Público
Público

PIB Bruselas prevé que la economía española caiga un 12,4% en 2020, frente al 9,4% que proyectaba en primavera

La Comisión Europea aplaude la figura de los ERTE para frenar una pérdida masiva de puestos de trabajo aunque augura una tasa de paro del 17,5% para 2021.

Industria española
Desplome de la economía en España.- EFE.

A Europa le costará recuperarse de la fuerte envestida del coronavirus. La pandemia de la covid-19 ha tenido consecuencias sociales y económicas catastróficas para todo el mundo, y la Unión Europea no es una excepción. Europa sigue recuperándose, intentando hacer equilibrios para sortear esta segunda ola sanitaria, al tiempo que le presta oxígeno asistido a su maltrecha situación financiera, cuando estaba empezando a recuperarse tras el levantamiento gradual de las medidas de contención en verano.

Sin embargo, los nuevos focos de contagio han obligado a toda Europa a blindarse una vez más e introducir nuevas medidas para limitar la propagación del virus. Esta situación de incertidumbre epidemiológica no es la mejor aliada de la economía y por ello en las previsiones de otoño que presenta este jueves la Comisión Europea proyecta que la economía de la zona euro se contraerá en un 7,8% este año y crecerá un 4,2% en 2021.

España es la economía peor parada de la eurozona y la única con una contracción superior al 10%

La española es  la economía peor parada de la Eurozona y la única con una contracción superior al 10%. Según las proyecciones de la Comisión para España, el PIB sufrirá un batacazo del 12,4% este año, mientras que en verano se pensaba que sería del 10,9% y en primavera del 9,4%. El comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, ha explicado que España presenta "dificultades específicas" y ha hecho especial hincapié en el impacto del turismo y la llegada de la segunda ola antes que al resto de socios del bloque.

"En España ha habido dificultades especiales. No solo por su particular estructura económica o su dependencia del sector turístico, sino porque los brotes de la segunda ola desafortunadamente han golpeado a España antes que a otros países y eso influye en nuestras previsiones", ha subrayado el comisario económico, haciendo el ejercicio de poner en contexto las cifras españolas, para poder compararlas con el resto con mayor perspectiva.

Gentiloni ha subrayado que el impacto de la pandemia es muy desigual en los Estados miembros, ya que no todos han sufrido las mismas consecuencias ni han adoptado las mismas medidas. Sin embargo, países que fueron duramente golpeados por el virus en la primera ola han tenido cifras más halagüeñas que las españolas. El documento prevé una recesión del 9,9% este año para Italia, un 9,4% para Francia, un 9,3% para Portugal o un 9% para Grecia.

Alemania y Francia, dos de las grandes economías del continente, alcanzarán un descalabro del 5,6% (6,3% en julio) y el 9,4% (10,6% en verano) de su PIB para este ejercicio, respectivamente. Lituania e Irlanda serán los países del bloque con recesiones menos virulentas, con una contracción de su economía del 2,2% y del 2,3%, respectivamente.

Por lo que respecta a las tasas de paro, la zona euro vivirá una caída del 8,3% en 2020 y del 9,4% en 2021, cuando se relajen las medidas de contención de este año. Las dos economías que más sufren las consecuencias del paro son Grecia y España. La sociedad helena sufre una tasa de desempleo del 18% en 2020, aunque Bruselas espera que mejore ligeramente para 2021. Sin embargo, para España pronostica un 16,7% para 2020 y un 17,5% para 2021.

"Una desaceleración sin precedentes"

Según el informe del Ejecutivo comunitario, las estrictas medidas de confinamiento puestas en marcha en España para contener los estragos sanitarios de la covid-19 han conducido a "una desaceleración sin precedentes de la actividad económica" que se vio compensada en parte por un "fuerte rebote" en el sector industrial y los servicios en mayo y junio. Así, reconoce que las medidas del Ejecutivo de Sánchez para limitar la pérdida de puestos de trabajo y apoyar al sector empresarial, ha amortiguado el impacto en el tejido socioeconómico.

Bruselas reconoce el papel crucial que han jugado los ERTE en España

A pesar de que proyecta una recuperación significativa a partir del segundo semestre del año próximo, intuye que la recuperación "será desigual en todos los sectores y el aumento de la tasa de desempleo sólo se revertirá parcialmente durante los próximos dos años". Bruselas reconoce el papel crucial que han jugado los ERTE en España para mitigar la pérdida de puestos de trabajo, así como algunas bonificaciones para los autónomos. Sin embargo, proyecta una tasa de desempleo del 16,7% en 2020, y que podría alcanzar el 17,9% en 2021, con la eliminación gradual de los ERTE.

Los servicios económicos también hacen hincapié en que el programa de avales públicos a través del ICO ha ayudado a las empresas a hacer frente a la pérdida de ingresos durante estos meses. Pero Bruselas alerta de que "la caída de la rentabilidad podría conducir a la materialización de quiebras de empresas y riesgos a la baja para la capacidad productiva y el empleo".

La semana pasada el Gobierno anunció un nuevo paquete de políticas para inyectar adrenalina a la economía, que estaría financiado por el fondo anticrisis que el Consejo y el Parlamento están ultimando. Nadia Calviño avanzó una caída del PIB del 11,2% para 2020 y una recuperación del 7,2% en 2021, teniendo en cuenta los estímulos anunciados. Sin embargo, tal y como adelantó la vicepresidenta en rueda de prensa con los corresponsales españoles antes del Eurogrupo de este miércoles, el potencial impacto de estas medidas no está recogido en estas previsiones, algo que también apunta el propio informe.

El Ejecutivo comunitario alerta del nivel de endeudamiento de las administraciones públicas

Por último, el Ejecutivo comunitario alerta del nivel de endeudamiento de las administraciones públicas. Reconoce que este incremento es consecuencia directa de la pandemia y de las medidas que ha tenido que tomar el Gobierno para contrarrestar el impacto de la misma. Por todo ello proyecta un déficit del 12% para 2020, y una ligera mejora de hasta el 9% para 2021.

En verano, la Comisión Europea proyectaba que la economía de la zona euro se contraería en un 8,7% este año y crecería un 6,1% en 2021. Así, Bruselas empeoraba las cifras para España respecto a las previsiones anteriores, que proyectaba una contracción del 9,4% para 2020 y una recuperación del 7% para 2021. En julio, sin embargo, preveía una caída del 10,9% este año y un repunte del 7,1% para el año próximo.

La incertidumbre sobre la evolución de la pandemia

Paolo Gentiloni ha alertado de nuevos riesgos a la economía del bloque, como que la pandemia se agrave y prolongue en el tiempo. "En tal caso, habría que adoptar medidas más duras y de larga duración, lo que supondría menos crecimiento, más desempleo y una huella en el sector empresarial", ha lamentado el italiano.

Así, el comisario de Asuntos Económicos ha explicado que, como la UE es una economía abierta, "se ve más afectada si las cifras de crecimiento mundiales son menores". Para evitar que "se enquisten las diferencias entre las diferentes economías del bloque poniendo en peligro el mercado interior" insiste en que las medidas de apoyo económico "no deben retirarse demasiado pronto", haciendo referencia tanto a medidas de apoyo fiscal como presupuestario.

El comisario de Asuntos Economicos, Paolo Gentiloni, en la rueda de prensa de este mediodía.

Sin embargo, también ha lanzado mensajes optimistas. "Si se avanza en el ámbito médico y farmacéutico, se podrá recuperar fácilmente la confianza y volver a la situación normal", ha comentado, para añadir que barajan la opción de distribuir la vacuna de forma generalizada a partir del próximo año.

Ha insistido en la importancia del fondo anticrisis y de los beneficios que aportará a muchos países y que no están reflejados en estas previsiones. Y, por último, Gentiloni ha insistido en que el acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido "también repercutiría de forma positiva si lo comparamos con el escenario de referencia de las previsiones, donde se parte de la premisa de que la relación comercial entre ambos bloques se base en el régimen de nación más favorecida".

Más noticias de Economía