Público
Público

Fernando Tejero revela que "no quería bajo ningún concepto creer que podía ser homosexual"

El actor ha contado los problemas que ha tenido para asumir su homosexualidad y las consecuencias físicas y sociales que ha sufrido tras hacerlo público.

El actor Fernando Tejero en el Festival de San Sebastián. Imagen de Archivo.
El actor Fernando Tejero en el Festival de San Sebastián. Imagen de Archivo. Raúl Terrel / Europa Press

El actor Fernando Tejero ha contado en una entrevista a la firma de productos eróticos Lelo las dificultades que ha atravesado para aceptar su sexualidad y las consecuencias físicas y psicológicas que le han provocado.

Uno de los momentos importantes en su aceptación fue su mudanza a Madrid. El actor ha confesado que de no haberse mudado a la capital, se habría acabado casando con una mujer e incluso teniendo hijos. "Yo llegué a Madrid en el año 95 creo recordar a estudiar arte dramático y todavía no lo había hablado con nadie", cuenta.

Durante su infancia, el actor sufrió bullying, lo que le llevó a avergonzarse de su tono de voz y su 'pluma', por lo que, según narra, se forzó a si mismo a cambiarlas. "Yo a día de hoy tengo la voz grave por forzarla, por no querer tener esa voz. Yo la pluma me la quité a base de mucho esfuerzo y de no querer tener pluma", confesaba.

Aunque su principal problema no fue que no le aceptasen los demás, sino él mismo. "Yo no quería bajo ningún concepto creer que podía ser homosexual", contaba. Esto le llevó a no hablarlo nunca con sus padres, que se enteraron por la televisión cuando ya era un actor reconocido. "Cuando mis padres se enteran yo ya era una persona conocida y ellos, de hecho, se enteran por la tele porque yo nunca me senté con mis padres para contárselo. Tampoco tenía la necesidad".

Vivir esa doble vida le llevó a los momentos más bajos de su vida. Además de llevar en secreto su sexualidad, tenía relaciones con mujeres, donde "sentía que no estaba completo". "Yo tuve depresión y uno de los motivos fue que es muy difícil tener que andar ocultándolo y fingiendo", narraba.

A pesar de conseguir aceptarse a sí mismo, hay partes de la sociedad que todavía no aceptan su sexualidad. Según cuenta, algunas personas se le han acercado para decirle que se les ha caído un mito por revelar su homosexualidad. "Lo más bonito es que algún día no tuviésemos que hablar de esto. Que fuera una cosa que estuviese normalizada de verdad", concluye.