Público
Público

España puede pedir hasta 20.000 millones del fondo de la UE contra el paro por el coronavirus

El instrumento podría estar listo para el 1 de julio, cuando todos los países presenten las garantías necesarias para que la Comisión Europea pueda conseguir los 100.000 millones de euros para el fondo.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, durante la reunión del Eurogrupo, por videoconferencia.
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, durante la reunión del Eurogrupo, por videoconferencia.

España acudirá al fondo europeo contra el desempleo, conocido como SURE, para financiar los ERTE. La vicepresidenta española titular de Economía, Nadia Calviño, lo ha confirmado a la prensa española antes de reunirse con sus homólogos europeos por videollamada. Ha afirmado que España acudirá al instrumento SURE para financiar parte del desembolso de los ERTE, que podría llegar, como máximo, a 20.000 millones de euros. Sin embargo, ha descartado rotundamente echar mano al fondo de rescate europeo escudándose en la "financiación favorable del país en los mercados".

Esta línea de crédito forma parte de la triple red de seguridad que aprobó el Eurogrupo el pasado 9 de abril. Este paquete, que pretende movilizar hasta 540.000 millones de euros, incluye los 240.000 millones de crédito a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), 100.000 millones a través de un fondo contra el desempleo (SURE) y una línea de crédito de 200.000 millones de euros a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Los representantes permanentes han alcanzado esta mañana un acuerdo sobre el mecanismo temporal para mitigar los riesgos de desempleo y dotarlo con 100.000 millones de euros. Este instrumento estaría disponible una vez que todos los Estados miembros hayan aportado sus garantías. Para que la Comisión Europea pueda endeudarse por valor de la cifra acordada, entre todos los países de la UE tienen que reunir avales por valor de 25.000 millones de euros.

Según la propuesta, no habría partidas concretas para cada país. Sin embargo, sí habría un límite. Los tres países que requieran de mayor ayuda a través de este instrumento solo podrán sumar entre los tres un total de 60.000 millones de euros, a repartir de forma más o menos equitativa. Por lo tanto, si España se encontrara en esta situación, escenario más que probable, podría recibir del SURE hasta 20.000 millones de euros.

La ministra ha hecho hincapié en lo positivo que sería para España optar a este fondo y ha señalado que no puede imaginar "que haya alguien que no considere favorable o positivo que podamos utilizar un instrumento que se orienta específicamente a financiar estos expedientes de regulación temporal de empleo". Así, ha añadido que es "uno de los mecanismos más eficaces puestos en marcha para mitigar el impacto negativo sobre el empleo de la emergencia sanitaria".

El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, ha señalado que el programa respalda los esfuerzos de los países "para proteger a sus trabajadores durante la pandemia", en clave de "solidaridad, con préstamos baratos". El comisario Gentiloni, por su parte, ha afirmado en la rueda de prensa posterior al Eurogrupo, que ve más factible la fecha del 1 de julio para que esta herramienta empiece a andar, a pesar de su puesta de larga estaba prevista para el 1 de junio.

Por lo que respecta al segundo pilar, el instrumento de liquidez a través del MEDE, el portugués Centeno, ha informado sobre "la elegibilidad de todos los Estados miembros para acceder a este instrumento". Ha recordado que esta partida puede contribuir a cubrir los gastos directos e indirectos relacionados con la atención sanitaria, cura y prevención relacionadas con la pandemia del Covid-19.

Europa no consigue sacudirse el estigma arrastrado por los sacrificios económicos y sociales que tuvieron que hacer los países que acudieron al fondo de rescate durante la crisis precedente. Es por ello que todos los países prefieren mirar para otro lado, aunque acceder a este instrumento suponga acceso a liquidez con unos intereses favorables. Según datos estimados, España podría llegar a ahorrar hasta 2.000 millones de euros en costes financieros.

Este viernes el Eurogrupo también ha avanzado para cerrar los detalles de la tercera pata: dotar de liquidez a las empresas a través del BEI. Los ministros han sido informados por aparte de presidente de la entidad sobre el progreso para definir algunas de las características para articular este apartado. Centeno ha insistido en que todavía hay trabajo por delante. "Una vez que esté operativo, los países podrán comenzar a contribuir al fondo de garantía que constituye la base de este instrumento", ha rematado.

El presidente del Eurogrupo ha reconocido el trabajo de los gobiernos de la eurozona, que han tomado "medidas valientes, sin precedentes", para mantener a flote su tejido industrial durante la crisis. El portugués ha añadido que no es un problema nacional, porque las empresas operan en un mercado único europeo y por ello ha hecho hincapié en la importancia de contar "con una red para proteger a toda la Unión Europea y evitar la fragmentación del mercado único".

Calviño insta a Bruselas a trabajar en "un gran fondo para financiar el relanzamiento de la economía"

Tanto el presidente del Eurogrupo como el comisario Gentiloni han tenido palabras de agradecimiento en la rueda de prensa posterior a la reunión hacia Irene Tinagli, presidenta de la Comisión de Economía del Parlamento Europeo. La italiana ha participado en el Eurogrupo de hoy para intercambiar opiniones sobre las perspectivas económicas de primavera y los desafíos a los que se enfrenta la Unión. Así, ha explicado la resolución que ha aprobado por una amplia mayoría la Eurocámara para exigir a la Comisión Europea un fondo anticrisis ambicioso.

El presidente del Eurogrupo también ha insistido en que la triple red de seguridad son medidas urgentes, pero considera que habrá que apostar "por algo más robusto para acelerar la recuperación económica de la zona". En esta dirección también se ha manifestado esta mañana la ministra Calviño, quien ha insistido en la importancia de una "propuesta decidida, ambiciosa, que no comprenda de fronteras". Ha lamentado que las medidas de liquidez basadas en créditos no son suficientes y ha instado a Bruselas a trabajar en "un gran fondo para financiar los programas de relanzamiento de la economía de la Unión Europea".

Más noticias de Economía