Público
Público

La cámara que le robó el alma a la ciudad

La exposición 'Cámara y ciudad. La vida urbana en la fotografía y el cine' explora los límites de la fotografía urbana y lo hace la mano de algunos de sus principales exponentes. 

'Historias verdaderas I', una de las obras que componen la exposición 'Cámara y Ciudad. La vida urbana en la fotografía y el cine'.- HANNAH COLLINS
'Historias verdaderas I', una de las obras que componen la muestra 'Cámara y Ciudad'.- HANNAH COLLINS

Modernidad y ciudad van de la mano. Llevan agarrados desde mediados del XIX y, por lo que se puede ver en la muestra Cámara y ciudad. La vida urbana en la fotografía y el cine, no tienen intención de soltarse. La urbe, con sus sombras de tiralíneas y sus ínfulas de ladrillo, ha sido el lienzo preferido del fotógrafo casi desde sus inicios. Un laberinto sinfín que, de la mano de estos cazadores de instantes, ha ido modelando el futuro, convirtiendo en estética lo que en su día no fue más que un delirio de hormigón. 

Una historia de euforia y ambición, pero también de la profunda desigualdad y la miseria que ejerce la ciudad moderna. Dos caras de una misma moneda que, por lo general, siempre cae en cruz para los mismos. Un espacio para el encuentro y, paradójicamente, también para la soledad. Hablamos de esa inefable sensación de aislamiento y de cómo la ciudad, además de proveer jarana, boinas contaminantes y festivales de cine, nos surte de soledad, pero no una de andar por casa, sino al por mayor, en palés. 

'Escaleras', 1929-30.- ALEXANDER RODCHENKO

Cámara y ciudad. la vida urbana en la fotografía y el cine, que se puede ver en CaixaForum Madrid, gira en torno a varias problemáticas, visibles a través de la mezcla de fotografías históricas, como la icónica serie París de noche de Brassaï, las estampas surrealistas de Cartier-Bresson, junto a obras contemporáneas como los proyectos de Philippe-Lorca diCorcia o Barbara Probst. Todo ello sin olvidar el futuro más inmediato, ese que divisa la urbe a golpe de Google Street View bajo el prisma de Viktoria Binschtok o los hallazgos urbanos de Paola Yacoub.

Con 259 obras de 81 artistas, la muestra propone un recorrido histórico y temático por la historia de la fotografía urbana a través de fotografías, películas, vídeos y material impreso que abarcan prácticamente un siglo, desde la década de 1910 hasta principios de 2010, además de un ámbito novedoso que incluye obras actuales relacionadas con la crisis sanitaria actual. Urbes que se quedaron vacías y que, en su desnudez, evidencian el error que son sin gente.

'Sin título nº 3', 1994.- VALÉRIE JOUVE

La calle, escenario de conflicto

Y en ese laberinto, surgen desencuentros. La calle como escenario social, pero también como campo de batalla político donde se dirimen tensiones atávicas o sobrevenidas. La exposición −aunque no tenga la pretensión de ofrecer una historiografía completa− refleja la idea de que la sociedad es el motor de la historia y la ciudad su inmenso chasis. Siempre al borde de la implosión, siempre renqueante, con el peso de la historia a sus espaldas, con las huellas de nuestra civilización marcadas en su piel.

La estructura de la exposición se hace eco de ese ritmo, alternando entre la imagen fija de la fotografía y la imagen en movimiento. En ese sentido, la muestra invita también a pensar en las especificidades, diferencias y analogías entre las imágenes fijas y en movimiento, en la forma en que las imágenes fijas tratan de condensar un lapso de tiempo incierto en un momento significativo, mientras que los montajes cinematográficos tienden a sintetizar estos momentos para narrar una historia.

'Recogida de colchones para los refugiados'.- Pérez de Rozas (ARCHIVO FOTOGRÁFICO DE BARCELONA)

Melancolía y vigilancia

Así llegamos a la ciudad presente. O lo que queda de ella. Vestigios de un esplendor pretérito que nos devuelve una mirada cargada de melancolía. Instantáneas que nos hablan de declive, pero también de la vigilancia que se ejerce sobre los ciudadanos en la aldea global de la actual era digital. La fotografía, el cine y el vídeo parecen tener la capacidad de documentar los latidos de esa sociedad contemporánea, insaciable e hipercomunicada.

En esta exposición, los protagonistas en las calles y en las imágenes se convierten en los verdaderos actores y la arquitectura de la ciudad constituye su escenario en constante transformación. Por primera vez, se muestran obras relevantes de diferentes colecciones del Centre Pompidou −de los departamentos de fotografía, cine experimental, nuevos medios de comunicación y la Bibliothèque Kandinsky− en diálogo con fotografías y películas de colecciones españolas, con el fin de arrojar luz sobre el modo en que la cámara ha configurado la idea de urbanidad.

Barbara Probst, Exposición 152: Nuev York, Broadway y Broome Street, 04/18/2020, 10:46 h 20202. Cortesía de Kuckei + Kuckei, Berlin