Público
Público

Emergencia del coronavirus Bruselas suspende temporalmente las normas de disciplina fiscal y da su visto bueno al exceso de déficit 

En sus recomendaciones anuales de política económica para todos los países miembros de la Unión Europea, la Comisión se limita a dar directrices sobre cómo mitigar el impacto socioeconómico de la pandemia del coronavirus.

Ursula Von der Leyen
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (EFE)

Público | efe

La Comisión Europea (CE) cree que está "justificado" que todos los países de la Unión Europea mantengan políticas de apoyo fiscal para facilitar el rebote del consumo y el crecimiento frente a la pandemia, aunque advierte de que tendrán que volver a posiciones prudentes cuando la situación lo permita.

Así se desprende de las recomendaciones anuales de política económica para todos los países del bloque que publicó este martes el Ejecutivo comunitario. En el documento lo dice muy claro: "A la luz de la incertidumbre excepcional relacionada con el extraordinario impacto macroeconómico y fiscal de la pandemia, la Comisión considera que en este momento no debe tomarse una decisión sobre si colocar a los Estados miembros bajo el procedimiento de déficit excesivo". Es decir, Bruselas avala el exceso de déficit por parte de los países afectados por el coronavirus, entre ellos España. 

Estas recomendaciones suelen centrarse en pedir a los países que cumplan con sus objetivos de déficit y deuda, pero este año se limitan a darles directrices sobre cómo mitigar el impacto socioeconómico de la pandemia a corto plazo y lograr, a medio término, un crecimiento inclusivo y sostenible que facilite las transiciones digital y ecológica.

Bruselas ha suspendido temporalmente las normas de disciplina fiscal comunitarias para permitir a los países que acometan el gasto necesario contra el coronavirus, por lo que no evaluará el cumplimiento de las metas fiscales ni abrirá expedientes por exceso de déficit o deuda en este momento.

"Una política fiscal de apoyo está justificada actualmente en todos los estados miembros para facilitar la recuperación del consumo, el crecimiento y la inversión", dijo en un comunicado el Ejecutivo comunitario.

La Comisión advierte, no obstante, de que "cuando lo permitan las condiciones económicas, las políticas fiscales deberían perseguir lograr posiciones fiscales prudentes a medio plazo y asegurar la sostenibilidad de la deuda, mientras se fomenta la inversión".

El principal objetivo en todos los estados miembros debe ser, según la CE, mejorar la resiliencia inmediata y a largo plazo de los sistemas nacionales de salud, de manera que puedan estar mejor preparados para lidiar con emergencias como la de la pandemia de coronavirus.

Además, considera necesario mejorar la eficacia y la accesibilidad de un sistema sanitario de calidad.

Las recomendaciones de la CE cubren áreas como la investigación en salud pública y la resiliencia en el sector sanitario, preservar el empleo a través de apoyos a los ingresos de los trabajadores afectados, invertir en la gente y en sus capacidades, respaldar al sector privado y en particular a las pymes y actuar contra las planificaciones fiscales agresivas y el lavado de dinero.

En concreto, en lo que se refiere al empleo, las recomendaciones por países promueven unos acuerdos laborables flexibles y el teletrabajo, a fin de mantener los empleos y la producción, así como el refuerzo de la protección de todos los desempleados, al margen de su estatus laboral anterior.

Para la CE, la recuperación y la inversión deben ir "de la mano" y dar una nueva forma la economía de la UE, que afronta también las transiciones verde y digital.

Para "revitalizar" la economía tras la pandemia, la CE propone invertir en proyectos sostenibles medioambientales, de energías limpias o de infraestructuras que tengan "gran impacto social".

Más noticias de Economía