Público
Público

La autopista AP-1 deja de cobrar peaje a partir del viernes

Itínere se queda temporalmente con el mantenimiento de la vía. La concesionaria subrogará 62 trabajadores, el 55% del total 111 que tenía 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vehículos en el peaje de Armiñón (Álava) de la AP-1. E.P.

La autopista AP-1 Burgos-Armiñón (Álava) se convertirá este viernes, 30 de noviembre, en la primera vía de pago de España que termina su contrato de concesión con una empresa privada, vuelve a depender directamente del Estado y deja de cobrar peaje. Los 20.858 vehículos que diariamente circulan por la autopista, una de las más transitadas, dejarán de tener que pagar tasa alguna a partir del sábado 1 de diciembre.

La autopista, de 84,5 kilómetros de longitud, figura entre las primeras que se construyeron en España. Gran parte de esos usuarios son extranjeros, dado que la vía enlaza el centro y sur peninsular con la frontera francesa formando parte del itinerario que comunica la península ibérica con el centro de Europa.

La eliminación del peaje es fruto del compromiso adquirido por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, cuando se hizo cargo de este Departamento de no prorrogar la concesión ni el cobro en aquellas vías de pago que terminaran el contrato de concesión durante su mandato.

En caso de que se agote la Legislatura, este compromiso supondrá también levantar el peaje en el tramo de la AP-7 entre Tarragona, Alicante y Valencia, y en la AP-4 Sevilla Cádiz. En ambos casos, sus concesiones, las dos con el grupo Abertis, terminan a finales el próximo año 2019.

En cuanto a la AP-1, concluye su concesión con Europistas, una filial del grupo Itínere. No obstante, esta compañía seguirá encargándose del mantenimiento de la vía durante al menos seis meses más. Fomento ha alcanzado un acuerdo con la compañía para que siga ocupándose de la conservación de la infraestructura en tanto el Ministerio culmina el proceso para contratar estos trabajos. Con este acuerdo, el Departamento que dirige José Luis Ábalos solventa la necesidad de conservar la autopista mientras saca a concurso y resuelve el nuevo contrato de mantenimiento.

En virtud de este acuerdo, la empresa subrogará a 62 trabajadores del total de 111 que estaban empleados en la autopista y para los que Itínere ya ha pactado un ERE de extinción con los sindicatos. Se trata de toda la plantilla, salvo la que estaba vinculada al cobro de peajes.

Debate sobre el pago por el uso de las autovías

La AP-1 levantará sus barreras de peaje en medio del debate abierto sobre la eventual necesidad de abonar una tasa por uso de la toda la red de autovías y autopistas del país para garantizar la sostenibilidad futura de la red y costear su conservación.

El ministro de Fomento se ha comprometido a levantar el peaje en autopistas como la AP-1 y las que vencen el próximo año porque llegan al fin de su concesión y, por tanto, su construcción está totalmente amortizada.

En el caso de las nueve vías de pago rescatadas y que gestiona Fomento, defiende que tengan que seguir cobrando porque aún no terminaron su plazo concesional, si bien asegura que bajará los peajes.

No obstante, respecto al conjunto de la red, el ministro ha recordado en distintas ocasiones que "no hay nada gratis" y que el uso de las autovías, al igual que el de otras infraestructuras, "debe compensarse", para evitar que "terminen pagándolas quienes no las usan" o para liberar recursos presupuestarios para otros fines sociales.

Por ello, ha emplazado al Congreso a debatir y consensuar un nuevo modelo de financiación "coherente e igualitario para todo el territorio" para los 12.000 kilómetros de autovías y los 3.000 kilómetros de autopistas con que cuenta España. Se trata de una de las redes más extensas de Europa, donde una veintena de países tienen ya tarificado el 100% de sus vías de alta capacidad.