Público
Público

El Consejo de Ministros decidirá si prorroga  la única plataforma petrolífera de España

El Gobierno tiene sobre la mesa extender la concesión de la Plataforma Casablanca, de Repsol, situada frente a las costas de Tarragona, en la que se han invertido 150 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Plataforma petrolífera Casablanca, de Repsol, en Tarragona. E.P.

El Gobierno debe decidir en el último Consejo de Ministros del año, que se celebra este viernes, el futuro de la plataforma petrolífera Casablanca, cuya prórroga de la concesión por 10 años más tiene sobre la mesa.

Propiedad de Repsol y situada frente a las costas de Tarragona, Casablanca es la única plataforma petrolífera de España y el próximo Consejo de Ministros se presenta como su última oportunidad para la renovación, una vez que el grupo adjudicatario ha cumplido con todos los requisitos técnicos y administrativos para su concesión.

En el caso de llegar este viernes, la decisión del Ejecutivo se produciría sobre la bocina, ya que la licencia expira este mismo jueves, aunque sería suficiente para mantener la continuidad de la plataforma, cuya producción actual asciende a unos 2.000 barriles equivalentes de petróleo al día.

Esta prórroga sería la última prevista para Casablanca por la normativa vigente, que establece 30 años de adjudicación más dos prórrogas de diez años cada una. En concreto, la concesión de producción de hidrocarburos fue otorgada en diciembre de 1979 por un período de 30 años, prorrogables por esos dos periodos adicionales de diez años más.

En juego hay unas inversiones totales cercanas a los 150 millones de euros durante esos 10 años de prórroga de la concesión, según fuentes del sector.

Producción y actividades alrededor de la instalación

La producción actual de petróleo en la plataforma Casablanca, durante un año, supone un valor aproximado -a precios de hoy, en torno a los 60 dólares por barril- de 40 millones de euros. Su producción actual ronda los 2.000 barriles equivalentes de petróleo al día.

A eso hay que sumar el conjunto de actividades en el área de transporte, logística o suministros que se generan alrededor de la instalación, que representa una actividad tractora, especialmente en las comarcas del Baix Ebre y el Montsià.

Además, supondrá la pérdida de empleo, con cerca de 120 personas, con puestos de trabajo altamente cualificados y bien remunerados, dependientes de la instalación.

Asimismo, representará la pérdida de una parte del compromiso de Repsol con el territorio, en forma de convenios (con el Consell Comarcal del Baix Ebre, para garantizar la prestación de un servicio de transporte público adaptado para personas con movilidad reducida y otras necesidades sociales). También otros convenios y colaboraciones, por ejemplo con la Cambra de Comerç de Tortosa, con el Ayuntamiento de Sant Carles de la Ràpita, becas para formación y colaboración en proyectos de investigación, etc.

La plataforma Casablanca genera actividad empresarial y contratos de servicios, especialmente en las comarcas de Tarragona, por valor de 16 millones de euros al año. De estos, siete millones de euros corresponden a la contratación de empresas y servicios en las comarcas tarraconenses (logística, compra de combustible, catering, servicio de aduanas, gestión de almacenes y compra de todo tipo de materiales, principalmente).

Respaldo de los empresarios de la zona

En este sentido, la Asociación de Empresarios de las Comarcas del Ebro (AECE) ha mostrado ya su "total apoyo" a la plataforma petrolífera y ha mostrado su preocupación "por la situación de incertidumbre" en que se encuentra pendiente de esta prórroga para su actividad.

Así, ha exigido el visto bueno a esta prórroga, ya que de no ser así "supondría una parada de la producción, inestabilidad en su estructura, tanto a nivel de dirección como de personal y un perjuicio económico muy importante".