Público
Público

Abanca gana 367 millones en 2017, un 10% más

El presidente de la entidad gallega apunta a EEUU y a Portugal para crecer y asegura que la matriz, el banco venezolano Banesco "no está en venta"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Oficina de Abanca. E.P.

Abanca ha obtenido en 2017 un resultado neto de 367 millones de euros, un 10% más que en el ejercicio anterior, según ha informado este miércoles la entidad en la presentación de resultados. El margen de intereses aumenta un 19,8% y su crecimiento tiene su origen fundamental en la actividad con clientes minoristas, "cuyo aporte es cada vez mayor a la cuenta de resultados".

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, el consejero delegado, Francisco Botas, y el director general financiero, Alberto de Francisco, han sido los encargados de desgranar los datos de la entidad del pasado ejercicio.

El resultado registrado en 2017, según ha destacado Escotet, se ha apoyado en el empuje de los ingresos recurrentes, con un margen básico que ha crecido un 17,6% y en la reducción de activos improductivos, cuyo peso es "solo" el 2,2% del balance, "de los más bajos".

En la base del resultado obtenido se sitúa el incremento de la actividad comercial con clientes: el volumen de negocio total ha quedado situado en 65.556 millones de euros. La concesión de crédito sigue siendo la prioridad de negocio de la entidad. Los créditos a la clientela se han situado, tras crecer un 7,8% anual, en los 27.571 millones.

La morosidad se reduce un 31%, y los nuevos créditos repuntan a más ritmo que la media

En la misma línea, la captación de recursos de clientes ha aumentado un 6,2% y alcanza los 36.865 millones. Los depósitos minoristas crecen un 2,7%, mientras que los productos "de valor" adquieren "un protagonismo creciente".

 Abanca suma catorce trimestres consecutivos de reducción de activos dudosos. La tasa de morosidad registró un descenso del 31% y quedó situada en el 4,7%, 260 puntos básicos por debajo de la media del sector en España. Si además de los créditos dudosos se tienen en cuenta los activos adjudicados, Abanca se presenta como la segunda entidad española con mejor calidad del activo, con una ratio de "tan solo" el 2,2% de su activo total.

Además, la entidad ha llevado a cabo diferentes operaciones de venta de activos improductivos por importe de 1.900 millones de euros, que se han completado sin deterioro de los niveles de cobertura con resultado positivo.

Con un "elevado" nivel de capitalización (ratio CET1 del 14,6% y holgura de 1.762 millones sobre los requerimientos), Abanca afronta así las "oportunidades que puedan surgir" en el sector en los próximos ejercicios, según ha indicado su presidente.

Escotet da por hecho que la venta de Popular y el procés favorecieron a Abanca y mantiene aplazada la salida a bolsa

Escotet, ha apuntado a Estados Unidos y a Portugal en "la busca de oportunidades" para crecer, al tiempo que ha advertido al Gobierno de Venezuela de que "Banesco no está en venta".

A renglón seguido, sobre los países en los que está interesado para crecer, ha indicado que su voluntad es "apoyar" a los clientes en el exterior, y ha dicho que Latinoamérica "sigue siendo" uno de sus mercados prioritarios. "Seguimos estudiando oportunidades", ha avanzado, sobre Estados Unidos. En Europa, ha hecho referencia a Portugal "particularmente", aunque ha explicado que "no hay 'target' en concreto" identificado "en lo inmediato".

Cuestionado por cuántos depósitos incrementó el banco a raíz de la venta de Popular-Pastor por un euro a Santander, y cuántos procedentes de entidades catalanas, ha señalado que la evolución positiva en este ámbito "estuvo favorecida" por ambos procesos, pero ha indicado que "no sabría precisar cuánto" se debió a cada uno.

Sí ha considerado que la "percepción" de Abanca como "banco refugio" tuvo que "haber contribuido", y ha atribuido este hecho al "buen hacer" y la "buena gestión" de su entidad.

Escotet  ha ligado la salida a bolsa de Abanca con la situación de la política monetaria, pues ahora "no tiene sentido" con las condiciones actuales, mientras el entorno siga siendo de bajos tipos de interés. Por ello, ha dejado esta operación "aplazada" hasta que se dé ese cambio en la política monetaria, y ha apostado por "exhibir una historia de capital y resultados como la que se está construyendo" durante los últimos años.

Sobre las amenazas del Gobierno de Venezuela sobre la expropiación de su grupo, Banesco, ha aseverado que estas manifestaciones no tienen "ninguna consecuencia" en "ningún país" y "menos en España".

"Banesco no está en venta, en absoluto. No sentimos ninguna preocupación, ningún tipo de preocupación, sobre este tema", ha sentenciado Escotet.