Público
Público

Tibia reforma de los nombres de dominio

Las direcciones tipo .amor, o .loquesea deberán cumplir requisitos muy duros

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

Llega la libertad de elección de nombres en Internet pero a un precio muy alto. La organización que controla los nombres de dominio las direcciones web, ICANN , aprobó el jueves en París liberalizar el proceso de creación de nuevos dominios. Pero se trata de una libertad vigilada. Una serie de duros requisitos podría dejar la reforma en nada.

Todo equipo o página conectada a Internet tiene un número (dirección IP) que sirve para que las máquinas que sustentan la infraestructura de la Red los identifiquen. Pero el cerebro humano se entiende mejor con nombres que con series de números. Por eso, la ICANN creó el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) que relaciona una dirección IP de una página y un nombre. Así nacieron los .com, .org, .net y, con el tiempo, los dominios territoriales, como el .es.

A la reunión de París han llegado una serie de propuestas para crear nuevos dominios. Entre ellos están el .africa, el .arab o el .paris. Pero lo más importante fue la votación de una nueva normativa que, en teoría, liberaliza el proceso de creación de nuevos sufijos. La norma permitiría a cualquiera conseguir un dominio con la extensión tipo .apellidodeuno.

Pero, para conseguirlo, ese cualquiera debería presentar un proyecto bien elaborado, con su diseño administrativo, su plataforma tecnológica y plan de viabilidad económica. Además, su propuesta debe estar apoyada por un amplio colectivo (territorial, de intereses o cultural). Por último, tendría que tener mucho dinero. El coste de creación de un nuevo dominio tendrá un precio de partida alrededor de 60.000 euros.

Nada cambiará

Para María García-Ruesgas, directora de dominios de la empresa registradora Arsys , que ha participado en las reuniones de la ICANN, el nuevo sistema no va a cambiar mucho el panorama. No creo que haya alguien dispuesto a gastarse tanto dinero en un dominio .amor, explica. Para ella, con esta liberalización se han creado unas expectativas que no se ajustan a la realidad.

Diluida la gran reforma, en las reuniones de la ICANN también se han tratado otros temas importantes para Internet. Entre otras cosas se ha aprobado la inclusión de los nombres multilingües. Hasta ahora, los dominios de primer nivel sólo podían ir en alfabeto latino. Desde 2009, se podrán crear en cirílico, chino o árabe.

En lo que respecta a España, los promotores de los dominios .gal, para Galicia y el gallego y el vasco .eus han desarrollado una intensa actividad estos días en París. Pero el problema es que la ICANN tiene temporalmente cerrada la ventanilla de nuevos registros. Tendrán que esperar a la primavera del año que viene para retomar un proceso que ya es largo de por sí.