Público
Público

Benzema carga contra Deschamps
por plegarse "a una parte racista de Francia" y no llevarle a la Eurocopa

Para el delantero no estar en el torneo "es una de las grandes decepciones" de su carrera y asegura que Valbuena "no ha dicho la verdad" en el caso del chantaje. En Francia consideran "injustificadas e inaceptables" sus declaraciones.

Karim Benzema sostiene la Copa de Europa en la final de Milán. /EFE

AGENCIAS

MADRID.- El jugador francés del Real Madrid, Karim Benzema, se ha mostrado muy crítico con el seleccionador francés Didier Deschamps, del que afirmó que se "ha plegado a la presión de una parte racista de Francia" al decidir no convocarle para la Eurocopa que se disputa en su país por su implicación en el caso del chantaje a Valbuena.

En una entrevista exclusiva con el diario Marca, el delantero del Real Madrid detalla su situación con la selección francesa, consecuencia directa de la polémica generada por el caso Valbuena, aunque asegura: "Francia se dará cuenta de que han sido injustos conmigo". Y considera que no ir convocado "es duro aceptarlo porque en el plano deportivo tenía un sitio en el equipo".

Benzema fue declarado "no seleccionable" por su implicación en dos investigaciones judiciales, una sobre un presunto chantaje con un vídeo sexual al internacional Mathieu Valbuena y otra por su relación en un caso de blanqueo de drogas a través de un restaurante parisino en el que había invertido.

Sobre la polémica del caso Valbuena, Benzema declara en la entrevista que "el único que sabe lo que ha pasado es Valbuena y no ha dicho la verdad". "He querido ayudarle, nada más, y la historia se ha venido contra mí", dice.

El jugador del Real Madrid deja entrever claramente en la entrevista su malestar con la situación generada en Francia para recalcar: "Si fuese una mala persona, o mal aconsejado, no estaría donde estoy" y recuerda: "Tengo cuarenta millones de seguidores en las redes sociales y dicen que la gente no me quiere".

Obviamente, Karim Benzema no ocultó su malestar por no estar en la Eurocopa y reconoció que "es una de las grandes decepciones de mi carrera y es duro aceptarlo, porque en el plano deportivo tenía un sitio en el equipo", pero por otra parte aclara que volvería a jugar con su selección si así se lo pidiesen, pues "en la vida no hay que ser rencoroso". "Si me quieren, por mí sin problemas", recalcó sobre su futuro con los bleus.

En cuanto a las posibilidades de su selección, el jugador del Real Madrid aseguró que "pueden llegar lejos, tienen un gran equipo aunque les falta un poco de experiencia, pero hay un buen grupo, gente joven con ganas y seguro que la afición estará apoyando y eso es muy bueno".

Tras conquistar la undécima Copa de Europa, Karim Benzema también aseguró que el técnico del Real Madrid, su compatriota Zinedine Zidane "es como mi hermano mayor". "Zizou me pide que haga mi fútbol, que haga participar a los demás; no me siento el protegido, si no estoy bien sé que no voy a jugar", aseguró Benzema, quien reconoció que con Rafa Benítez "faltó un poco de comunicación, no hablamos mucho".

Tampoco eludió hablar de su futuro al afirmar: "Siempre digo que estoy en el mejor club del mundo, con ese estadio, la afición, con un nivel de juego muy exigente, con los mejores jugadores del mundo. Lejos de aquí no sé dónde iría, la verdad, no me veo marchándome a otro sitio, estoy en el 'top' y hay otros clubes que dan mucho dinero por jugar con ellos, pero no me gusta eso, a mí me gusta el fútbol y aquí es el mejor".

Francia critica con dureza las palabras del delantero

Sin embargo, las palabras de Benzema no han sentado nada bien en Francia, donde ya las calificado de "inaceptables". Ha sido el secretario de Estado francés de Deportes, Thierry Braillard, el que ha criticado al delantero por su entrevista: "Esas declaraciones son totalmente injustificadas e inaceptables. Esta polémica no tiene lugar de ser".

Braillard subrayó que "de ninguna manera hay racismo en la Federación" y animó a todo el mundo a apoyar al equipo nacional, a nueve días de que comience esa competición deportiva que se prolongará hasta el 10 de julio.

El exprimer ministro y candidato a las primarias de la derecha François Fillon tampoco escondió su decepción. "Creo que es insoportable, en primer lugar porque el seleccionador es soberano. Derivar constantemente los problemas del país a una cuestión de religión, de raza y de etnia no es un síntoma de buena salud", añadió.

La también candidata a las primarias conservadoras Nathalie Kosciusko-Morizet tachó de "muy mediocre" la declaración del jugador, y dijo no ver "esa parte racista de Francia en el conflicto Deschamps-Benzema".