Público
Público

El Atlético deja helado al Real Madrid

Goleada colchonera (4-0) en una tarde redonda en el Calderón ante un líder irreconocible. Los cuatro goles llegaron con jugadas desde la banda. Los de Simeone le toman la medida a los derbis y recortan a cuatro puntos su desventaja.

Publicidad
Media: 4.63
Votos: 16

Tiago celebra el primer gol del Atlético ante el Real Madrid. /REUTERS

MADRID.- Solo un hubo un equipo en el derbi disputado en esta friolera tarde en el Vicente Calderón. Y ese fue el Atlético de Madrid, que pasó por encima en todos los aspectos a un Real Madrid que firmó un pésimo encuentro y no aprovechó la ocasión para distanciarse de un rival directo por la Liga. Los rojiblancos firmaron una goleada (4-0) sin paliativos gracias a la intensidad impuesta desde el pitido inicial y al juego incisivo por las bandas. De ahí vinieron las jugadas de los cuatro goles, que firmaron Tiago y Sául en la primera parte y Griezmann y Mandzukic en la segunda.

La mala noticia para Diego Simeone fue la lesión de Koke, que sufrió una rotura fibrilar en los isquiotibiliales de la cara posterior del muslo izquierdo en el minuto 10 de partido. Todo lo demás fueron buenas noticias. Comenzando por el fallo de Casillas en el remate de Tiago, que dio lugar al primer tanto del encuentro. El tanto, antes de alcanzar el cuarto de hora de partido, asentó el juego de los locales y terminó por descentrar al líder, que no volvió a sentirse cómodo.

Ancelotti, que alineó a Khedira y a Coentrao por el lesionado James y el sancionado Marcelo, vio cómo su centro del campo era superado una y otra vez y su equipo se rompía sin remisión. A eso se unió la desaparición de la BBC. Cristiano, Benzema y Bale pasaron sin pena ni gloria por el Calderón.

El Atlético, mucho más centrado e intenso, se impuso con claridad ante un líder sin ideas ni capacidad de reacción

El Atlético, que le tiene tomada la medida al Real Madrid en los últimos derbis, logra el objetivo de volver a engancharse al tren de la Liga y terminará la jornada a solo cuatro puntos de su rival de esta tarde, que mantiene el liderato pero que sale muy tocado anímicamente de este nuevo derbi. 

El Atlético de Madrid rozó la excelencia en un partido en el que le salió todo lo que intentó ante la pasividad de un Madrid sin ideas ni soluciones a los problemas que le fueron apareciendo durante el partido. El técnico italiano Carlo Ancelotti no supo manejar la situación y fue también superado en el particular duelo que se vivía desde el banquillo con Simeone. Las numerosas bajas en defensa parecieron desmontar todo el equipo, un cuadro que en todas sus líneas menguó ante un gigante vestido a rayas rojas y blancas.

Salió el Madrid queriendo la posesión de la que disfrutó siguiendo la tónica de los anteriores derbis. Balón para el Madrid al que el Atleti le dejó el peso del partido, pero con todo el peligro para los rojiblancos, que cada vez que se acercaban a la portería merengue ponían en peligro a la zaga madridista. En el minuto 10 un contratiempo hacía que los del Manzanares se quedaran sin uno de sus principales estandartes. Koke, que arrastraba molestias, tuvo que ser sustituido por Saúl Ñíguez tras recaer de la lesión que arrastraba.

Tiago aprovechó un fallo de Casillas para estrenar el marcador y Saúl anotó el segundo de chilena

Mandzukic, en el segundo palo, la dejó atrás para la llegada de Tiago, que desde segunda línea aparecía para hacer el primero en un fallo de Casillas que no pudo atajar el balón. A partir del gol, los rojiblancos se crecieron volcándose en la portería de un Madrid desdibujado que no acertaba a sacar el balón. En esa avalancha llegó el segundo. Mandzukic, disfrazado de asistente, le puso un balón en el área a Saúl, que con un gran remate de chilena batía a un Casillas que no pudo hacer nada por atajar el disparo.

El 2-0 pareció hundir más a un Madrid que aún no había probado a Moyá. Cristiano, desesperado, no encontraba su sitio, al igual que Bale y Benzema, que no conseguían enganchar ningún balón cerca del área colchonera. Ancelotti, que sólo supo cambiar al portugués y al galés de banda, no encontraba respuestas, una vez más, al planteamiento de Simeone. Nacho y Varane fueron sobrepasados por el ambiente y la desaparición de los hombres de creación del Madrid permitieron que el Atléti jugara a sus anchas.

A la media hora de juego los blancos pisaron área. Una falta escorada botada por Kroos que no acertó a rematar Varane fue la primera ocasión de peligro de la que disfrutaron los madridistas. Apenas cinco minutos después el Atlético volvió a rearmarse y protestó una mano de Khedira dentro del área que Fernández Borbalán no señalizó como tal. Los minutos finales de la primera mitad sirvieron para que los de Simeone se metieran atrás defendiendo un resultado valioso y trabajado ante un Madrid maniatado en todo momento.

El derbi se puso muy bronco en el arranque de la segunda parte hasta que Griezmann volvió a meter el miedo al Real Madrid

Del vestuario salió el mismo Real Madrid que había comenzado el partido, con posesión y encerrando a unos rojiblancos en su área que parecían disfrutar con esa situación. El paso de los minutos el partido se fue poniendo más bronco. Una lluvia de amarillas en apenas diez minutos dificultaron el juego favoreciendo la ventaja colchonera. La primera gran ocasión en los segundos 45 minutos fue de Arda Turan que se marchó rozando el travesaño. Apenas un minuto después llegó la primera gran internada de Juanfran hasta línea de fondo que Griezmann mandaba por encima de la portería de Casillas.

Mandzukic, en uno de sus mejores partidos como rojiblanco, encontró el premio al final del choque

A falta de media hora por disputarse el Atlético se adueñó de balón ante la pasividad de un Madid apático y desdibujado. Sin apenas centro del campo y con síntomas de cansancio, el Atlético aprovechó la inercia y espoleado por una afición enloquecida consiguió el tercero. Saúl asistió a Griezmann para que el francés le robara la cartera a su compatriota Varane y empujara el balón al fondo de la red. Saúl sería sustituido minutos más tarde tras una mala caída en el gol.

Los minutos finales sirvieron para que uno de los mejores del partido, Mario Mandzukic, se sumara a la fiesta redondeando una goleada merecida y propia de los libros de historia. Asistido por Fernando Torres, el croata remachaba de cabeza ante, una vez más, un Casillas que no pudo hacer nada.

Atlético 4 - Real Madrid 0

Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Tiago, Gabi, Koke (Saúl, min 10) (Raúl García, min 71), Arda Turan; Griezmann (Torres, min.76) y Mandzukic.

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Varane, Nacho, Coentrao; Khedira (Jesé, min.45), Kroos, Isco (Illarramendi, min.68); Bale, Benzema (Chicharito, min.73) y Cristiano.

Goles: 1-0 min. 13, Tiago. 2-0 min. 18, Saúl. 3-0 min. 66, Griezmann. 4-0 min. 89, Mandzukic.

Árbitro: Fernández Borbalán (C. Andaluz). Amonestó a Gabi (min. 44), Arda Turan (min. 48), Raúl García (min. 51), Godín (min. 52), Mandzuki (min, 82) por parte del Atlético de Madrid y a Kroos (min. 29) y Jesé (min, 85) por parte del Real Madrid.

Estadio: Vicente Calderón.