Público
Público

Cuando ya nadie creía en brujas

Los hermanos Brett y Drew T. Pierce han arrasado en los autocines de EE.UU. durante la pandemia con 'Madre oscura', un cuento de hadas de terror para el que han creado a una bruja espeluznante, inspirada en el cuento de Roal Dahl y las leyendas de Black Annis y Boo Han.

Azie Tesfai es la bruja de la película.
Azie Tesfai es la bruja de la película.- SELECTA VISIÓN

"Una bruja de verdad odia a los niños con un odio candente e hirviente, más candente e hirviente que ningún odio que te puedas imaginar. (...) Una bruja de verdad disfruta tanto eliminando a un niño como tú disfrutas comiéndote un plato de fresas con nata". La fascinación de los hermanos Brett y Drew T. Pierce por Las brujas, el cuento de Roald Dahl que se publicó en Londres en 1983, ha derivado años después en Madre oscura, la película que ha barrido en EE.UU. durante la pandemia y llega ahora a España.

Cuento de hadas de terror, oscurísimo y turbador, el filme es una producción independiente que se rodó con un presupuesto de 60.000 dólares y ha recaudado ya 1 millón de euros. La pequeña productora de terror IFC Midnight ha hecho historia al poner su película en la lista de los tres títulos que se han mantenido seis semanas consecutivas en el puesto número 1 en la taquilla de EEUU. Así hoy acompaña a Titanic (1997) y Avatar (2009).

El éxito, sin duda, tiene mucho que ver con su presencia en los autocines los meses de confinamiento, pero no lo explica todo. La artesanía que se advierte tras la película, la ausencia de trucos digitales propiciando más realismo a la historia, la invención de una criatura espeluznante y una historia que cuenta muchas más cosas de las que aparenta también han influido.

Almacenando niños para devorarlos

Madre oscura además presenta una atmósfera ochentera y un relato que la conecta con películas clave del género. Ahí está La invasión de los ultracuerpos, de Kaufman; Noche de miedo, de Tom Holland, y La cosa, de Carpenter, con ese monstruo que se hacía pasar por personas que aquí es una bruja que usurpa el cuerpos de mujeres para secuestrar y comerse a los niños.

Desgarra su piel y los mastica. Y lo disfruta, como las brujas de Roal Dahl. Y como la bruja de Leicester, la antigua leyenda inglesa de Black Annis, los secuestra y los va almacenando para devorarlos después. Y, lo mismo que la bruja criolla Boo Hag, usa pieles de mujer para fingir que es una persona y solo se la puede derrotar lanzándole sal.

La bruja de la película de los hermanos Pierce, hecha de "desesperación, terror y oscuridad. La misma materia que nutre las pesadillas", vive en el bosque en una cueva debajo de un viejo árbol. A su territorio ha llegado Ben, un adolescente que intenta digerir el divorcio de sus padres. Mientras explora el pueblo en el que vive ahora con su progenitor, descubre algo extraño en la casa de sus vecinos. Nunca hubiera imaginado que tendría que luchar contra una bruja de más de mil años.

Un momento de 'Madre oscura'.- SELECTA VISIÓN

El depredador perfecto

La criatura ha elegido a su vecina, Sara, una mujer dura con aspecto de rockera, casada y con dos hijos, y se ha metido bajo su piel. La mujer vital y divertida se transforma en un ser maléfico espeluznante, que camina como si tuviera todos los huesos del cuerpo desencajados y tiene un voraz apetito de carne infantil.

"Queríamos que la criatura diera la impresión de ser el depredador perfecto para las familias modernas absortas en sí mismas de hoy en día. En una cultura en la que todas nuestras cabezas están agachadas inmersas en nuestros teléfonos móviles, ¿te darías cuenta si algún miembro de tu familia estuviera poseído por una antigua bruja malévola? No lo tenemos muy claro", escriben los hermanos Brett y Drew T. Pierce en las notas de producción de la película.

Protagonizada por el joven John-Paul Howard y con Azie Tesfai en el papel de la bruja, la historia recorre rincones muy oscuros del ser humano y hace preguntas demasiado inquietantes. ¿De verdad conocemos bien a las personas que tenemos más cerca, a las que amamos? ¿podemos confiar ciegamente en ellas?

El joven actor John-Paul Howard protagoniza la película.- SELECTA VISIÓN

Celosa de las mujeres

"Nada puede ser más terrorífico para los niños que cuando sus padres se separan. La alienación que sientes dentro de tu propia familia viene acompañada por la comprensión de que tus padres poseen una dualidad de cualidades buenas y malas que nunca antes habías sabido que existían. Es este sentimiento el que queríamos inyectar en cada aspecto de la historia y en la criatura misma", dicen los directores que reconocen que ellos mismos sintieron las consecuencias del desequilibrio, de cierta demencia que floreció durante el divorcio de sus padres.

Madre oscura, una herencia de las leyendas folclóricas que sucede en un pueblo con un bosque misterioso, libera de alguna forma la etiqueta de brujas que el patriarcado ha colgado a las mujeres durante siglos. "Siempre nos gustó la idea de que la bruja está un poco celosa del hecho de que las mujeres puedan tener hijos, y celosa del hecho de que pueden ser atractivas. Es algo que se repite en la mitología clásica de brujas", dijeron los directores en una entrevista con Film Inquiry.

Esta nueva bruja del cine no es una mujer. Al revés, las mujeres son las víctimas de esa criatura perversa, un ser malévolo, monstruoso y deforme, que ha nacido para los espectadores en medio de la pandemia de la covid-19 y que ha conquistado la fama cuando ya nadie creía en brujas. Una criatura espantosa que ha llegado en un tiempo también de oscuridad. Como dijeron los Pierce a Majesty, "llega el fin del mundo y nuestra película es un éxito".