Público
Público

El niño que quería ser como Jordan

Después de dos finales perdidas, LeBron James, considerado por muchos como el mejor jugador de la NBA, ya ha logrado su ansiado anillo

En el colegio jugaba al fútbol americano y al baloncesto. Su privilegiado y prodigioso cuerpo le convertía en lo suficientemente fuerte y rápido como para llevarse por delante a cualquier defensa en el campo o en la cancha.

Veinte años después, odiado y temido a partes iguales, LeBron James sigue demostrando por qué es considerado por muchos como el mejor de la NBA: ya ha sido el jugador más joven de la historia en llegar a los 10.000 y a los 15.000 puntos y da una exhibición de físico y de juego en cada partido. Y sí, ahora ya tiene su anillo.

LeBron Raymond James (30-12-1984) se regocijó en el deporte ante su dramática vida familiar. Su padre, alcohólico, abandonó a su madre -adolescente de 16 años- y a LeBron cuando nació. Su madre, Gloria, tuvo que criar al pequeño sola, sin ayuda y viviendo una vida de nómadas en los peores barrios de Akron, una pequeña ciudad cerca de Cleveland.

La máquina se abrió paso entre la timidez del pequeño LeBron. Intentando emular a sus ídolos Jordan o Kidd, en el colegio y en el instituto demostró de lo que era capaz. A los 17 años era tan bueno y estaba tan sobradamente por encima de los demás que intentó presentarse al Draft de la NBA, y, aunque fue rechazado, puso ya por entonces todos los focos sobre él. La temporada siguiente, tras acabar el instituto, se saltó la universidad y su liga de baloncesto y desembarcó en la NBA.

Con 18 años fue elegido número uno en el Draft de la liga y había sellado un contrato de 90 millones de dólares con Nike. Ya era toda una estrella antes de llegar a la NBA.

LeBron firmó por su cercana Cleveland, donde llegó como su esperanza. Los Cavaliers habían tenido una gran época con finales y playoffs a finales de los ochenta y principios de los noventa, pero llevaban diez años siendo un equipo sin pena ni gloria.

Desde 2005 a 2010 llevó a Cleveland a los playoffs y en 2006 a la primera y única final de la NBA de la historia de la franquicia

Y King James, como se le apoda, fue la revolución que necesitaba el equipo del este de EEUU. En su primera temporada fue elegido el Rookie del año más joven de la historia de la NBA y promedió 20,9 puntos, 5,5 rebotes y 5,9 asistencias por partido. Nueve años después ya ha logrado tres MVP.

Desde 2005 a 2010 llevó a Cleveland a los playoffs y en 2006 a la primera y única final de la NBA de la historia de la franquicia. Los Cavaliers fueron barridos por los Spurs. Pero no era suficiente para LeBron. Quería el anillo que todo jugador de la NBA sueña con ganar, y él, ambicioso como pocos, todavía más.

Así que decidió decir adiós a su querida Cleveland -donde le guardan eterno rencor- y puso rumbo al calor de Miami, donde desde 2011 forma el llamado 'big three' con Dwyane Wade y Chris Bosh. El primer año no pudo ser mejor, se interpuso Nowitzki y sus Mavericks, y LeBron, estrella ya de los Heat, llevó a su equipo a la final de la NBA. Sin embargo, la amarga derrota se volvió a cruzar en su camino.

Pero King James sabía que su oportunidad llegaría antes o después y sólo ha tenido que esperar un año más. James ya ha logrado su ansiado anillo de la NBA. No puede decirse que ya vaya a descansar tranquilo. Su ambición sin límites le llevará a intentar superar los seis anillos de su ídolo, Michael Air Jordan.