Estás leyendo: Misioneros laicos

Público
Público

Misioneros laicos

 

 

EULÀLIA IGLESIAS

EN UN LUGAR MEJOR

FICHA TÉCTICA






EN SÍNTESIS

Anton, separado, trabaja de médico en un campo de refugiados. En sus ratos libres, va a Dinamarca a ver a su hijo Elias, que sufre acoso escolar. Un agresivo alumno nuevo saldrá en su defensa. Oscar a la mejor película extranjera.

COMENTARIO

A Susanne Bier probablemente no le gustaría el libro 'Blanc bo busca negre pobre' (Blanco bueno busca negro pobre) de Gustau Nerín, donde el antropólogo arremete contra el concepto occidental de cooperación con África, según él basado más en la autosatisfacción personal que en el desarrollo. Y es que la presentación del cooperante Anton en este filme resulta un compendio de todos los tópicos eurocéntricos que arrastra esta práctica actualizada y laica del misionerismo. Es el único blanco del lugar y actúa como un padre protector al que los niños saludan alborozados. Su figura está revestida de un halo romántico. Funciona como una versión concienciada y del siglo XXI del aventurero en tierras exóticas, como sucedía también con el misionero de 'Después de la boda' (Bier, 2006).

La simpleza con que se aborda el personaje impregna toda la reflexión sobre la violencia que pretende desarrollar 'En un mundo mejor', empezando por el burdo paralelismo entre la 'subdesarrollada' África y una Europa que, mira por dónde, también esconde un lado oscuro bajo su apariencia civilizada. La violencia engendra violencia, de acuerdo. Pero Bier no se atreve a explorar las consecuencias de una agresividad desatada o, en el lado opuesto, de una pasividad buenista, a pesar de que llega a plantear el tema en la secuencia más interesante, cuando Anton se presenta en el trabajo de su agresor para hacer gala de que él siempre pone la otra mejilla. El filme no cruza en ningún momento los límites del drama bienintencionado que pasa de puntillas por los asuntos verdaderamente espinosos y acaba masajeando, más que poniendo en alerta, la conciencia de los espectadores.