Público
Público

HIT 'HIT' y el acierto de abordar desde todos los puntos de vista posibles la violencia en las aulas

TVE estrenará próximamente la nueva serie de Joaquín Oristrell, que se adentra de lleno en un tema complejo y a veces ignorado en el que no todo es blanco o negro.

HIT. /RTVE
Una de las escenas de la serie HIT. /RTVE

Varios coches arden durante el recreo en un instituto en el que hace tiempo que el claustro perdió el mando, la autoridad y, en algunos casos, hasta el respeto de un grupo de alumnos que se ha hecho con el control imponiendo comportamientos violentos y de acoso tanto a otros compañeros como a profesores. Ese es el punto de partida de HIT, serie creada por Joaquín Oristrell para TVE de próximo estreno presentada en los festivales de Málaga y Vitoria. Producida en colaboración con Grupo Ganga, se mete de lleno en un asunto tan delicado como la violencia en las aulas

Algo que conviene saber antes de entrar en HIT es su intención de abrir un debate tan interesante como incómodo en base a un guion provocador que ofrece múltiples perspectivas de un mismo problema. No deja indiferente y obliga a pensar en lo que se está planteando. Con un solo episodio visto antes del estreno cuesta saber a ciencia cierta cuáles serán los caminos por los que se dejará llevar, pero lo cierto es que las líneas iniciadas dan la impresión de estar bien marcadas. Aquí no hay culpables o inocentes al 100%. Nadie está en poder de la verdad más absoluta y, pese a todo, queda cierto resquicio para la esperanza, para la curación de ese 'cáncer', como lo define quien debe combatirlo.

El tratamiento para esta enfermedad lo impone Hugo Ibarra Toledo (HIT), un profesor al que despidieron de su último trabajo como docente que arrastra un trauma complicado de superar y que se gana la vida dando conferencias, escribiendo libros y lanzando consejos sobre la educación. Un personaje controvertido que levanta tantas pasiones como odios. No es la típica persona que cae bien a todo el mundo. Todo lo contrario. Y ahí, y en la interpretación de Daniel Grao, es donde se encuentra el atractivo de un personaje que, en palabras del actor durante la presentación de la serie, "intentará ver los nexos entre las situaciones dolorosas mal gestionadas y las acciones como quemar coches".

A él es a quien recurre desesperada Ester (Olaya Caldera), la directora de este instituto llamado Ana Frank que podría ser cualquiera de cualquier punto de la geografía española. La violencia en las aulas existe, aunque en España no alcance, ni de lejos, la envergadura de lo que ocurre en Estados Unidos. En ambos casos mirar hacia otro lado no es la solución. Lo que plantea Oristrell consiste en poner el foco en ella y en los implicados en la misma: profesores, estudiantes y padres. Todos son parte del problema, pero también de la solución.

HIT habla de la autoridad, de marcar límites, del respeto, de la desmotivación tanto del alumnado como del profesorado, de la negación del 'mi hijo no' y el 'es culpa de las compañías' de algunos padres… De todo eso trata la nueva serie de TVE. Pero no se queda en eso, sino que intenta ir un poco más allá y, una vez expuesto el conflicto, recorrer el camino hasta su resolución. ¿Se puede reconducir una situación tan enquistada como la de este instituto televisivo? El primer episodio se aventura a proponer que sí. De cómo se desarrolle ese viaje en el que Grao es una suerte de capitán de barco a punto de hundirse que necesita que toda la tripulación achique agua en lugar de saltar por la borda depende su éxito.

Durante la presentación de HIT, Oristrell, que codirige la serie junto con Álvaro Fernández Armero y Elena Trapé, explicaba que lo que expone el guion es "dejar de estar en una situación en la que estamos y ser conscientes de que estamos enfermos. Y el embrión de ese sistema es el colegio (…) Pretende decir que algo ocurre en la educación, poner una alarma y contar lo que está ocurriendo" y que resulta un "tema esencial".

Asesorados por expertos y con un reparto joven al que será interesante seguirle la pista, HIT incluye en su trama de diez episodios otros aspectos como la sexualidad, las autolesiones, las adicciones (no solo a los estupefacientes) y, siendo una serie de instituto, la presión de los exámenes, el futuro incierto que depende de lo que hagan ahora y la búsqueda de identidad propia de la edad. Lena (Carmen Arrufat), Gus (Oriol Cervera), Silvia (María Rivera), Nourdin (Nourdin Batán), Darío (Gabriel Guevara), Marga (Leire Cabezas), Jaco (Melías Jesús), Andrés (Ignacio Hidalgo) y Érika (Krista Aroca) son los nueve adolescentes problemáticos a los que intentará 'curar' HIT.