Público
Público

Mourinho volverá a hablar esta semana obligado por la UEFA

El técnico madridista romperá su silencio tras la polémica de Villarreal. Butragueño no aclara si tras la Champions volverá a no hablar

EDUARDO ORTEGA (@_eduardo_ortega)

Después de días de silencio en el Real Madrid tras la polémica de Villarreal, Mourinho volverá a hablar esta semana en la previa del partido de la Champions que le enfrenta al APOEL Nicosia.

El portugués hablará a los medios, pero obligado por la UEFA, que sanciona a aquellos que no atienden a los medios de comunicación ni dan la rueda de prensa preceptiva. Al técnico madridista le acompañará el jugador alemán Khedira.

Según ha informado el Real Madrid a través de un comunicado en su página web, el luso y el alemán comparecerán este lunes ante los medios a partir de las 16:15 horas.

Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del club, no ha aclarado, sin embargo, si tras la obligada rueda de prensa de Mourinho, volverá la ley del silencio impuesta por el técnico luso.

"Mañana habrá una rueda de prensa a la que acudirán nuestro entrenador y Khedira. Es una situación muy concreta por las circunstancias que se dieron y que confiamos en que pronto vuelva a la normalidad. Durante la semana lo sabremos".

Butragueño ha sido, junto con Miguel Pardeza -que dio entrevistas a varios medios- el único que se ha saltado la ley del silencio impuesta por Mourinho a jugadores y técnicos tras el partido del Villarreal.

"Llevo 25 años en el fútbol y creo que el del miércoles fue un partido extraño, por todo lo que ocurrió, así que creo que era conveniente quedarnos un poquito al margen. El club estima que es lo más aconsejable y no hay más que decir; por ahora esta es la decisión tomada", señaló ayer en declaraciones a Canal+, recogidas por Europa Press, tras la goleada a la Real Sociedad.

Butragueño opinó sobre la actuación de los árbitros. "Deseamos que ojalá que en los nueve partidos que quedan no se equivoquen y no tengamos que estar hablando de ellos, aunque es importante decir que nosotros no hemos hablado de los árbitros", indicó.

El directivo madridista ha seguido este domingo con el mismo discurso:  "El partido de Villarreal fue de gran tensión. Fue una postura tomada por el cuerpo técnico y el vestuario y que nosotros respetamos. Por todo lo que sucedió era conveniente no enfrentarnos a lo mejor a una situación que hubiese perjudicado al club. Sinceramente, en lo personal y después de todo lo que pasó, me pareció razonable quedarnos al margen".