Público
Público
Únete a nosotros

Copa del Rey Nueva pitada al rey y al himno de España en la final de Copa

Gran parte de la afición del Barcelona y del Alavés ha protagonizado una sonora pitada cuando Felipe VI entraba al palco del Calderón. Es la tercera vez que el rey escucha los pitos de la afición del Barça en una final

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 17

El rey, Felipe VI, junto al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, escuchan el himno de España y la sonora pitada durante la final de la Copa del Rey en el estadio Vicente Calderón de Madrid.- REUTERS

Entre fuertes pitos y y algún grito de "independencia" ha sido recibido el rey, Felipe VI, por gran parte de la afición que ha acudido al estadio Vicente Calderón de Madrid para presenciar la final de la Copa Del Rey entre el Barcelona y Alavés.

A la entrada del monarca al palco, el himno español empezaba a sonar por la megafonía del estadio y, un gran sector de ambas aficiones ha comenzado a silbar y a generar un alboroto que se ha podido escuchar por encima del himno justo antes del pitido inicial.

Después del recibimiento a ambos conjuntos, con un mosaico con banderas azules y blancas en la zona de aficionados vitorianos y con colores azulgranas, por arriba, y rojo y amarillo, de la bandera catalana, por abajo, en la parte de seguidores barcelonistas, comenzó a sonar el himno español y a la vez silbidos procedentes de las gradas, con los 22 jugadores alineados junto al equipo arbitral.

Una vez concluida la música, los dos equipos se colocaron hacia sus respectivos campos entre los aplausos de la grada para comenzar el choque, en el que el Barcelona aspira a su vigésimo noveno título de la Copa del Rey -es el club más laureado del torneo- y el Alavés buscará el primero, en su estreno en una final de la competición.

Es la tercera pitada Felipe VI ha presenciado. La primera fue en 2015, cuando el título se lo disputaban el Athletic de Bilbao y el Barça. La segunda fue hace un año, cuando el Barça se midió ante el Sevilla, ambas en el Calderón.