Público
Público

La compañía de Harvey Weinstein se declara en bancarrota

The Weinstein Company ha registrado su solicitud ante los tribunales de Delaware, solicitando la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras con el objeto de facilitar su venta parcial a una firma de capital riesgo.

Fotografía de archivo del productor estadounidense Harvey Weinstein. / Reuters

europa press

The Weinstein Company, el estudio de cine y televisión fundado y dirigido por Harvey Weinstein, quien abandonó la compañía el año pasado tras ser acusado de acoso sexual, se ha declarado finalmente en suspensión de pagos, solicitando la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras con el objeto de facilitar su venta parcial a una firma de capital riesgo.  

Esta quiebra se formaliza después de que fracasara un intento de acuerdo para la adquisición de la compañía cofundada por el productor Harvey Weinstein. Según anunció María Contreras-Sweet, que encabeza el grupo de inversores interesados en la operación, su compañía quiere crear un estudio de cine dirigido por mujeres.

La compañía de Weinstein ha registrado su solicitud ante los tribunales de Delaware, incluyendo un acuerdo con la firma de capital privado Lantern Capital Partners, que adquiriría activos de la empresa durante el proceso de quiebra. 

Según la documentación presentada, el valor de los activos de The Weinstein Company oscilaría entre 500 y 1.000 millones de dólares (405 y 810 millones de euros), mientras su pasivo estaría entre 500 y 1.000 millones de dólares.

"Aunque esperábamos alcanzar un acuerdo de venta fuera de los tribunales, el consejo cuenta con un plan para maximizar el valor de los activos de la compañía, conservando tantos empleos como sea posible y buscando justicia para las víctimas", ha declarado Robert Weinstein, hermano de Harvey Weinstein y presidente de la compañía, en un comunicado distribuido a la prensa estadounidense.

Asimismo, según informa la cadena CNN, el estudio dejará sin efecto las cláusulas de "no divulgación" introducidas en los contratos que impedían a víctimas y testigos hablar sobre los presuntos abusos de Harvey Weinstein. "Esos 'acuerdos' se dan por finalizados con efectos inmediatos", indicó la empresa.

"Este es un momento decisivo en los esfuerzos para abordar los efectos corrosivos de la mala conducta sexual en el trabajo", ha declarado el fiscal general de Nueva York, Eric T. Schneiderman, tras la declaración de suspensión de pagos de The Weinstein Company.

Shneiderman presentó una demanda contra la empresa y contra Bob y Harvey Weinstein el pasado mes de febrero, alegando que Harvey Weinstein acosaba sexualmente a los empleados y que la empresa no respondía. 

Todo esto se desencadenó tras la denuncia pública de más de 70 mujeres de Hollywood, como Salma Hayek, Ashley Judd y Annabella Sciorra, que acusaron a Harvey Weinstein, quien fue uno de los hombres más influyentes de Hollywood, de mala conducta sexual, incluida la violación. Weinstein ha negado siempre haber tenido relaciones sexuales sin consentimiento.