Público
Público

"Las mujeres ven a su príncipe en mis libros"

Federico Moccia estrena la secuela de su gran best seller

BRAULIO GARCÍA JAÉN

El italiano Federico Moccia (Roma, 1963) pagó de su bolsillo la edición de su primera novela, Tres metros sobre el cielo. Doce años después, una editorial italiana decidió rescatarla: "La gente la estaba fotocopiando porque no la encontraba en las librerías" y ahora sus historias de amor, encuadernadas y distribuidas por los mayores grupos editoriales del mundo, las leen millones de personas. El fenómeno Moccia, con sus títulos rotulados simulando una caligrafía manual, saltó al cine y la adaptación del último, Perdona pero quiero casarme contigo (Planeta), llega hoy a la pantalla grande con el mismo título: "Siempre es muy difícil saber el porqué del éxito", explica el autor.

Lo que sí tiene claro es que "detrás de un gran éxito siempre hay una gran necesidad". Y que entre 1992 y 2004, que fue lo que tardó en reeditarse su primera novela, habían cambiado muchas cosas: "Antes no había teléfonos móviles, ni correo electrónico. Tenías que escribir, esperar el correo, una semana, 12 días, un mes y por fin llegaba la carta, escrita a mano, y la abrías", dice. La versión española de Tres metros sobre el cielo se convirtió en la película española más taquillera de 2010.

El autor de Perdona pero quiero casarme contigo' ha dirigido su adaptación al cine

Así, en los tiempos del amor líquido, de lo fragmentario y las relaciones provisionales, sus lectores actualizan la metáfora del amor esposado. Y puentes de Roma, Florencia, París han aparecido con miles de candados colgando, algunos menos en los de Triana, en Sevilla, y de la Nova Icaria, en Barcelona. Seguramente, esos lectores, imitando a los personajes de otra de sus novelas, Tengo ganas de ti, tiraron también las llaves al río en señal de compromiso eterno. "Cuando te gusta una persona, te olvidas de internet y del amor líquido y de las relaciones fáciles", comenta Moccia que, antes de triunfar como novelista romántico, trabajó como guionista y director de programas de televisión.

Él mismo ha dirigido, como ya hizo con su anterior novela Perdona si te llamo amor, la adaptación al cine de su secuela Perdona pero quiero casarme contigo. "Un escritor es como un actor que entra en los personajes que ha decidido contar", dice para descartar que escriba pensando en los adolescentes o las mujeres en particular. Los protagonistas, Raoul Bova y Michela Qua-ttrocioche, también repiten.

La película española más taquillera de 2010 es una versión de otra de sus novelas

"Es una comedia y despiertan la risa tanto en los hombres como en las mujeres", añade respecto de su última obra llevada al cine. "Obviamente, las mujeres en este tipo de libro ven a su príncipe, o se sienten por lo menos consideradas y se alegran. Están felices porque en ellos se respeta su parte romántica. Pero creo que los hombres también se divierten porque se reconocen cuando se les toma el pelo", añade en un hotel madrileño, donde su madre espera a que acabe las entrevistas.

Hijo de Giusseppe Mo-ccia, guionista y director de una extensa filmografía, debutó en el cine como ayudante de dirección de su padre en Attila flagello di Dio en 1981. Pero se siente más seguro frente a la página en blanco. "No porque me considere un gran escritor, sino porque me sale con más naturalidad", comenta.