Público
Público

La banca cuenta con más mujeres, pero les da menos responsabilidades y salario

La presencia femenina es mayoritaria después del cataclismo laboral de los últimos once años, que se ha llevado por delante más de cien mil puestos de trabajo en el sector.

A cierre de 2019, trabajan en el sector financiero español un porcentaje mayor de mujeres (51,2%) que de hombres (48,8%).
A cierre de 2019, trabajan en el sector financiero español un porcentaje mayor de mujeres (51,2%) que de hombres (48,8%). PIXABAY

VICENTE CLAVERO

El brutal ajuste de empleo sufrido por el sector financiero desde el estallido de la crisis de 2008 ha alumbrado una nueva realidad laboral, en la que la presencia femenina es mayoritaria, pero los mandos intermedios y directivos siguen copados por hombres, que además disfrutan en general de mejores retribuciones.

Según un detallado informe de la Federación de Servicios de CCOO, cuando se produjo la quiebra de Lehman Brothers, el sector financiero español contaba con 276.497 trabajadores, lo que le situaba en el cuarto puesto de la zona euro, sólo por detrás de Alemania (685.550), Francia (424.536) e Italia (338.035).

Once años después, el número de efectivos ascendía a 173.447 en el caso de España, es decir, un 37,3% menos, sólo superado por otros dos de los ocho países de la zona euro que suman más de diez millones de habitantes: Grecia (-44,5%) y Holanda (-39,7).

En total, entre 2008 y 2019, el sector financiero perdió en la Eurozona 432.546 empleos, con un descenso del 18,9%. Casi una cuarta parte correspondían a España, donde las entidades se deshicieron de 103.050 personas, prácticamente igual que Alemania (106.954), aunque este país partía con más del doble de trabajadores.

La causa principal de semejante cataclismo laboral es la drástica reestructuración que ha protagonizado el sector financiero en la Eurozona y muy particularmente en España, donde han desaparecido 34 de las 45 cajas de ahorros existentes antes de la crisis, 27 de los 70 bancos y 20 de las 82 cajas rurales.

En total, 81 entidades de depósito han causado baja, y a ellas habrá que añadir las que desaparezcan a resultas de los procesos de concentración ya en marcha, como la absorción de Bankia por CaixaBank o la fusión de Unicaja y Liberbank, y los que puedan venir después.

El adelgazamiento del sector financiero ha coincidido, además, con su transformación digital, que permite prestar un creciente número de servicios de forma online en vez de presencial, contribuyendo así al cierre de oficinas. De 10 por cada 10.000 habitantes en 2008 se pasó a 5,1 en 2019, aunque España está todavía por encima del resto de los países de la zona euro menos Francia (5,3).

Uno de los efectos del ajuste de empleo en el sector financiero es que, al cierre de 2019, trabajaban para él un porcentaje mayor de mujeres (51,2%) que de hombres (48,8%), cosa que no ocurría antes de la crisis (40,8% y 59,2%, respectivamente).

La explicación a este fenómeno estriba en que buena parte de las bajas fueron incentivadas o mediante jubilaciones anticipadas, lo que suele despertar más interés entre los trabajadores más antiguos y/o de más edad, que en el sector financiero son mayoritariamente varones.

La presencia femenina, sin embargo, no es superior en todos los tipos de entidades: sólo en las cajas de ahorros que han sobrevivido a la reestructuración se da esa circunstancia (54,2%, frente a 45,8%). En los bancos sigue habiendo más hombres (50,7%) y otro tanto ocurre en las cajas rurales (51,9%).

Respecto a las cinco entidades de mayor tamaño, el informe de CCOO señala que solo en una, el Banco Santander, hay menos mujeres (48%), mientras que en BBVA (50,7%), CaixaBank (54,0%), Bankia (56,2%) y Sabadell (55,9%) ellas son más.

El problema es que esa mayoría no se replica en los puestos de responsabilidad, que continúan copados por profesionales varones. La situación menos mala se da en CaixaBank, donde un 53,9% de los mandos intermedios y un 38,9% de los directivos son mujeres. En Santander, BBVA y Sabadell la presencia femenina se sitúa en torno al 35% y al 25%, respectivamente. Sobre Bankia, el informe de CCOO ofrece un único dato para esas dos categorías: el 42,7%.

La menor representación en los puestos de responsabilidad es uno de los factores que explica la brecha salarial en el sector financiero. La retribución media de las mujeres es de 38.521,06 euros anuales, frente a los 50.049,17 que cobran los hombres, con una diferencia del 23,03%.

Más noticias de Economía