Público
Público

Poetas siglo XIX Un romance roto en vida y muerte: Rimbaud y Verlaine nunca se reencontrarán y el mercado toma su hogar

Emmanuel Macron rechaza enterrar en el Panteón de glorias nacionales a los poetas Arthur Rimbaud y Paul Verlaine mientras la casa que ellos habitaron en Londres entra y sale del mercado, a pesar del proyecto para convertirla en centro literario y LGTB.

Verlaine y Rimbaud en una obra pictórica. - Henri Fantin-Latour
Verlaine y Rimbaud en una obra pictórica. Henri Fantin-Latour

CONXA RODRÍGUEZ

Un conjuro del azar se ha alineado en el eje París-Londres contra los poetas Arthur Rimbaud (1854-1891) y Paul Verlaine (1844-1896), cobijados en la capital inglesa para vivir el turbulento romance que amedrentaba a Francia. Rimbaud y Verlaine nunca debieron imaginar que, cerca de su casa londinense y 150 años después, la estación de tren de San Pancras uniría los centros de Londres y París en dos horas y media de viaje. Ellos tardaban varios días para desplazarse de una ciudad a la otra.

El presidente Emmanuel Macron ha anunciado que Arthur Rimbaud y Paul Verlaine no serán enterrados en el Panteón de glorias nacionales en París. Así respondía a la petición de 5.500 firmantes, entre ellos la ministra de Cultura Roselyne Bachelot y diez de sus antecesores, que pedían la reunión de "los dos importantes poetas de nuestra lengua, que enriquecen el patrimonio literario".

"Es justo el homenaje reuniéndolos en el Panteón junto a otras figuras como Voltaire, Jean Jacques Rousseau (...)"

"Es justo el homenaje reuniéndolos en el Panteón junto a otras figuras como Voltaire, Jean Jacques Rousseau, Alexander Dumas, Victor Hugo y Andre Malraux". En una entrevista a Le Point la ministra añade que "podrían ser enterrados de forma separada, pero dada su relación sentimental y la persistente homofobia que sufrieron en su tiempo, la reunión póstuma es relevante".

Contra la citada petición, los familiares (no directos) de Rimbaud, encabezados por una sobrina-bisnieta, y la asociación Les Amis de Rimbaud con 439 firmas argumentan que "Rimbaud empezó y acabó su vida sin Verlaine, quien ocupa únicamente unos años en la juventud de Arthur". Los familiares y la asociación de amigos piden a Macron que no caiga en "la trampa de la corrección política".

Ante esta división de pareceres, el presidente francés, que dispone de las competencias en el asunto, ha decidido seguir a familiares y dejar a los poetas dormir el sueño de los justos en sus actuales tumbas; sus restos continuarán, adornados con flores de plástico, en los cementerios de su lugar de nacimiento; Rimbaud en Charleville-Mezieres (norte de Francia) y Verlaine en el de Batignolles en París.

El anuncio de Macron ha coincidido con una nueva polémica en torno al futuro de la casa que habitaron los poetas simbolistas en Camden (norte de Londres), tras huir de París y descender a la oscuridad y la adicción al alcohol, el opio y la absenta, el brebaje que producía alucinaciones y, para algunos, estimulaba la creatividad. El número 8 de Royal College Street permanece impasible a la sediciosa relación de sus habitantes más conocidos.

Nº 8 de la Royal College Street en Londres. Cedida

Arthur Rimbaud, con 15 años, escribió Ophélie, una de sus obras más relevantes como precursora de la literatura moderna. El aspirante a poeta de provincias escribió a Paul Verlaine, escritor profesional en un período de nuevos enfoques para la literatura francesa e internacional, diez años mayor que Rimbaud. El joven requería tutelaje del adulto. Verlaine le mandó un billete de ida a París, y allí se presentó el adolescente de mente inquieta y de largas entendederas para enhebrar poemas en prosa. Verlaine dejó a su esposa e hijo y se embarcó en una belicosa, y violenta, relación amorosa con Rimbaud, que turbó a propios y extraños.

Verlaine describió a Rimbaud en su llegada a París, "con la cabeza de un niño mofletudo y fresco en el cuerpo grande y huesudo de un adolescente torpe que está todavía dando el último tirón"; y corriendo un tupido velo sobre la relación sentimental, se fugaron a Londres. Con ellos, y sus opios, llegó el escándalo a la recatada sociedad victoriana. Residieron en distintos lugares antes de recalar en Camden, entonces el barrio humeante, pobre y pestilente de Oliver Twist. Malvivían. Verlaine se dedicaba a la enseñanza; Rimbaud acudía a la Round Reading Room de la Biblioteca Británica donde "la calefacción, la luz, los lápices y la tinta son gratis", según escribió él mismo.

Estuvieron juntos hasta 1873 cuando Verlaine abandonó Londres. Se reunieron en Bruselas en un desbaratado encuentro en el que Verlaine disparó contra Rimbaud y fue encarcelado dos años. Su amor estaba teñido de la moraleja: ni contigo ni sin ti. En 1874, Rimbaud escribió Iluminaciones, poemas en prosa que fueron publicados en 1886 sin su permiso, cuando él ya había abandonado las letras y era un comerciante en África. Viajó a Francia para ser tratado por médicos, donde murió con 36 años de edad.

La casa que habitaron en Londres ha pasado por muchas fases desde que ellos se fueron. Su actual propietario, Michael Corby, la compró en 2007 con la intención de crear un centro para promocionar la obra de "los Oscar Wildes franceses". En 2011 se formó la Rimbaud and Verlaine Foundation para convertir el inmueble en "la casa de la poesía", legado de Michael Corby, quien la puso a la venta en octubre pasado ante el pasmo de la fundación que, de momento, ha conseguido sacarla del mercado hasta el 1 de junio de 2021 mientras buscan casi dos millones de euros para comprarla.

"Hemos escrito a Bob Dyland, que se inspira en los poetas, al embajador francés, al ayuntamiento de Camden y de Londres y estamos moviendo cielo y tierra para poder adquirir la casa y seguir adelante con nuestro proyecto de difundir la obra de los poetas, que además de ser un tesoro literario son también un icono para el movimiento homosexual y LGTB", explica un portavoz de la fundación a Público. El escritor Octavio Paz ha bebido también de la decadencia poética de los dos franceses, y el actor Leonardo Di Caprio ha personalizado a Rimbaud en la gran pantalla.