Público
Público

“El mundo debería redescubrir a Ernesto Guevara”

Jorge Denti recupera en su nueva película la figura del Che antes de la revolución. Con 'La huella del doctor Ernesto Guevara', el cineasta defiende la idea internacionalista de “un mundo unido en la cultura y la educación”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 11

El rostro antes del icono. La mirada de un joven médico revolucionario.

Madrid.- “Los viajes por América Latina me han hecho conocer la miseria, el hambre… He visto cosas que me han parecido ¡tan importantes!… Este vagar sin rumbo por nuestra mayúscula América me ha cambiado más de lo que creía”, reconocía en sus diarios Ernesto Guevara, un joven médico entonces, que viajó de leprosería en leprosería por los diferentes países del continente, en los que fue ganando experiencia científica, política y, sobre todo, humana. La huella del doctor Ernesto Guevara, nueva película documental del veterano Jorge Denti, repasa aquellos años, una época esencial de formación que revela algunas de las claves de esta figura fundamental de la cultura y la historia del siglo XX.

“Él defendió la idea de un mundo unido en la cultura
y la educación, sin separatismos"


“El Che tapó a Ernesto Guevara y todo su pensamiento, por eso hay que volver a él, porque puede servir mucho hoy a las generaciones de jóvenes”, dice Denti, que con su película describe a un “médico humanista”, un enamorado de los libros -“lector voraz”- y un ferviente internacionalista. “En Guatemala los dos nos volvimos internacionalistas. Los dos cogimos por primera vez un fusil para defender otro país”, recuerda Jorge Risquet en la película, en la que Denti sigue las huellas de Ernesto Guevara hasta finales de 1955 —“Ahora viene lo bravo, vieja”—, en que amaneció el revolucionario.

“Él defendió la idea de un mundo unido en la cultura y la educación, sin separatismos –sentencia el cineasta-, y de eso podrían aprender mucho las generaciones de jóvenes de hoy. El mundo debería redescubrir a Ernesto Guevara”.

Jorge Denti y Alberto Granado, en el rodaje.


Su película presenta un joven que va formándose como ser humano, como político, como médico… ¿hay algún momento de todos los que describe que sea decisivo?
La época de su infancia, además de la de los viajes, lo es. La parte humana de Ernesto Guevara nace de su formación. Ya de pequeño tuvo problemas muy graves de salud y durante unos años no fue a la escuela. La madre fue una persona extraordinaria que le formó en casa, con literatura, poesía… la hablaba de la Guerra Civil española… vivían en un barrio en el que estaba Manuel de Falla y otros exiliados… La figura de la madre es clave en la formación de Ernesto Guevara y lo digo con placer.

Luego vino su formación como médico. Él buscó conocimiento en sus viajes…
La formación que tenían los médicos como Ernesto Guevara era mucho más importante que la que tienen hoy. En la película se ve cómo un médico se formaba en esos años cincuenta, en los que él hizo los viajes por Latinoamérica como prácticas. Ahora estudian con el ordenador. Entonces era el médico humanista, al fin y al cabo, la función del médico es estar al servicio del pueblo. Como decía José Martí, “unir el destino al de los pobres del mundo”.

¿Qué lugar ocuparía hoy Ernesto Guevara en el mundo?
El mundo debería descubrirlo, leerlo. El problema es que el Che tapó a Ernesto Guevara y su pensamiento, por eso hay que volver a él, porque puede servir mucho a las generaciones de jóvenes. La clave está en el amor, las relaciones humanas y la formación. La revolución se hace en el mundo estudiando y dando formación a nuestros hijos.

Hoy sería un internacionalista en un mundo de nacionalismos…
En América Latina hoy hay una integración, estamos tratando de superar los nacionalismos. Mi generación ha heredado el internacionalismo de Guevara, que lo recogió de otros, como Bolívar, de hombres que lucharon por una América libre.

Pero ¿en Europa?
En España, preguntaría a los jóvenes que llegan estos días a las nuevas alcaldías qué piensan ellos de los nacionalismos. Espero que entiendan a Guevara y que su pensamiento les sirva, que sean curiosos y lo sigan. Y en Europa… creo que Europa necesita un nuevo despertar, y éste no tiene que ser con los nacionalismos sino con la integración. Lo que está viviendo ahora Europa es un retroceso histórico, los nacionalismos siempre han traído grandes errores.

La huella de un viaje que cambió la vida de un joven doctor.


Se ha abusado tanto de la imagen de Che Guevara que ha perdido valor, ¿qué sentimientos le provoca eso?
Eso es parte de este sistema, usarte para que pierdas valor. Pero da igual, el poder de Ernesto Guevara era la palabra, el gesto, la mirada. Lo importante en él fue tener la valentía de caminar por el mundo y de pensar que el ser humano era único. Eso es lo que defendió, ¡basta ya de esta farsa, de este mundo de separatismos! Hay que unir al hombre en la cultura, la educación y el amor. Hay que empezar a invertir en eso y no en proyectos estúpidos como proyectiles atómicos y esas cosas…

A un buen conocedor de la historia de América Latina como usted, ¿le ha sorprendido el acercamiento de EE.UU a Cuba?
El acercamiento me parece algo que es positivo. Lo que me ha sorprendido es la figura del Papa, me ha sorprendido en esto, porque gestó esa aproximación silencioso y bien. Es necesario ese acercamiento después de más de cincuenta años de bloqueo.