Público
Público

Unión Europea y coronavirus Por qué la derecha española apostó en Europa por "bonos de reconstrucción" en lugar de hablar de mutualizar la deuda

Ciudadanos y PP rechazaron una mención explícita a la mutualización de la deuda, contra el criterio de Unidas Podemos y otros partidos de izquierda españoles en una resolución aprobada por el Parlamento Europeo el pasado jueves.

Banderas de países miembros de la UE frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo. PATRICK SEEGER (EFE)
Banderas de países miembros de la UE frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo. PATRICK SEEGER (EFE)

En Europa las palabras cuentan, y mucho. En esas cumbres de líderes europeos, que en ocasiones duran toda la noche, lo que se negocia a menudo es cómo formular una frase, qué término entra y cuál no, dónde poner una coma. Se trata de encontrar un texto que cada uno de los 27 pueda vender ante sus opiniones nacionales.

Y en el Parlamento Europeo la situación es similar. El pasado jueves el hemiciclo aprobaba una resolución en la que pedían la emisión de "bonos de reconstrucción", pero sin rastro de "coronabonos" o "eurobonos". Una enmienda propuesta por el grupo de los Verdes, apoyada por los socialistas españoles y todos los eurodiputados de Unidas Podemos, pedía una mención explícita a la "mutualización de la deuda". Pero fue rechazada con el apoyo o la abstención de casi todos los diputados de derecha del continente, incluidos Ciudadanos y PP.

En su lugar, la resolución final del Parlamento hablaba de "bonos de reconstrucción garantizados por el presupuesto de la Unión". Un texto aprobado por PP, Ciudadanos y también PSOE, pero ante el que Unidas Podemos se abstuvo, que mantiene que eliminar la referencia a la mutualización de la deuda es negativo. "Lo que hay en el texto también puede terminar en un plan de inversión demasiado modesto para tener impacto macroeconómico. Nuestra enmienda pedía mutualizar una parte significativa de la deuda que se va a emitir en Europa. Eurobonos en mayúscula", se lamentaba Ernest Urtasun, eurodiputado de Iniciativa per Catalunya, parte de la lista de Unidas Podemos.

Pero, ¿por qué la derecha española ha promovido los "bonos de reconstrucción" en lugar de algo más similar a los eurobonos? Luis Garicano, coordinador económico de Ciudadanos en la Eurocámara, y uno de los encargados de la elaboración del texto, explica que preferían una definición que pudieran apoyar también partidos conservadores de Alemania y Holanda, que gobiernan en ambos países.

En realidad, es cuestión de estrategias políticas diferentes. ¿Emitir un mensaje más ambicioso aprobado con menos margen o buscar una mayoría más amplia con una fórmula de compromiso, que incluya la emisión de deuda común con otro nombre y bajo ciertas condiciones? Incluir una "mutualización de la deuda" en el texto parecía posible con la calculadora en la mano; es lo que pedía Unidas Podemos. Pero los "bonos de recuperación" consiguieron un apoyo muy superior, y subieron a bordo a la CDU de Angela Merkel.

Es un juego político, pero hay que tener en cuenta que las resoluciones del Parlamento, como la que se votaba, no tienen valor vinculante, sino que buscan ejercer presión, en este caso sobre los líderes de los Veintisiete, que se reúnen el próximo jueves a través de videoconferencia para hablar sobre el Plan de Reconstrucción. Los coronabonos, por su parte, parecen estar completamente muertos. Aunque España y al menos otros ocho países siguen apoyándolos de manera oficial, son una línea roja absoluta para alemanes y holandeses. La idea de "bonos de reconstrucción", en cambio, sí estará encima de la mesa este jueves. "Es un esquema que puede permitir la cuadratura del círculo", reconocen fuentes diplomáticas.

¿Qué son los bonos de reconstrucción?

Los bonos de reconstrucción implicarían también la emisión de deuda común, pero de una forma distinta a los eurobonos. Principalmente, los Estados no respaldarían de manera explícita la emisión de deuda conjunta para financiar la recuperación postcrisis. En su lugar, la Comisión Europea sería quien emitiría esos bonos de recuperación. Una manera indirecta de emitir deuda común.

Los bonos de recuperación serían una de las tres fuentes de financiación de un Fondo de Reconstrucción común, que formaría parte del presupuesto comunitario, otra de las demandas de alemanes y holandeses. El tamaño total de ese fondo está por definir y la horquilla que hay ahora mismo sobre la mesa es muy amplia: va desde el medio billón al billón y medio de euros.

Además de los bonos de reconstrucción, el fondo se financiaría con un posible aumento de la aportación de recursos de cada país y con la introducción de nuevos impuestos a nivel comunitario, como el que llevará el plástico.

Las concesiones que Ciudadanos y PP hicieron al votar en contra de la "mutualización de la deuda" (el PSOE votó a favor de esa enmienda) son tres, según explica Garicano. Primero, que el paquete de recuperación no es permanente. "Debería estar activo mientras se mantenga la perturbación económica provocada por esta crisis", especifica el texto finalmente aprobado. Segundo, la resolución reconoce que los bonos de recuperación serían solo una de las tres fuentes de financiación del Fondo. El peso de cada una de esas fuentes, de acabar aprobándose, está por definir. Tercero, el texto dice explícitamente que "este paquete no debe implicar la mutualización de la deuda existente". Aunque los coronabonos no habrían implicado tal puesta en común de las deudas actuales, la derecha en Alemania y Holanda teme que de manera indirecta sí pudiera acabar siendo así. A cambio de todo esto, los partidos conservadores del Norte aceptan la idea de bonos comunes por primera vez. "Un paso histórico hacia la mutualización de la deuda", tuiteaba la cuenta oficial del grupo socialista europeo en el Parlamento.

Es decir, no se habla de coronabonos, se le dan garantías a los reticentes de que esto es parte de un programa de inversiones acotado más o menos en el tiempo y se incluye en el presupuesto europeo a siete años, el Marco Financiero Plurianual, que los países están negociando en estos momentos para el periodo 2021-2027. Pero la idea de mutualización de la deuda está ahí, sin ser mencionada explícitamente, bajo el nombre de "bonos de recuperación". "Todos entendemos que la única manera en que la Unión se va a endeudar en un billón es con un bono porque no hay ningún banco que te vaya a prestar [tal cantidad]. Eurobono no valía, coronabono no valía", explicaba Garicano antes de la votación.

Un concepto de consenso que para Unidas Podemos es demasiado ambiguo. "La idea para introducir esta enmienda en el texto de resolución era enviar un mensaje contundente desde el Parlamento Europeo a los jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán el próximo día 23 sobre la necesidad de mutualizar la deuda, pero el problema es que el texto acordado es tan ambiguo que el Parlamento no está enviando ningún mensaje claro. Es el típico acuerdo de mínimos que satisface a todo el mundo porque puede quedar en nada", afirma Ernest Urtasun a Público.

La reunión de los líderes será decisiva para testar las aguas sobre si la emisión común de deuda vestida de "bonos de recuperación", con todos sus peros añadidos, tiene más éxito que con el traje de coronabonos. Quizá así, la canciller alemana pueda acabar aceptando una fórmula de mutualización de la deuda, aunque hace años dijo que no habría eurobonos mientras ella viva.

Más noticias de Economía