Público
Público

Series HBO Irene Escolar: "Es muy bonito que un trabajo tan especial y diferente quede ahí, parado en el tiempo"

HBO estrena este domingo ‘Escenario 0’, proyecto que abarca seis obras, una por episodio, en las que se aúnan los lenguajes del teatro, el cine y las series.

Irene Escolar y Bárbara Lennie / HBO
Irene Escolar y Bárbara Lennie / HBO

A Escenario 0, producción que estrena hoy HBO, "es difícil ponerle una etiqueta y eso es lo interesante (…). Es difícil encontrar el término adecuado, pero justamente eso es lo que me parece hermoso, que sea una fusión de tantos lenguajes". Quien así la describe es Irene Escolar, creadora junto a Bárbara Lennie de un proyecto que se gestó durante los primeros meses de pandemia, cuando los trabajos se caían o posponían. "Surgió charlando, viendo qué hacer. Teníamos un montaje que se llamaba Las Ficciones, de Pablo Remón, en abril y ante el panorama de que no sabíamos cuándo lo podríamos hacer, de que los rodajes se habían parado… de pronto hubo una especie de necesidad", explica Lennie.

El "hilo" del que tiraron para poner en marcha Escenario 0 fue Hermanas, obra que tienen más que asimilada y aprendida. Cualquiera de las seis propuestas sirve como puerta de entrada, pero, siendo ambas creadoras del concepto y las protagonistas de la obra del francés Pascal Rambert dirigida por Diego Postigo, la suya no solo parece una buena opción, sino que sorprenderá a quien se asome y no conozca un libreto cargado de matices, ideas profundas, grandes discursos y que deja sin aliento tanto a las actrices como al espectador que se deje arrastrar por el torbellino de pasión, talento y capacidad de transmitir de Lennie y Escolar.

Rodarla era una idea que les rondaba la cabeza hace tiempo tras pasar por el teatro y ahora se ha convertido en realidad. "Acabábamos locas y agotadas, pero era tan poderoso [el texto] y tan fuerte todo lo que ocurría… que es muy bonito que un trabajo tan especial y diferente en muchas cosas quede ahí, parado en el tiempo, en HBO, rodado, y que lo tengamos para siempre", reconoce Escolar, quien, además participa como actriz en otros dos títulos, Mammón y Vania.

Las líneas de diálogo, reconocen, la tenían trabajadas y más que "integradas", pero aún así la experiencia ha sido totalmente distinta a la de subirse a un escenario y dejarse la piel en él para darle vida. "Un paseo en comparación", comenta Escolar. Lennie añade que, además de los cambios en la forma de actuar y en el ritmo, "había algo muy interesante para las dos que tenía que ver con ese acercamiento al cine, a la cámara. Dejas de tener cuatrocientos espectadores a los que tienes que llegar para tener una cámara muy pegada a ti que te va a examinar de una manera casi impúdica (…) Esa transición ha sido muy bonita de vivir y más placentera para mí como actriz porque me he permitido poder estar desde otro lugar, no angustiada por tener que expandir la energía".

El significado del texto y su trascendencia 

Hermanas tiene algo que atrapa, un ritmo vertiginoso, unas actuaciones sobresalientes y un uso del lenguaje, de la palabra, cargado de poder y significado. Sobre esto último, Lennie analiza que "hay algo que se repite mucho en la dramaturgia de Pascal que tiene que ver con tomar la palabra, que significa tomar conciencia. Poder nombrar significa hacer existir. Y en ese sentido eso me resuena, me hace pensar y lo hago mío y lo pongo en práctica cada vez más. Hacer el camino hacia eso, hacia la consciencia de lo que está pasando, del mundo en el que vives, algo de parar también. Creo que las obras de Pascal obligan, a veces por exceso de información, a que tu cabeza trabaje de otra forma y puedas escuchar de otra manera".

Aspecto que, continúa la actriz, conviene tener presente "en un mundo que va tan rápido, que está tan lleno de estímulos. Donde a veces es muy difícil saber leer la realidad y tener un criterio sobre el mundo que habitas. De pronto hay algo de estos personajes que sí ponen en primer termino eso: "No, un momento, voy a poder hablar, a poder pensar, y defender y poner en voz alta realidades que no tienen espacio". Eso me parece que es interesantísimo".

Para su compañera de aventura y tablas, "en la pieza hay por un lado un deseo de comunicación y por otro una especie de bloqueo interno en las dos" que provoca que "esa comunicación que ambas desean en su fuero interno no la puedan llega a ejecutar". A la pregunta de si esa incomunicación, esta falta de empatía entre ambas puede extrapolarse a la situación actual, a la sociedad de hoy en día, tras pensarlo detenidamente Escolar señala que lo que les ocurre a estas hermanas, "en esencia, puede ser lo que ocurra extrapolado a otros aspectos de nuestra sociedad. Esa necesidad y esas ganas de que haya un encuentro, pero siempre con algo que te lo impide o que no te facilita esa posibilidad de comunicarse bien y de querer salir adelante juntos".

Uno de los grandes temas que aborda esta obra es la importancia de la palabra, del lenguaje, tan descuidado en algunos ámbitos. "Lamentablemente en España eso no es especialmente resaltable, aún teniendo grandes escritores en nuestra historia. Ni en las escuelas se acaba de poner el foco ahí. No tenemos tanta capacidad de palabra y dialéctica, ni de discurso en general. No tenemos ni siquiera espacios públicos en los que la gente que sepa hable y se les pueda escuchar", lamenta Lennie.

Una apreciación que comparte Irene Escolar, quien señala el teatro como uno de esos espacios en los que se puede escuchar a gente "hablar bien, con entidad", con "preparación" y poniendo voz a "palabras escritas por autores". Una reflexión que, continúa, entronca con lo que supone 'Escenario 0' ya que en HBO llegará a "muchísima más gente que en la platea de un teatro, esa es una realidad y es así".

Bloques de 20 minutos en tres días 

La forma de rodar provoca que no se trate solo de teatro filmado. Sus autoras hablan de la convivencia entre distintos lenguajes con los que han crecido (cine y teatro) que confluyen para dar como resultado lo que ahora se estrena. Cuenta Lennie que lo que hicieron en el caso de Hermanas fue diseñar bloques de 20 minutos teniendo en cuenta lo que podía asumirse a nivel técnico, pero también "lo que nos venía a nosotras mejor en cuanto al viaje dramatúrgico y energético".

Una decisión con varios aspectos positivos, ya que no se llegaba a ese nivel de agotamiento mental y físico del teatro, pero tampoco se rompía el ritmo que requiere un texto como este de haber caído en "la fragmentación que implica el cine". Y este modus operandi de rodaje se hizo extensible al resto de títulos, rodado cada uno siguiendo este esquema y en tres días. "Esto te permite una fluidez enorme. También para los propios cámaras, que están muy habituados a rodar de otra manera y esto fue un reto muy estimulante para todos. Ellos iban con la cámara en mano, durante 20 minutos… es agotador. No solo de esfuerzo físico, sino también de saber leernos, saber cuándo acercarse, cuándo hacer este baile con nosotras… creo que esto fue muy especial", resume Escolar, quien añade que ambas, han estado como creadoras muy presentes en todos los rodajes respetando siempre el trabajo de los equipos.

El resto de Escenario 0 lo componen las obras Los mariachis, con Emilio Tomé, Francisco Reyes, Israel Elejalde y Luis Bermejo; Todo el tiempo del mundo, con Carlota Gaviño, Íñigo Rodríguez Claro, José Juan Rodríguez, María Morales, Mikele Urroz, Óscar Velado y Rebeca Hernando; Mammón, con Irene Escolar, Manel Sans, Nao Albet, Marcel Borrás y Ricardo Gómez; Vania, con Ariadna Gil, Gonzalo Cunill, Irene Escolar y Luis Bermejo y, por último, Juicio a una zorra, con Carmen Machi.