Público
Público

Wenger carga a gritos contra el árbitro

El técnico del Arsenal echa toda la culpa al árbitro de la eliminación: "¡No nos has respetado!"

PÚBLICO.ES / EFE

El entrenador del Arsenal, Arsene Wenger, no supo digerir adecuadamente, como es usual en él, la eliminación de su equipo contra el Barcelona en la Champions.

Wenger se quejaba amargamente de la rigurosa expulsión de Van Persie en la segunda parte por doble amarilla, aunque es cierto que el árbitro probablemente también birló un penalti al Barça.

Al final del partido, el técnico francés se acercó al colegiado, el suizo Massimo Busacca, para echarle en cara, a gritos, la expulsión del delantero holandés.

"¡No puedo creerlo, no nos has respetado!", le gritó Wenger a Busacca camino del túnel de vestuarios.

Luego en la rueda de prensa, más tranquilo pero visiblemente enojado volvió a culpar al 100% al árbitro de la eliminación del Barça, en vez de asumir alguna culpa.

Entonces, Wenger ha calificado de "frustrante" la expulsión en el minuto 56 de Robin van Persie, por perder tiempo, y ha acusado a Busacca de "matar el partido" con esa decisión.

El Arsenal no ha tirado ni una sóla vez a portería en los 90 minutos

"Los aficionados del Arsenal y del fútbol en general deben estar tristes. Cualquiera que haya jugado a fútbol jamás se le ocurriría hacer algo así", ha lamentado el técnico francés.

Wenger ha admitido que su equipo ha perdido "con un gran Barcelona", pero ha apuntado que al conjunto azulgrana "es suficientemente bueno para ganar a cualquiera" sin necesidad de que el árbitro le eche una mano: "Esperábamos al menos la oportunidad de poder enfrentarnos a ellos en un partido normal; no perder así".

Además, muy molesto, apuntó que a este nivel de fútbol es "imposible" entender la decisión. "No me imagino que una persona que haya jugado al fútbol tome esta decisión. He hablado con el árbitro y se ha mostrado receptivo, pero debe pensar que tomó la decisión correcta", señaló. 

Para el entrenador del Arsenal, la expulsión de van Persie ha sido clave, pese a que su equipo no ha tirado ni una sola vez a puerta en los noventa minutos.

Preguntado por si, por otro lado, hubiera sido justo que pasara a cuartos de final un equipo que no ha disparado a puerta en todo el partido, espetó: "Una vez nos quedamos con diez ha sido muy difícil. En la primera parte lo pasamos muy mal, y luego fue muy difícil para nosotros".

"Es cierto que en la primera parte el Barcelona nos ha dominado, pero en la segunda había más espacios, sabía que volveríamos al partido y estoy convencido de que, con once, lo hubiésemos ganado", ha sentenciado.