco a poco los que promovieron el consumismo se dan cuenta de que hay que ponerle freno. En Un mundo feliz estaba prohibido leer a Shakespeare porque las cosas antiguas no dejan espacio a lo nuevo.

El consumismo lleva tiempo a niveles insostenibles, que afectan a la felicidad y a la vida del planeta. Los Chikos del Maíz decían que por suerte el ser humano también tiene obsolescencia programada, pero puede que para entonces nos lo hayamos llevado todo por delante.