Público
Público

Caravaggio, del éxito de su arte al infierno de sus excesos

La película documental ‘Caravaggio en cuerpo y alma’ traza el viaje en paralelo por la obra y de la vida de este artista, una existencia marcada por el crimen, la huida y una obsesión por la muerte. Un recorrido por 39 años de pintura y tormento.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6

'Caravaggio en cuerpo y alma'

“Huyo para encontrar un nuevo hogar. Que no digan que soy un criminal. Soy un hombre que busca ayuda, un artista que busca misericordia”. La tormentosa vida de Caravaggio, el gran pintor del barroco, y su turbio viaje desde la luz del arte y del éxito al infierno de los excesos y la delincuencia, se revela como la más perfecta interpretación de su obra. Es un diálogo entre la pintura y la vida que el cineasta mexicano Jesús Garcés Lambert aprovecha ahora en Caravaggio en cuerpo y alma.

Rodeado de misterios, constantemente obsesionado, asaltado por una desazón eterna, Caravaggio, en realidad bautizado como Michelangelo Merisi, se erige en protagonista de una apasionante historia en esta película, una producción que inaugura la serie Los grandes del arte en el cine y que llega a las salas españolas después de haberse convertido en un inesperado fenómeno cinematográfico italiano, con más de dos millones de recaudación en su taquilla.

Estallidos explosivos de violencia

Con la participación de los historiadores del arte Claudio Strinati, Mina Gregori y Rossella Vodret, tres de los grandes especialistas en el pintor, la película de Garcés Lambert se rodó en quince localizaciones de cinco ciudades diferentes. En sus imágenes aparecen 40 obras de arte que pueden apreciarse en máximo detalle gracias a haberse grabado con resolución 8K. Junto a ellas, se proyectan algunas escenas simbólicas creadas especialmente para el filme, mientras se escucha la impecable voz del actor Jason Flemyng interpretando al mismísimo Caravaggio en unos monólogos escritos por Laura Allievi.

El insospechado descubrimiento de 2007, cuando se encontró el certificado de nacimiento de Michelangelo Merisi —el 30 de septiembre de 1571 se inscribió, nació el día anterior— abre el turbulento recorrido por la vida de este artista, un hombre condenado por su afición a los bajos fondos, por estallidos explosivos de violencia, por su carácter rebelde y por una creación compulsiva, muchas veces en las antípodas de la decencia de la época.

"Todas las noches estoy alerta"

De sus primeros estudios sobre la luz y la representación de la realidad, Caravaggio fue avanzando prodigiosamente hacia una sofisticación en las transparencias y los reflejos que no se conocían en esa época. Decidido a representar los gestos fugaces, para muchos es el primer pintor moderno de la historia. Autor de obras maestras como David con la cabeza de Goliat, La decapitación de San Juan Bautista o la inquietante La cabeza de Medusa, el hombre intentó con sus lienzos conjurar su padecimiento interior, al borde de la locura.

La imagen de su propia cabeza sobre una bandeja le asaltaba en interminables noches de insomnio. “Desde que maté a ese hombre no hay noche que consiga dormir. Todas las noches estoy alerta”. Era la angustia que sufría por uno de sus crímenes. El 29 de mayo de 1606, en Campo Marzio, mató a Ranuccio Tomassoni, un delito castigado con la muerte por decapitación.

'Caravaggio en cuerpo y alma'

El cadáver de una prostituta

Fue el episodio más grave de una vida de desorden social que inició muy joven, cuando se paseaba con su criado y su espada, de partida en partida de cartas, participando en duelos y metiéndose en cualquier trifulca. La agresión a un mozo en una taberna, al que lanzó un plato de alcachofas provocó su primer enfrentamiento con la ley, con la que nunca más volvería a encontrar sintonía. Otro episodio en que dejó de pagar el alquiler y algunos escándalos con la iglesia, le empujaron a huir de ciudad en ciudad, escapando de la justicia.

Además, Caravaggio se enemistó demasiadas veces con los poderosos. A la iglesia no le gustó que los modelos para sus cuadros religiosos fueran prostitutas y todavía hoy hay quienes no le perdonan que para su magnífico óleo La muerte de la Virgen se inspirara en el cadáver de una prostituta ahogada en el Tíber. En su época, fue muy criticado porque deliberadamente omitió un detalle esencial de ese capítulo sagrado, la ascensión a los cielos de la Virgen.

El último misterio

Milán, Roma, Florencia, Nápoles y Malta acogieron al artista en distintas épocas de su vida hasta un final que todavía hoy está lleno de oscuridad. La teoría que defiende la película de Jesús Garcés Lambert es la de que tras una pelea en una taberna, donde quedó desfigurado y medio ciego, recibió el mensaje de que iban a anular su pena de muerte y decidió embarcarse de vuelta a Roma. Subió a una embarcación con sus cuadros más recientes, pero en Porto Ercole le retuvieron y abandonaron, partiendo la barca con su obra. Dicen que la malaria acabó con él el 18 de julio de 1610 y que su cuerpo desapareció.

Durante cuatro siglos se extendió la hipótesis de que había sido la sífilis la causante de su muerte. Sin embargo, otros investigadores han asegurado que el esqueleto de Caravaggio se encontró en un cementerio de Porto Ercole. Y este mismo año, un equipo de científicos franceses e italianos, tras analizar esos restos, ha sentenciado: el pintor no murió de sífilis ni de malaria, falleció a causa de una infección que contrajo en una pelea al ser herido por una espada.