Público
Público

CINE Los pederastas con los que convivimos

La cineasta Jennifer Fox narra su propia experiencia, víctima de abusos sexuales cuando tenía diez años, en la película ‘The Tale’. Un título necesario y valiente, como en España lo fue la magnífica ‘No tengas miedo’, que rodó Montxo Armendáriz hace siete años.

Publicidad
Media: 4.88
Votos: 8

Fotograma de 'No tengas miedo', la película de Montxo Armendáriz.

Organismos independientes han calculado que existen casi 100.000 víctimas de pederastia cometida por sacerdotes católicos en todo el mundo (estos son solo los casos reconocidos). Hace unos días, Reino Unido estimaba que albergaba a unos 80.000 pederastas activos en la Red y la Agencia Nacional contra el Crimen aseguraba que las imágenes de abusos a menores aumentaron un 700% en los últimos 5 años. En España, el número de denuncias por abusos sexuales a menores aumentó un 15,8% en 2016, pasando de 3.502 en 2015 a 4.056. Y en esas cifras no está incluido el 80% de los casos que no se denuncian.

Espeluznante. Y cualquiera de estos datos es aún más sobrecogedor si se es consciente de que los abusadores de menores no son solo los curas católicos -que, para su eterna vergüenza, pasarán a la historia por este repugnante récord criminal-, sino que estamos rodeados de ellos. Es muy probable que todos tengamos en nuestro entorno a una o varias víctimas de pederastia y a más de un agresor. No es una afirmación amarillista, es una constatación de la estremecedora realidad, tal y como la describen los expertos.

‘No tengas miedo’

"Ten en cuenta que vas a pedir dinero para hacer esta película a muchos abusadores”, dijo uno de estos especialistas al cineasta Montxo Armendáriz cuando estaba preparando la producción de ‘No tengas miedo’ (2011). Magnífica, valiente, honesta y, desgraciadamente, dificilísima y a contracorriente en una sociedad que se ha acostumbrado a proteger a los agresores, la película del prestigioso director navarro era un relato sobre el abuso a menores, las secuelas que provocan estas agresiones, pero también sobre el coraje de las personas que lo sufren para enfrentarse a lo ocurrido y reconstruir sus vidas.

Es una película sobre el coraje de las personas que lo sufren para enfrentarse a lo ocurrido y reconstruir sus vidas.

“Siempre he pensado que el cine debe servir para reflejar lo que pasa en esta sociedad”, declaraba entonces Armendáriz, quien confesó que tras conocer en una cena el caso de una niña de trece años que había sido víctima de abusos y, como consecuencia de ello, padecía trastorno de personalidad múltiple, no pudo abandonar el tema. Empezó a investigar, habló durante año y medio con psicólogos, terapeutas, otros profesionales, muchas víctimas y algunos agresores que estaban en tratamiento.

“Me quedé muy sorprendido cuando descubrí la gravedad de las secuelas físicas y psíquicas… y también por el porcentaje enorme que hay de abusos a menores en la sociedad española. Las últimas cifras oficiales hablan de que el 23% de las mujeres y el 18% de los hombres han sufrido algún tipo de abuso”, explicó a esta periodista en una entrevista. “Sentí la necesidad de que el cine se implicase y se comprometiese”.

‘The Tale’, La historia real de Jennifer FOX

Y el cine lo ha hecho. No ha obviado este problema, aunque con resultados desiguales y generalmente enfrentándose a enemigos que operaban desde las sombras. Como dice Armendáriz, el cine ha servido de espejo de una realidad muy negra que ha afectado también a algunos creadores. Es el caso de la documentalista Jennifer Fox, quien hace solo tres meses estrenó por fin la historia de su propia y trágica experiencia.

El cine ha servido de espejo de una realidad muy negra que ha afectado también a algunos creadores

The Tale’, protagonizada por Laura Dern, es el relato autobiográfico de la cineasta, de la que abusaron cuando era una niña de diez años, y que en la película narra el proceso de aceptación de lo ocurrido y, a través de él, explica las claves de la manipulación emocional a la que fue sometida.

Fotograma de The Tale, una película dirigida por Jennifer Fox

Película curiosa y, sobre todo, necesaria y, sin duda, de ayuda para muchas otras víctimas que, voluntaria o involuntariamente, rechazan el recuerdo de su pasado intentando así seguir adelante con sus vida. Y, a pesar de todas sus virtudes, de su sinceridad y su coraje, el estreno de ‘The Tale’ se ha hecho comercialmente en HBO en medio de un casi silencio bastante sospechoso.

La primera vez que se vio fue en el Festival de Cine de Sundance, donde el silencio también fue protagonista, pero por motivos muy diferentes. Tras la proyección, la sala quedó ahogada por el silencio de la turbación, del horror recién vivido. Hubo, es verdad, quienes criticaron a Jennifer Fox por haber mostrado algunas escenas de los abusos, sin tener en cuenta la sensibilidad, la delicadeza colosal con que se rodaron.

Jennifer Fox: "Nunca usé las palabras 'abuso sexual' hasta que cumplí los 45"

“Nunca usé las palabras 'abuso sexual' hasta que cumplí los 45. Así que realmente quise explicar cómo la niña creó al adulto [...] y cómo la historia que contó sobre sí misma construyó a la mujer adulta en el que me convertiría”, explicaba en una entrevista con Indiewire la directora, a quien su madre ayudó enormemente en ese camino de recuperación. “Mi objetivo era entender cómo y por qué sucedió aquello y ayudar a otras personas y al mundo a comprender cuán complejos y matizados son estos casos. Ese es el propósito de esta película”.

Un título, como el de Montxo Armendáriz, que convierte el cine en una valiosa herramienta capaz de ayudar a las víctimas y, en este caso concreto, necesaria para dar a conocer una realidad que ha sido hasta hace muy poco –y sigue siéndolo en muchos casos- un tabú en esta sociedad. “La sociedad desconoce todo esto porque hay mucha gente interesada en que este tema siga siendo tabú –decía en 2011 Armendáriz-. Son muchísimos los que cometen abusos y muchísimos de ellos tienen poder”.