Público
Público

Cumbre Europea Los líderes de la UE apuran las negociaciones hasta finales de mes para evitar un brexit duro

Bruselas revalida su apoyo a Michel Barnier y pide a Londres que mueva ficha.

Charles Michel
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel se dirige a la sala de prensa en Europa. (EFE)

Como no podía ser de otra manera, los líderes de la UE han arrancado la cumbre europea de este jueves hablando del brexit. Conscientes de que el tiempo se echa encima, los 27 han pedido este jueves "movimientos" al Reino Unido para "hacer posible" un acuerdo sobre la futura relación entre ambos tras el divorcio, que será una realidad a partir del 1 de enero de 2021. Para ello han urgido al negociador comunitario, Michel Barnier, a seguir con las conversaciones.

Sin embargo, ante la falta de avances en algunos ámbitos, los jefes de Estado y de Gobierno también han pedido que Europa "intensificar su trabajo de preparación y disposición a todos los niveles y para todos los resultados, incluida la posibilidad de que no haya acuerdo".

Los líderes han urgido a Bruselas a "dar consideración oportuna a medidas de contingencia unilaterales y limitadas en el tiempo que vayan en el interés de la UE". Así, también reafirmaron el interés de la UE por tener "una asociación lo más cercana posible con el Reino Unido".

El negociador jefe europeo, en la rueda de prensa posterior al debate con los líderes, ha insistido en que su equipo seguirá trabajando con ahínco en aras de un acuerdo con Reino Unido, aunque ha recordado que "no se hará a cualquier precio". El diplomático ha insistido en que "si Londres quiere acceder a un mercado de 450 millones de consumidores, tienen que reinar condiciones de competencia equitativa, leal y justa".

Para negociarlo, los 27 están trabajando a una, Q"tranquilos, unidos y decididos". Barnier considera que una de las claves para esta buena sintonía es la transparencia del proceso y gracias a ello pueden sortear mejor las divergencias que existen entre ambos bloques. Sin embargo, el presidente del Consejo, Charles Michel, parece no tenerlas todas consigo y ha pedido a los jefes de Estado y de Gobierno que dejen fuera de la reunión sobre el brexit sus teléfonos y tabletas electrónicas.

El negociador europeo ha reconocido que ha habido avances en algunas parcelas, divergencias en otras y posturas radicalmente diferentes en torno a tres pilares (gobernanza, competencia equitativa y sector pesquero). Por ello ha insistido en que quedan muchos flecos en los que trabajar en las próximas semanas de intenso trabajo- la primera en Londres y la segunda en Bruselas.

Barnier ha defendido que la postura europea sobre al acceso de aguas británicas para su sector pesquero. Ha hecho hincapié en que no es un problema de falta de flexibilidad, ya que es un asunto capital que garantiza el autoabastecimiento de la UE. Lo ha comparado con otras exigencias británicas, como el "acceso rápido, sencillo e inmediato de sus empresas a nuestros mercados". "Tengo ejemplos concretos como acceso a la red energética o eléctrica europea por parte de sus empresas, estamos hablando de sumas significativas", ha añadido.

"Europa está dispuesta a abrir sus mercados con unas condiciones que nunca hemos propuesto a ningún país tercero –apertura comercial con cero contingentes y cero aranceles– y lo que queremos es que la soberanía reglamentaria y legislativa que va a recuperar Londres no se pueda utilizar como un elemento de dumping en perjuicio de empresas o sectores económicos europeos", ha explicado el diplomático francés.

Por su parte, el negociador británico, David Frost, se ha mostrado decepcionado por las conclusiones que han acordado los 27. Así de contundente se ha mostrado en su cuenta de Twitter, donde ha añadido que está sorprendido por el hecho de que la UE no esté comprometida a trabajar de manera intensa en un acuerdo.

Así, Frost ha denunciado la sugerencia europea "de que para llegar a un acuerdo todos los movimientos deban venir de Reino Unido". "Es un enfoque inusual en una negociación", ha añadido. Ha aprovechado el hilo en la red social para anunciar que mañana a las tres del mediodía el primer ministro Boris Johnson reaccionará a estas conclusiones europeas y al enfoque de Reino Unido, a la luz de su declaración del pasado 7 de septiembre. Puede que haya que esperar a ese momento para saber si siguen en pie las negociaciones en Londres a partir del lunes, tal y como da por hecho el negociador europeo.

La declaración de la que habla Frost es el proyecto legislativo británico que viola algunos aspectos relacionados con la frontera irlandesa del acuerdo de retirada, norma que Bruselas pidió que se suprimiera. Ante la negativa del gobierno de Johnson a retirar esta iniciativa, el Ejecutivo Europeo puso en marcha un proceso de infracción.

Bajas en la cumbre con la Covid de protagonista

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha abandonado este jueves al mediodía la cumbre de líderes al ser informada de que una de las personas de su equipo ha dado positivo en el virus del coronavirus. A pesar de que ella ha dado negativo en la misma prueba, ha decidido aislarse de forma preventiva, siguiendo las recomendaciones sanitarias belgas.

Von der Leyen ha pasado más de una hora en la sala con los líderes y, además, esta mañana ha asistido a la reunión que el Partido Popular Europeo tiene antes de cada cumbre europea, donde ha mantenido un encuentro con el líder del PP, Pablo Casado, sin mascarilla.

Además de la presidenta del Ejecutivo comunitario también ha faltado a la cumbre el primer ministro polaco, que continúa en cuarentena desde la semana pasada, por haber tenido un contacto estrecho con una persona contagiada.

Más noticias de Internacional