Público
Público

Otra vacuna protege a bebés de la malaria

Una inmunización similar a la que estudia Pedro Alonso muestra eficacia

AINHOA IRIBERRI

Cada vez está más cerca una vacuna contra la malaria que pueda proteger pronto a gran parte de los 700.000 niños que mueren anualmente por esta enfermedad en África. A los buenos resultados obtenidos con la vacuna cuya investigación lidera el científico del CRESIB del Hospital Clínic de Barcelona Pedro Alonso, se suma hoy otro buen dato de una vacuna muy similar que, de hecho, está realizada con el mismo antígeno (el elemento que provoca la respuesta inmune), aunque con diferente adyuvante (un compuesto que se añade a las vacunas para aumentar su eficacia).

En la edición de hoy de The Lancet Infectious Diseases, un estudio dirigido por Ally Olotu, del Instituto de Investigación Médica de Kenia, demuestra que los bebés de entre 5 y 17 meses que recibieron la inmunización RTS,S/AS01E tienen un 45,8% menos riesgo de ser infectados por el parásito Plamodium falciparum 15 meses después de recibir la vacuna.

La eficacia es superior a la fabricada con un adyuvante alternativo, la RTS,S/AS02E que, 18 meses después de haber sido inyectada a niños menores de 4 años, reducía su riesgo en un 35,3%. Esta última inmunización está, según fuentes del Hospital Clínic, a punto de concluir su ensayo en fase III y se prevé que pronto se envíen los datos a las agencias reguladoras de fármacos para que la autoricen y se pueda fabricar.

Mientras tanto, la vacuna cuyos datos se recogen hoy en The Lancet está siendo ya evaluada en un ensayo clínico en fase III, que ha comenzado en siete países africanos. El estudio publicado hoy está financiado, como la mayoría de los de Alonso, por la iniciativa para la vacuna de la malaria PATH, un programa promovido por la Fundación Bill y Melinda Gates. El fabricante de la vacuna, GSK, aporta el producto.