Público
Público

Música MiL: un festival imposible que se resiste a desaparecer

Xàtiva celebra la quinta edición del festival Música i Lletra, especializado en canción de autor, que, a pesar de las dificultades, reivindica los cuidados y la cultura segura.

Presentación del Festival Música i Lletra (MiL).
Presentación del Festival Música i Lletra (MiL), en Xàtiva (Valencia) CEDIDA

Hay proyectos que parecen destinados a ser flor de un día, intentos infructuosos que chocarán contra la realidad de los números y las tendencias sociales. Pero que, en cambio y contra toda evidencia, arraigan, resisten y, año tras año, vuelven a florecer.

Uno de estos ejemplos es el festival Música i Lletra (MiL), un festival musical dedicado a un estilo minoritario y a menudo desacreditado cómo es la canción de autor, realizado en Xàtiva (València), una pequeña ciudad fuera de las grandes metrópolis que concentran la inversión cultural, que es un escaparate para autores inéditos, que apuesta por la paridad de género arriba de los escenarios y la gestión comunitaria detrás las tramoyas y, además, a precios populares, especialmente para las familias.

¿Qué combinar todos estos elementos y no morir en el intento es imposible? Pues podría ser y, de hecho, el festival Mil estuvo a punto de dar su adiós definitivo después de cancelarse la edición del 2020 por la pandemia. Pero también puede ser que los imposibles sucedan.

Una de estas rarezas se podrá ver en directo, a partir de viernes y hasta el 5 de junio, en el Gran Teatre i Claustre de Sant Domènec de Xàtiva, durante la quinta edición del MiL. Un número que permite decir a sus impulsores que "acaba de empezar" y al mismo tiempo "que ya está muy arraigado" y ya solo le queda crecer.

O no. Puesto que desde el MiL reivindican su esencia de "festival pequeño". "Mejor mil conciertos pequeños que uno de muy grande donde la música quede por detrás de la cerveza", explica el músico Feliu Ventura, director artístico del Mil.

Parejas al escenario

El MiL no solo ha sobrevivido, sino que vuelve más fuerte que nunca, con la veterana Maria de Mar Bonet y el guitarrista Borja Penalba inaugurando el ciclo de conciertos. Los siguientes días, y siempre de dos en dos, tomarán el rellevo el dúo Júlia y Caïm Riba, Ferran Palau y el Petit de Ca l’Eril y Nuria Graham y Maria Jaume, que tendrán la responsabilidad de poner Xàtiva en el mapa musical.

Además de los conciertos de músicos más consagrados, el festival incluye el Certamen de Jóvenes Cantautoras/es, que permite a autores que todavía no hayan editado presentarse en sociedad y con opciones de repartirse 2.700 euros en premios. "A la edición de este año se han inscrito unas 30 personas –explica Ventura- y si continúa como los años anteriores, no solo son grandes en números, sino también con una altísima calidad que aventura un auténtico plantel para la música de autor de los próximos años". De este certamen ya han salido nombres como la cantante de folk barcelonesa Lia Sampai o la cantautora de Castelló, Xiamara Abello.

El hecho que las dos ganadoras anteriores sean mujeres no es casualidad. El Festival MiL ha apostado desde el principio para conseguir la paridad arriba de los escenarios. "En buena medida, esto se lo debemos a la influencia del colectivo Fusa Activa de mujeres músicas –reconoce Ventura- pero cuando lo tienes en cuenta te das cuenta que no supone ningún esfuerzo especial, que se puede hacer y, además, se hace sin renunciar a la mejor calidad. De hecho, nuestro cartel es producto de la calidad". En el caso del Certamen todavía fueron una paso más allá y, en la edición del 2019, buscaron un jurado formado exclusivamente por mujeres. "Esto animó a muchas jóvenes autoras a presentarse en masa, lo que nos dice mucho de la negación de los escenarios que han sufrido muchas músicas", continúa el director artístico.

Cultura segura

"El MiL queremos que sea un festival con intención, y es por eso que cada año tiene un lema que lo representa", explica Ventura. Este año es "Cuidémonos", un alegato a favor de la cultura segura y una reivindicación de los derechos de los trabajadores de un sector especialmente perjudicado por las restricciones sanitarias. Pero también de la cultura necesaria, como afirma Ventura: "entendemos la cultura pública como un bien tan necesario como la sanidad pública, imprescindible para una sociedad sana. Por salud mental, pero también como antídoto contra el autoritarismo". Para facilitar este acceso a la cultura, el MiL apuesta por los precios asequibles, con entradas a precios que oscilan entre los 10 y los 14 euros, pero que se reducen hasta un euro para los menores de 12 años acompañados. "Es nuestra aportación a las economías familiares", asegura Ventura con una sonrisa.

Una cultura pública necesita, pero, de un apoyo y una complicidad de las administraciones. En este sentido, el apoyo del Instituto Valenciano de Cultura (IVC) ha sido clave para conseguir que el Ayuntamiento de Xàtiva replanteara su voluntad inicial de cuestionar la continuidad del festival. En la rueda de prensa de presentación, Marga Landete, directora adjunta de Música y Cultura Popular del IVC destacó su apuesta "para acompañar todas las iniciativas que ayudan al tejido cultural de nuestro territorio y contribuyan a una oferta cultural variada, de calidad y descentralizada. En este sentido, hemos conseguido la consolidación del Festival Música i Lletra y dar impulso a la canción de autor, descentralizada y con una programación tan atractiva y coherente".