Público
Público

Antón Reixa será "proactivo" contra la piratería

El artista presentó ayer su candidatura a la SGAE y dijo que la ley Sinde' tiene que salir adelante "de una forma u otra"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Teddy Bautista le caen garrotazos a mansalva. En medio año, ha pasado de todopoderoso mandamás de la SGAE a muñeco de pim pam pum al que atiza cualquiera que pasa, especialmente si tiene algún tipo de aspiración en el organigrama de la entidad. Consciente de que acertar el tiro sobre el muñeco Teddy vale muchos puntos, Antón Reixa se despachó ayer a gusto durante la presentación de su candidatura a la presidencia de la SGAE en relación a la gestión de Bautista: 'Despotismo', sentenció con una media sonrisa de satisfacción que simulaba el triunfo del bien sobre el mal.

Reixa anunció las líneas vertebrales del programa de Aunir (Autores y Autoras Unidos por la Refundación) para reflotar la SGAE, que pasan invariablemente por ser tan transparentes como el cristal y por vender todos los teatros de la Red Arteria, fruto de una inversión 'megalómana y visionaria'. Reixa repetiría estas dos palabras en varias ocasiones a lo largo de la presentación, porque Teddy, ahora en forma de fantasma, planea todavía sobre todo aquello que lleve el nombre de la SGAE. Quizás por eso Reixa anunció que, de convertirse en presidente, le cambiará el nombre a la entidad.

Anunció que si sale presidente le cambiará el nombre a la entidad

Sin embargo, aunque el candidato insistió en que habrá que cambiar la percepción social de la entidad abordando temas como 'las peluquerías y los conciertos solidarios', la revolución en la SGAE no afectará a uno de los frentes que más desgaste le ocasionaron en su día a Bautista y compañía: su beligerancia hacia las descargas en internet.

Probablemente Reixa no esperaba una pregunta sobre la ley Sinde, pero tras un titubeo inicial sobre 'el tortuoso camino' de la norma antidescargas, el artista gallego terminó siendo tan tajante como el antiguo jefe de la SGAE: 'Hay que acabar con la piratería porque es una ilegalidad. Perseguir a los que hacen dinero con la piratería es ineludible. Seremos muy proactivos para ver por qué eso [el reglamento de la ley Sinde] no va adelante, porque tiene que ir adelante de una forma u otra'.

Este firme posicionamiento llamó la atención por tres motivos: 1) El intercambio de música en internet no ha provocado un descenso en la recaudación de la SGAE; 2) Son numerosos los socios que no están de acuerdo con la ley Sinde porque les benefician las descargas; y 3) Incluso algún miembro de alto rango de la entidad ha asegurado a Público que la SGAE no debería desgastarse con este tema.

'Perseguir a los que hacen dinero con la piratería es ineludible', dice

En relación a la transparencia, Reixa se comprometió a elaborar, antes de seis meses, un código de buenas prácticas, una revisión de las facultades del presidente de la SGAE, la activación de mecanismos de control e intervención y la creación de un protocolo con el organismo regulador (hasta ahora, el Ministerio de Cultura).

Asimismo, prometió un reforma estructural de los estatutos en un plazo de dos años, divulgar los criterios de reparto ('que es complejo, pero debe ser explicable') y abrir el baúl de los derechos anónimos: 'Es urgente activar los resortes de identificación del repertorio pendiente de reparto, porque esos fondos han sido la base de las corruptelas'.

Reixa calificó el proyecto Arteria de 'locura' y destacó que no es rentable ni social ni económicamente. Puso un ejemplo: 'En el Teatro Lope de Vega está El rey león. Los consumidores de cultura no tenían necesidad de que la SGAE pusiese ese teatro porque esa obra de Disney tendría las puertas abiertas de cualquier otro teatro. Tampoco es rentable para el socio, porque ninguno ha escrito El rey león'.

A Reixa le flanquearon cinco miembros de su candidatura: Achero Mañas, Antonio Onetti, Paloma Pedrero, Inés Paris y el infatigable Luis Cobo Manglis, al que Reixa presentó como 'la pancarta ética de Aunir'. 'Manglis es el ejemplo de coraje y honestidad de la lucha contra la corrupción en la SGAE', alabó Reixa.