Público
Público
desescalada cultural

Las ayudas al sector cultural: entre la "moderada satisfacción" y la "sensación de indefensión"

La acogida por parte del mundo de la cultura de las medidas aprobadas por el Gobierno para reanimar el sector genera reacciones diversas. De la sensación de una cierta reparación, a la incomprensión o la indefensión.

Música en directo
Música en directo en tiempos precovid.- REUTERS

El ansiado paquete de medidas ya llegó. Tras aquella infausta comparecencia del ministro Uribes en la que, parafraseando a Welles, aseguraba que "primero va la vida y luego el cine, aunque la vida sin el cine y la cultura tiene poco sentido”, parece que las aguas han vuelto a su cauce. Si aquel día anunciaba que no habría medidas específicas para la cultura, este martes reculaba y anunciaba un Real Decreto-Ley con medidas destinadas a paliar los efectos de un parón que en la cultura esperan como agua de mayo. Con todo, la alegría va por barrios. Los ánimos varían en función del sector.

En concreto, la inversión alcanza los 20 millones de euros en un fondo de garantías que permitirá un volumen crediticio de cerca de 780 millones de euros. Además, el ministro ha aprobado por primera vez un paquete de ayudas a los exhibidores. Lo hace con un fondo de 13.252.000 euros destinados a sufragar los gastos de las salas relativos a la adopción de los nuevos protocolos de seguridad e higiene y a las campañas promocionales. Una medida que, como es natural, ha sido acogida con satisfacción por parte de los representantes de las salas de cine.

Exhibidores: “La primera vez que se da al sector una ayuda así”

La Federación de Cines de España (FECE) ha celebrado la aprobación y ha pedido que se sumen las comunidades autónomas y los ayuntamientos en el apoyo a la cultura, con medidas como las bonificaciones al IBI. Su portavoz, Borja de Benito, señala que los exhibidores valoran de forma "positiva" esta medida porque "es la primera vez que se da a sector una ayuda de este tipo" que, además, "reconoce la importancia de las salas de cine".

Por su parte, Octavio Alzola, responsable de programación y marketing de los Cines Renoir, afirma que "es difícil de momento valorar los efectos que tendrán a medio y largo plazo". Alzola ha querido también subrayar la importancia de "ser más originales y reinventarse para salir de esta con más fuerza", y ha querido añadir que "las ayudas no se corresponden con las pérdidas sufridas por el sector".

Promotores teatrales: “Moderadamente satisfechos”

Jesús Cimarro, presidente de la Federación de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), Jesús Cimarro, ha valorado "positivamente" la aportación para las artes escénicas de más de 38 millones de euros. El sector de las artes escénicas, ha dicho, está "moderadamente" satisfecho con lo aprobado y tiene "la esperanza" de que se puedan implementar pronto otras medidas "fundamentales" para superar la crisis. 

Cimarro ha valorado que la prestación de desempleo se establezca en 120 días para quienes hayan cotizado entre 20 y 54 días y de 180 días para quienes superen los 55, "algo muy importante porque se había quedado en el limbo una parte importante de los trabajadores".

Los teatros, ha subrayado Cimarro, "dan por terminada esta temporada" y trabajan con un horizonte de reapertura para la próxima, a partir de septiembre. Su voluntad es que los aforos puedan ser de un 100%, no de un tercio como se ha establecido por Gobierno para próximas fases de la desescalada del confinamiento, y por ello quieren plantear un protocolo de actuación al ministerio de Sanidad que garantice la seguridad de trabajadores y espectadores en las salas.

Actores: “Es muy positivo que se valore la intermitencia”

Desde la Unión de Actores, su secretario general, Iñaki Guevara, ha considerado "muy positivo" el hecho de que "por primera vez se tenga en cuenta la intermitencia" que rige los contratos de los trabajadores artísticos y se les permita acceder a las prestaciones por desempleo. 

Pero no todo van a ser parabienes. Desde la Unión de Actores han lamentado que no se haya incluido su petición de crear una ventanilla única en el Servicio Público de Empleo para los artistas, con funcionarios especializados para agilizar el cobro de las prestaciones y que no se demoren meses.

Un residente pasea junto al teatro parisino Studio de l'Ermitage.- REUTERS

Música en vivo: “Tenemos sensación incomprensión”

El sector de la música en vivo es el que peor valoración hace de las medidas aprobadas. "Creemos que son incompletas y echamos en falta decisiones que son puramente normativas", apunta Kin Martínez, de la Asociación de Promotores Musicales (APM). La demora por parte del Gobierno a la hora de tomar una decisión con respecto a la celebración de festivales de música este verano, trae de cabeza al sector. "Sabemos que los grandes eventos no podrán celebrarse, sólo necesitamos que nos digan que por fuerza mayor tendrán que cancelarse y así se podrá definir oficialmente esta situación". 

Una indefinición que no les permite, por ejemplo, proceder a la devolución de entradas, ya que muchos festivales no están, a día de hoy, cancelados. "Nosotros queremos cuidar al consumidor, no queremos perderle y para ello tenemos que darle confianza, o lo que es lo mismo, ofrecerle una explicación, algo que no podemos hacer porque seguimos sin una respuesta al respecto por parte del ministerio, por eso tenemos esta sensación de incomprensión", apostilla Kin.  

Desde la Asociación Estatal de Salas Privadas de Música en Directo (ACCES), su director, Armando Ruah, se muestra crítico con el hecho de que "no se haya incluido un tema crítico para la supervivencia de la música en vivo como es la aplicación de la causa de fuerza mayor para permitir una gestión ordenada de la cancelación y el aplazamiento de los eventos musicales, o la gestión de la devolución del importe de las entradas de estos eventos llegado el caso". 

Por último, tanto Kin Martínez como Ruah denuncian que se haya excluido al sector de la música en aspectos como el tratamiento del Impuesto de Sociedades, o del IVA, la concesión de subvenciones directas para las salas de conciertos y otras medidas de apoyo específicas en relación a la ampliación de los períodos de las medidas para atender la reducción de ingresos por los derechos de propiedad intelectual de ejercicios venideros.

El sector del libro: “Medidas positivas, pero insuficientes”

La Asociación de Cámaras del Libro, que agrupa a editores, distribuidores y libreros, a través de un comunicado ha valorado las medidas propuestas como "positivas, pero insuficientes". Dicen seguir echando en falta medidas clave para pervivencia del sector como "la puesta en marcha de un programa de compras públicas de libros destinados a las bibliotecas públicas, universitarias y escolares a través de las librerías de proximidad o la aprobación de un bono-libro que permita incentivar el consumo de libros tras la reapertura de las librerías". 

Además, coinciden con el sector de la música en criticar que el instrumento para las líneas de crédito sea la sociedad Audiovisual Finanzas SGR, vinculada al sector del cine, lo que les "genera grandes dudas ya que se trata de una entidad que tiene un absoluto desconocimiento de las peculiaridades del sector del libro y de sus necesidades". Por último, consideran que, al establecer un mínimo de 40 millones para todos los subsectores, "no se ha conseguido una proporcionalidad que se corresponda con el peso real del sector del libro".