Público
Público

Kaká se presenta de blanco en un Bernabéu abarrotado

El brasileño, que llevará el '8', recupera las presentaciones galácticas. Florentino le dio la bienvenida a 'su nueva casa'

PÚBLICO.ES

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, aclamado por los miles de seguidores que se personaron en el estadio Santiago Bernabéu, oficializó el acto de presentación del primer fichaje de su nuevo mandato, el brasileño Kaká, que lucirá el dorsal número 8 en su camiseta, cifra que portaba hasta ahora el argentino Gago.

Sobre un escenario preparado para la ocasión sobre el terreno de juego, en frente del fondo norte del estadio, Florentino Pérez introdujo la presentación del carioca recordando las señas de identidad del club y las pautas marcadas por Bernabéu.

El presidente, acompañado por los miembros de su Junta Directiva y del presidente de Honor, Alfredo Di Stéfano, quien también fue coreado por la masa madridista, aseguró que hoy cumplía la 'exigencia de los socios' para alcanzar el liderato al que aspiran.

'Por eso damos la bienvenida a su nueva casa a uno de esos jugadores únicos y especiales. Kaká ya está con nosotros', señaló Florentino mientras aparecía el jugador brasileño, vestido de corto y con la camiseta blanca, pero sin lucir todavía número.

'Gracias por haber elegido al Real Madrid como destino. Kaká tenía muchas ofertas, pero él siempre dejó claro que uno de sus sueños era jugar en el Santiago Bernabéu. Tu presencia nos llena de orgullo y nos hará más fuertes', subrayó el mandatario dirigiéndose al brasileño.

Después llegó el turno del protagonista del acto. 'Muchas Gracias, presidente. Buenas noches a todos los madridistas. Hoy es un día muy especial para mí. Estoy muy feliz que esta nueva etapa de mi carrera sea en el Real Madrid', fueron las primeras palabras a los aficionados de Kaká, que las pronunció en español.

El brasileño, asimismo, durante su breve alocución a los aficionados, expresó su 'deseo' de unir su nombre 'a la historia de este club con tantas victorias y conquistas'. 'Hala, Madrid', fueron sus palabras finales de un Kaká que, tras firmar un balón a un niño, se dio un 'baño de multitud' en su vuelta de honor alrededor del campo.

La estrella brasileña aterrizaba esta mañana en el aeropuerto de Barajas poco después de las 7:30 horas procedente de Johannesburgo, donde el pasado domingo ganó con la selección brasileña la Copa Confederaciones de fútbol. En el aeropuerto ya se congregaron varias decenas de aficionados madridistas para saludar y fotografiarse con el astro.

En el mismo vuelo que Kaká llegó a Madrid Luis Aragonés, anterior seleccionador español y esta temporada en el Fenerbahce turco. La presencia de Kaká hizo que Aragonés, justo cuando se cumple un año del triunfo de España en la Eurocopa, pasara completamente inadvertido.

El jugador brasileño se desplazó posteriormente al centro hospitalario madrileño para pasar el reconocimiento médico previo a la firma del contrato en las oficinas del club.

El ex milanista, quien estuvo acompañado en todo momento por su padre, fue sometido a un completo examen médico, físico y radiológico, además de a un estudio específico biomecánico, en el Hospital Sanitas La Moraleja por parte de los servicios médicos del Real Madrid, que destacaron el estado físico del brasileño.

Varios jóvenes aficionados aguardaron a Kaká en la puerta del centro sanitario para fotografiarse con el primer gran fichaje de la segunda etapa de Florentino Pérez al mando del Real Madrid.

Carlos Díez, director de los servicios médicos Sanitas Real Madrid, confirmó que Kaká es un ejemplo de jugador joven especialmente preocupado por cuidarse y mantener un sobresaliente estado de forma.

'Estas pruebas han sido un complemento a las realizadas ya en Brasil (en Recife, justo antes de cerrarse su contratación). Hemos incorporado nuevos protocolos como un estudio biomecánico que sirve para estudiar la marcha del jugador y así poder prevenir futuras lesiones y optimizar el rendimiento. Kaká, como otros tantos futbolistas del Real Madrid, es un ejemplo de futbolista', apuntó Díez.