Público
Público

Estreno en Movistar+ 'Todos mienten' usa el "miedo a decir la verdad" y a perder algo en el camino

Movistar+ estrena este viernes un thriller con toques de humor negro plagado de rostros conocidos.

'Todos mienten', la nueva serie de Pau Freixas, escrita junto a Iván Mercadé, Clara Esparrach y Eva Santolaria
'Todos mienten', la nueva serie de Pau Freixas, escrita junto a Iván Mercadé, Clara Esparrach y Eva Santolaria. MOVISTAR +

Macarena (Irene Arcos) se ha acostado con Iván (Lucas Nabor), su alumno e hijo de una de sus mejores amigas, Ana (Natalia Verbeke). Ella tiene 45 años. Él, 18. El vídeo de su encuentro se ha filtrado y Belmonte, la urbanización de familias de cuentas abultas donde viven, está revolucionada desde el primer al último chalet. Por si eso fuera poco, alguien ha matado a alguien. Ese es el punto de partida de Todos mienten, la nueva serie de Pau Freixas, escrita junto a Iván Mercadé, Clara Esparrach y Eva Santolaria. Se estrena este viernes en Movistar+ con un reparto plagado de grandes nombres.

A Arcos y Verbeke hay que sumarles a sus respectivos maridos en la ficción, Leonardo Sbaraglia y Ernesto Alterio. Y a ellos, a su vez, a las parejas que forman Eva Santolaria y Jorge Bosch y, aunque separados y con Amaia Salamanca de por medio, Miren Ibarguren y Juan Diego Botto. Que sean tan conocidos, explica Pau Freixas, ayuda a generar cierta sensación en el espectador de que se es "parte de esa pandilla". Sin olvidar que, además de populares, son "actores muy versátiles" que han ayudado al creador y director de Todos mienten a dar forma a una serie con un toque de humor negro en la que "parece que estamos frivolizando, pero a medida que avanzas, en la segunda mitad, el tono de frivolidad se va perdiendo porque los personajes cada vez son menos capaces de aguantar esa superficialidad y tú, como espectador, tampoco. La serie se va yendo a un sitio más de thriller y dramático y la comedia se va quedando más al margen".

La génesis de Todos mienten se encuentra en el interés de su creador por volver al thriller después de Días de navidad aunque distanciándose del "perfil de thriller de Sé quien eres con personajes muy racionales, como muy pensados, con grandes estrategias, y que de repente había como planes maestros todo el rato de todos manipulando". Esta vez quería hacer algo distinto, cambiar y poner el foco en ellas, que las mujeres fuesen las protagonistas y que hiciesen cosas impulsivas, contradictorias, que fuesen "personajes intentando salvar situaciones y que eso generase el puzzle del thriller y el misterio". La idea de que la casilla de salida fuese una relación entre profesora y alumno y el revuelo que esto generaría parte, explica Freixas, "del concepto de los grupos de WhatsApp estos de padres que tenemos, que son como un sitio con mucho cariño y mucho amor pero también con tensiones y tal. Mi hijos todavía son pequeños, tienen 11 y siete años, pero cuando lleguen a los 18 ese grupo estará ahí y las cosas que pasarán… Hice una fantasía de eso".

Después vino lo de ambientarlo en un entorno como Belmonte, idílico, donde todo el mundo vive con desahogo y que su creador ve como "una metáfora de la vida perfecta que tiene todos estos personajes". Una vida que acaba saltando por los aires con ese vídeo, una "pieza de dominó" que hace caer otras piezas, secretos y mentiras desatando "una onda expansiva en todo ese barrio". Esa aparente frivolización tiene que ver con cómo se aborda el tema desde "la perspectiva de género, en el sentido de thriller". Sin embargo, el tema está ahí y "tenía claro que en algún momento tenía que enfrentarme al tema de los abusos y decirle al espectador: 'Estamos usando esto como mecanismo, pero vamos a hablar de ello'".

Freixas: "Si por lo que sea te has tomado la serie con frivolidad, hay un momento que te obliga a bajar a tierra"

Y lo hace, cuando la trama está más asentada y las reglas del juego establecidas. Entonces llega ese momento, el de sentarse y hablarlo. Freixas entronca ese inicio algo más frívolo con la realidad de minimizar lo que ocurre en el entorno, cosas que no se ven y sobre las que si se pone le foco se descubre que "debajo encontrarías abusos de poder, muchos mecanismos perversos que tenemos y que nos rodean y que a veces no nos damos cuenta de que están ahí. La serie juega al efecto trampantojo empezando siendo una cosa para tú te integres en ella, te rías, para ir apretando luego (…) Si por lo que sea te has tomado la serie con frivolidad, hay un momento que te obliga a bajar a tierra".

La génesis de 'Todos mienten' se encuentra en el interés de su creador por volver al thriller después de 'Días de navidad'
La génesis de 'Todos mienten' se encuentra en el interés de su creador por volver al thriller después de 'Días de navidad'. Movistar +

En la superficie, lo que ofrece Todos mienten es una historia con un muerto y uno o unos culpables. Aunque quién es responsable de qué es algo que puede dar lugar a discusión y debate. Sobre la culpabilidad material cuenta Freixas que barajó varias opciones. Sin embargo, sí tenía claro desde el principio esa "culpabilidad de fondo que está en el sustrato de toda la serie". Reconoce que "quería que eso formara parte del ADN del final. Para mí era mucho más importante esa parte del discurso que la resolución del crimen. Es satisfactoria para el espectador, que se lo merece, se lo ha ganado. Hemos hecho un viaje y tiene que tenerla (…) Pero para mí es mucho más importante todo lo que rodea a ese acontecimiento".

La mentira como medida y motor

En su anterior serie, Días de Navidad, Pau Freixas exploraba la verdad como elemento sanador y cómo la mentira, aunque bienintencionada, puede condicionar la vida de toda una familia a lo largo de varias generaciones. Aquí, en Todos mienten, la protagonista no es la verdad, si no su antagonista: la mentira. Grandes, pequeñas, al resto, a uno mismo… las hay de todo tipo y condición. Y, como demuestra la serie, "es imparable". ¿Por qué? Dice el director y guionista que tiene que ver con que "da mucho miedo decir la verdad" porque "tienes la sensación de que vas a perder cosas". En el caso de sus personajes, porque viven en un dilema de "libertad o estabilidad" y se enfrentan a la idea de saber que tienen todo lo que podrían querer y, a la vez, se sienten frustrados por su propia vida. En especial, Natalia. Y si siguen hacia delante como si nada es por miedo a perder lo que tienen.

En 'Todos mienten', la protagonista no es la verdad, si no su antagonista: la mentira
En 'Todos mienten', la protagonista no es la verdad, si no su antagonista: la mentira. Movistar +

"Hay una parte del mentir que tiene que ver con esos miedos, con mentirse a uno mismo (…) Esa mentira para mí es la pequeña mentira. Y las grandes son enormes, pero cuando empiezas esta mentira… Esto aplicado a todo, a tu pareja, tus amigos, tu jefe… Acabas creando un entente cordiale de la mentira y la supervivencia y ahí, cuando entran elementos dramáticos como en la serie, que son cosas muy grandes, el cóctel es explosivo. Pero yo creo que en el día a día, todos hacemos esto", analiza Freixas.

En cuanto a cómo medir, repartir y valorar el impacto de las mentiras, que son muchas en la trama, tenían a su favor (pero también en contra) el hecho de disponer de muchos personajes. Para evitar que el guion se convirtiese en un "festival del humor a la hora de salir mierda por debajo" y al mismo tiempo mantener la mentira como "el ADN de la serie" jugaron con "distintas medidas de las mentiras. Hay algunas que son secretos muy grandes que generan drama porque es tan bestia que si se enteran pasan muchas cosas a nivel legal y de todo tipo. Y hay otras mentiras que tenía que construirlas incluso desde que los personajes eran inconscientes de que estaban mintiendo porque ellos mismos no eran conscientes de que estaban engañando".

Con esa idea en mente hubo de "encontrar la medida justa para cada uno de ellos, que es lo que hace que la serie tenga capas, que puedas decir, la voy a ver desde la perspectiva más frívola del género y tal. O no, voy a entrar en la psicología de los personajes y a entender que yo puedo ser un poco todos ellos".