Público
Público

El melodrama sexual de Jaime Gil de Biedma

Una película conmemora los 20 años de la muerte del poeta

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Es el año 1959 y en la pantalla aparece un joven divirtiéndose con un muchacho en Filipinas. Así empieza El cónsul de Sodoma, una película que repasa la vida de Jaime Gil de Biedma y que se estrena este viernes, 8 de enero, coincidiendo con el vigésimo aniversario de la muerte del poeta. Poesía, sexo y política son los motores de una producción que está basada en los diarios personales del poeta, pero sobre todo en la biografía que Miquel Dalmau escribió sobre el autor de En favor de Venus.

Jordi Mollà es el encargado de interpretar a Jaime Gil, 'un hombre de izquierdas, homosexual, hijo de la alta burguesía y que a los 30 años ya se sentía viejo', según el director de la cinta, Sigfrid Monleón. 'Jordi es uno de los mejores actores de su generación. Él trabaja a partir de la voz y tratándose de un poeta, el tono era muy importante', añade el cineasta.

Antes del rodaje, Jordi Mollà estaba ya fascinado por la figura del poeta. Esa predilección por los versos del escritor le empujó a rechazar un papel en la serie Perdidos. El actor tuvo total libertad para encarnar a un hombre atormentado que murió de sida y que devoró con pasión su vida. Mollà, que confiesa su habilidad para escaparse de la realidad, se siente identificado con los versos de Gil de Biedma. A pesar de su lucha contra el tiempo, era un hombre atormentado. Brillante, divertido, entregado a sus amigos pero con un fondo de tormento, por eso la película tiene aire de melodrama' argumenta Monleón.

Antes de la llegada a los cines, la película ya ha generado polémica por las escenas de sexo explícito que contiene y por la legitimidad de los derechos. Dos puntos para los que los responsables de la producción tienen respuesta. Referente al sexo, Monleón justifica las abundantes escenas afirmando que 'se trata de un simulacro, de una ficción y no de un biopic al uso. Me interesa el Jaime que se fue construyendo a sí mismo en su obra, poema a poema; ese sujeto poético que se forjó y los tres grandes temas que lo atravesaron: la identidad, el paso del tiempo y la experiencia amorosa'.

El debate sobre el tema de los derechos se zanja con un nombre: Carme Balcells. La veterana agencia literaria es quien tiene la custodia de toda la obra creada por Jaime Gil de Biedma, no la familia del poeta.

La película trata aspectos de la vida cotidiana de Jaime Gil de Biedma, no sólo su vida sexual, sino también la relación con sus amigos y el vínculo espinoso con su familia, propietaria de la Compañía de Tabacos de Filipinas. Para ello, el director utiliza desdoblamientos del personaje en los que se mira a sí mismo y donde la poesía entra en juego en voz en off. El reparto se completa con el estreno en el cine de Bimba Bosé en el papel de Bel; Álex Brendemühl interpreta a Juan Marsé y Josep Linuesa en el papel de Carlos Barral, entre otros.

El productor de la cinta, Andrés Vicente Gómez, cuenta que a la familia de Jaime no le han molestado los desnudos, aunque poco se sabe de lo que opina la sobrina más conocida del poeta, Esperanza Aguirre. 'Sodoma está en todas partes', afirma en una escena el personaje de Jaime Gil de Biedma, y ese es el ambiente que Monleón eligió para su película.