Público
Público

La Unesco no quiere acero en la Alcazaba

Considera la restauración de la fortaleza almeriense una 'experimentación injustificada'

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

El centro Unesco de Andalucía ha criticado con dureza que se use acero para restaurar la Alcazaba de Almería, un monumento del siglo X. El recubrimiento de tres de las torres de la fortaleza árabe es, según un informe conocido ayer, un ejercicio de 'experimentación injustificada' que rompe con la 'poética del lugar'. Este organismo quiere que se desmonte el metal y se vuelvan a usar los materiales andalusíes.

La Alcazaba de Almería (construida en los siglos X-XI) lleva años siendo restaurada. Hasta 2010, se venían usando las técnicas y materiales propios de la época de Almanzor. Sin embargo, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía decidió dar un aire de modernidad a la rehabilitación de la muralla de Jayrán. El arquitecto Jesús Basterra recubrió dos de las torres de la fortificación y tres de las terrazas con acero corten, que presenta un característico oxidado en su superficie.

Para el Centro Unesco de Andalucía, este material 'presenta una textura lisa y un color marrón oscuro que supone un tremendo contraste con el resto de la muralla', se puede leer en su informe. Además, dada la cercanía al mar, 'el acero corten tiene la desventaja de que producirá manchas de oxidación sobre las fábricas antiguas de tapias situadas debajo'.

'El informe coincide con todo lo que hemos venido sosteniendo', dice Francisco Verdegay, de la Asociación Amigos de la Alcazaba. 'Ni legalmente, ni por razones estéticas se puede permitir el acero', añade. A Verdegay le parece que se trata de una actuación frívola. 'En la otra zona se ha hecho con tapial y eran torres en peores condiciones', explica. El tapial es una mezcla de tierra arcillosa, piedras y cal que da su color ocre claro característico a las fortalezas andalusíes.

Para la Unesco, la actuación 'es aún más grave cuando se hace sobre un Bien de Interés Cultural de propiedad pública, con promoción y financiación también públicas'.